Los 6 “males” de la naturaleza que enferman el cuerpo pueden combatirse con medicina china

Por La Gran Época
19 de Octubre de 2019 Actualizado: 19 de Octubre de 2019

Para la medicina china, las enfermedades tienen orígenes internos y externos. Las causas internas son aquellas relacionadas a nuestro estado mental y son clasificadas como las “siete emociones”: alegría, enojo, ansiedad, melancolía, tristeza, temor y miedo. Las causas externas de las enfermedades se relacionan con el entorno y se llaman los “seis excesos” o “seis males”: viento, frío, calor, sequedad, humedad y calor de verano.

En el artículo de hoy hablaré sobre los seis excesos o males. Por supuesto, hay otros factores que contribuyen con las enfermedades, tales como dietas, accidentes y elecciones de estilos de vida, pero eso será para otro día…

Como practicante de la medicina china, cuando un paciente me visita uso esos patrones como ayuda para averiguar qué causa sus síntomas. Hablaré brevemente de los seis males y más adelante les comentaré sobre las siete emociones.

Los nombres de los seis excesos (viento, frío, calor, sequedad, humedad y calor de verano) se originaron miles de años atrás y podrían sonar primitivos, pero describen con exactitud muchas enfermedades y cómo los desórdenes se comportan en el cuerpo. Por ejemplo, en la naturaleza, el viento a menudo se desata rápidamente, sin advertencia viene y va.

De forma parecida los síntomas del viento en el cuerpo se caracterizan a menudo por aparecer y desaparecer algunas veces súbitamente. ¿Has tenido alguna vez un súbito dolor de cabeza que se pasa tan misteriosamente así como apareció? Eso fue un ataque de viento. Y, si tuviste al mismo tiempo que el dolor de cabeza la cara enrojecida y sudor, será el calor el que describirá esos síntomas de modo que sabremos que tu condición es una de viento-calor. ¿Tiene sentido no?

Veamos algunos de los síntomas comunes de cada “exceso”

Viento: Un caso de invasión de viento incluye síntomas como estornudos, dolor de cabeza y congestión. El viento facilita también que otros factores patogénicos (enfermedades) invadan tu cuerpo porque, si ya te sientes un poquito enfermo y tu sistema inmune está bajo, es más probable que estés vulnerable a otros problemas.

Imagen Ilustrativa. (Christopher Furlong/Getty Images)

Frío: Los excesos de frío pueden estancar, hacer más lento y contraer tanto al qi como a la sangre. Piensa con cuánta facilidad comienzas a tiritar y a contraerte cuando sientes frío. Los excesos de frío se manifiestan en síntomas tales como escalofríos, tiritones, extremidades frías, palidez, calambres o espasmos dolorosos.

Calor: El calor es el ‘mal’ que hiere los fluidos del cuerpo, perturba la mente y puede dañar tu yin. Los síntomas comunes del calor son cara u ojos rojos, sed, fiebre, excreciones más oscuras o amarillas (flema amarilla u orina oscura), irritabilidad, sudor y picazón. ¿Tal vez el término “cabeza acalorada” proviene de estas observaciones?

Imagen Ilustrativa. (Lutz Krüger/Pixabay)

Sequedad: Los problemas con la sequedad tienen muchas similitudes con las del calor: los dos existen en un proceso continuo. La sequedad se enfoca en el consumo de los fluidos especialmente relacionados con el pulmón. Por esto es que la mayoría de los síntomas involucran un órgano o síntoma de sequedad. Por ejemplo, una tos seca, piel seca, lengua seca, labios agrietados y estreñimiento.

Humedad: Los excesos de humedad a menudo son causados por vivir o trabajar en un entorno húmedo. Otra forma de ver la humedad es como un estancamiento o perturbación de los fluidos en el cuerpo. Los síntomas incluyen sensaciones de pesadez, edema, lentitud, flema pegajosa y orina turbia.

Imagen Ilustrativa (STR/AFP/Getty Images)

Calor de verano: Es un patógeno exclusivamente externo que sólo se produce cuando se  está expuesto al calor extremo y/o prolongado. Los síntomas son los que probablemente se esperan; sudoración excesiva, dificultad para respirar, mareos y náuseas. Piense en la insolación.

Calor de verano. Imagen Ilustrativa. (Drew Angerer/Getty Images)

A través de miles de años de observación y estudio, los practicantes de la medicina tradicional china han desarrollado estos seis factores los cuales son altamente aplicables. Los síntomas que estás experimentando determinarán qué hierbas y puntos de acupuntura tu practicante de medicina china elegirá para ti. Por ejemplo, si tienes un exceso de calor, las hierbas que enfrían sería lo apropiado; si estás húmedo, se elegirá hierbas que sequen naturalmente.

Imagen Ilustrativa. (STR/AFP/Getty Images)

La misma idea se aplica en la acupuntura. Si estás sintiendo calambres dolorosos provocados por el estancamiento del frío, podría aplicar calor al área y escogería puntos que ayuden a mejorar el fluido del qi y de la sangre, por lo tanto aliviando el dolor. Asegúrate de decirle a su acupunturista sobre cualquiera de sus “males”.

Jennifer Dubowsky, Lac, es una acupunturista licenciada que practica en el centro de Chicago, Illinois, desde el año 2002. Dubowsky es Bachiller en Ciencias de Kinesiología de la Universidad de Illinois en Chicago y obtuvo un Master en Ciencias Médicas Orientales en Southwest Acupuncture College en Boulder, Colorado.

Aunque no lo creas… esto ha sucedido y sigue sucediendo… 

¿Te gustó el artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS