Senador Johnson: Las agencias de salud están ‘ignorando la inmunidad natural’

Por Zachary Stieber
22 de Septiembre de 2021
Actualizado: 22 de Septiembre de 2021

Los principales funcionarios de salud estadounidenses están ignorando o minimizando la llamada inmunidad natural, o la protección de la que disfrutan las personas después de recuperarse del COVID-19, dijo el senador Ron Johnson (R-Wis.) a The Epoch Times.

La ciencia que el senador ha revisado, incluido un estudio en Israel, indica que la inmunidad natural está en niveles similares o incluso mejores que la inmunidad que ofrece la vacunación. Pero las autoridades de salud de EE.UU. continúan instando a todos, independientemente de la infección previa, a recibir una vacuna anti-COVID.

“Estamos ignorando la inmunidad natural, a pesar que el estudio israelí muestra ahora que es 27 veces más eficaz”, dijo Johnson.

Eso tiene sentido porque la inmunidad natural “reconoce todo el virus”, mientras que la vacuna fue diseñada para prevenir la infección de la forma original del virus, agregó.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y los principales funcionarios de salud como el Dr. Anthony Fauci, han dicho que la inmunidad posterior a la infección existe, pero no es tan fuerte como la inmunidad ofrecida por la vacunación. Han minimizado o descartado estudios como el realizado en Israel.

Fauci, director desde hace mucho tiempo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), dijo a principios de este mes que no tenía una “respuesta firme” sobre por qué las personas que se recuperan del COVID-19 deberían vacunarse.

“Es cierto que tienen protección”, agregó en CNN el domingo. Pero argumentó que los datos aún no muestran qué tan duradera es la protección y si se ve afectada por diferentes variantes del virus del PCCh.

“No niego en absoluto que las personas que se infectan y se recuperan tienen un grado considerable de inmunidad. También sabemos, y creo que no debemos dejar pasar esto sin decirlo, que cuando te infectas y te recuperas, A, obtienes un buen grado de inmunidad, pero, B, cuando te vacunas, aumentas drásticamente esa protección, lo que es algo realmente bastante bueno”, dijo.

Cuando se le preguntó en qué se basaba esa afirmación, el NIAID remitió a The Epoch Times, en un correo electrónico, a 1) un artículo de opinión de junio financiado por el instituto, 2) un artículo de NPR, 3) publicaciones en Twitter del fundador del Scripps Research Translational Institute, Eric Topol, y 4) a una búsqueda en Google de “inmunidad híbrida”, un término que se refiere a alguien que se ha recuperado del COVID-19 y ha recibido una vacuna.

El CDC ha promovido argumentos similares. Su directora, Rochelle Walensky, citó el mes pasado un pequeño estudio de Kentucky que, según los investigadores, mostró que las personas que fueron vacunadas tenían más protección que las previamente infectadas y que la inmunidad natural, sumada a las vacunas, era mejor.

Pero otros, incluidos algunos investigadores, han cuestionado la promoción del enfoque de ambas agencias. Una de las preocupaciones que tienen es que: La atención debe centrarse en vacunar a las personas que no tienen inmunidad natural y siguen sin vacunarse, incluidas las personas de otros países.

Una de las principales preocupaciones de Johnson es el gran aumento en los informes del Sistema de Notificación de Eventos adversos de las Vacunas (VAERS), una base de datos pasiva administrada conjuntamente por los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Entre el 1 de enero de 1996 y el 30 de junio de 2021, el número de eventos adversos informados después de la administración de vacunas contra la influenza ascendió a 171,732. En los nueve meses previos al 30 de junio, hubo más de 701,000 informes de este tipo para las vacunas anti-COVID.

Mientras tanto, el número de muertes reportadas después de la vacunación anti-COVID ascendió a 14,925 al 10 de septiembre. Los informes de muerte después de cada una de las otras vacunas eran 9001.

Las personas que han sufrido efectos secundarios después de la vacunación “se sienten abandonadas por las compañías farmacéuticas, las agencias federales de salud y la comunidad médica”, escribió el senador Johnson en una carta enviada este año a Walensky, a la comisionada interina de la FDA, Janet Woodcock, y al director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis Collins.

Los funcionarios federales han dicho que no existe un vínculo comprobado entre ninguna de las muertes y las vacunas anti-COVID. Han agregado algunas advertencias de efectos secundarios a las etiquetas de las vacunas después de investigar los informes de eventos adversos, incluido el síndrome de Guillain-Barré, pero siguen recomendando que prácticamente todo el mundo reciba la vacuna.

Los CDC siguen utilizando los datos del VAERS para evaluar las vacunas, pero también recurren a los sistemas de vigilancia activa. En abril, citaron los datos del sistema de notificación al levantar una pausa recomendada para la vacuna de Johnson & Johnson. Los funcionarios de la agencia y de la FDA utilizan regularmente los datos en sus presentaciones ante sus respectivos comités asesores sobre vacunas.

Los CDC y la FDA no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Johnson ha recibido poca información de las agencias sobre cuestiones relacionadas con la inmunidad natural, VAERS y otros temas relacionados con la pandemia, incluido el tratamiento temprano para COVID-19.

El patrón es de falta de transparencia, dijo el senador a The Epoch Times. También dijo que las agencias sanitarias no se centran lo suficiente en los tratamientos para COVID-19.

Pocos tratamientos están oficialmente aceptados para enfrentar el COVID-19 unos 16 meses después del inicio de la pandemia. Uno de los principales tratamientos está siendo racionado porque, aparentemente, no existe la posibilidad de ofrecerlo a todos los afectados.

“Si nuestras agencias federales de salud hubieran dedicado suficiente esfuerzo e investigación para ayudar a desarrollar un tratamiento temprano y efectivo, se podrían haber salvado miles de vidas”, escribió Johnson en una carta recientemente.

Los médicos, con los que ha hablado el senador, dicen que los tratamientos que han demostrado ser exitosos incluyen vitamina C, vitamina D e hidroxicloroquina. El congresista planea enviar una carta escrita junto al senador Rand Paul (R-Ky.), en nombre de un grupo de médicos, a los reguladores solicitando una autorización de uso de emergencia para la budesonida, sobre la cual se ha demostrado que es efectiva contra el COVID-19.

“Siempre vamos a necesitar un tratamiento temprano. Siempre lo necesitaremos”, dijo Johnson.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS