Senador Tom Cotton anuncia proyecto de ley para quitar a China el estatus de “nación más favorecida”

Por Tom Ozimek
15 de Septiembre de 2020
Actualizado: 15 de Septiembre de 2020

El senador Tom Cotton (R-Ark.) dijo el lunes que presentará una nueva legislación esta semana para recortar los privilegios comerciales especiales de China al revocar su estatus permanente de nación más favorecida, estatus conocido formalmente como la designación de relaciones comerciales normales permanentes (PNTR), y en su lugar, volver a un acuerdo previo, en el que la elegibilidad del país gobernado por los comunistas se revisa y, potencialmente, se aprueba anualmente.

Cotton dijo en una publicación en Twitter que la medida sería un paso para contrarrestar la pérdida de la manufactura estadounidense.

“China debería ser despojada de su estatus permanente de nación más favorecida”, escribió Cotton en una publicación en Twitter el lunes. “Joe Biden votó para darle al país comunista el estatus comercial especial hace 20 años, sobrealimentando la pérdida de empleos de manufactura en Estados Unidos. Voy a presentar una legislación para ponerle fin”.

Hace dos décadas, el presidente Bill Clinton promulgó la Ley de Relaciones entre Estados Unidos y China del 2000, la cual allanó el camino hacia el estatus PNTR de China, anteriormente conocido como la designación de nación más favorecida (NMF). El presidente George W. Bush, el 27 de diciembre de 2001, firmó una proclamación que formalizaba el estatus a China permanentemente, como nación más favorecida.

“A partir del 1 de enero de 2002, este es el paso final para normalizar las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China y dar la bienvenida a China a un sistema comercial global basado en reglas”, dijo la Casa Blanca en un comunicado en ese momento.

En una publicación de seguimiento el martes, Cotton sugirió que someter el estado PNTR de China a una revisión anual sería una forma de hacer que el país cumpla sus compromisos en el área de comercio y derechos humanos.

“Poner fin al estatus de nación más favorecida permanente de China presionaría al Partido Comunista para que respete sus obligaciones comerciales y los derechos de sus propios ciudadanos”, escribió Cotton.

Cotton dijo el lunes, en una entrevista en Fox & Friends, que revocar el estatus especial también le daría a Estados Unidos una ventaja en caso de una escalada de tensiones.

“Digamos que China dispara misiles a nuestros barcos en el Pacífico Occidental o toma medidas enérgicas contra Hong Kong. Entonces podríamos decir cada año que no vamos a renovar el estatus de nación más favorecida para China”, dijo.

La decisión de otorgar el estatus de nación más favorecida a China ha sido criticada en varios frentes, incluido el hecho de que, si bien China se benefició del acceso ilimitado a los consumidores estadounidenses, mantuvo su mercado cerrado selectivamente a la competencia extranjera, obligó a las empresas estadounidenses a participar conjuntamente con empresas controladas por el Estado chino y así obtuvo acceso a tecnologías clave, y continuó su patrón anterior de reprimir la disidencia.

“La libertad prometida en China no se desarrolló”, escribió en un artículo de opinión el colaborador de The Epoch Times, Ronald J. Rychlak, presidente de la catedra Jamie L. Whitten en derecho y gobierno de la Universidad de Mississippi. “Muchos intelectuales occidentales y sus contrapartes chinas han notado que China hoy es menos libre que hace una década. El régimen ha suprimido la libertad de expresión, la disidencia y la religión. De hecho, el régimen chino lanzó recientemente, quizás la campaña de censura más fuerte de su historia, justo en torno al 30 aniversario de la masacre de la Plaza Tiananmen”, escribió Rychlak.

Buques portacontenedores en un puerto de Qingdao, una ciudad en la provincia de Shandong, en el este de China, el 8 de abril de 2018. (AFP a través de Getty Images).

Argumentó que el libre comercio beneficia a todas las partes, pero solo si todas las partes cumplen las reglas.

“El libre comercio real es lo mejor para todos, pero China no ha operado así. Mientras que las empresas estadounidenses se ocupan de cuestiones como el salario mínimo, las normas de seguridad y salud ocupacional y todo tipo de leyes ambientales, China utiliza a los presos para trabajar. De hecho, durante la última década, se han sacado a la luz varios casos sobre trabajo forzoso en China”, señaló.

Otro problema fue que el movimiento para normalizar las relaciones comerciales llevó a una dependencia excesiva a las cadenas de suministro arraigadas en China.

“Antes del estatus PNTR de China, siempre existía la amenaza de que se revocara el acceso favorable al mercado estadounidense. Eso tendía a mantener a los líderes en Beijing preocupados por cómo otros percibían el comportamiento de la nación. También disuadió a las empresas estadounidenses de volverse demasiado dependientes de los proveedores chinos. Una vez que el PNTR estuvo en su lugar, sin embargo, se abrieron las compuertas de la inversión y las multinacionales estadounidenses desarrollaron nuevas cadenas de suministro centradas en China”, escribió.

En 2018, la administración Trump lanzó un esfuerzo para reequilibrar la relación comercial entre Estados Unidos y China, lo que llevó al presidente Donald Trump a imponer alrededor de USD 400,000 millones en aranceles cuando las negociaciones se estancaron.

Trump ha dicho que las prácticas comerciales desleales de China han “estafado a Estados Unidos”.

“El patrón de mala conducta de China es bien conocido”, dijo Trump en declaraciones hechas el 29 de mayo. “Durante décadas, han estafado a Estados Unidos como nadie lo había hecho antes. Se perdieron cientos de miles de millones de dólares al año en el trato con China, especialmente durante los años de la administración anterior. China asaltó nuestras fábricas, deslocalizó nuestros trabajos, destruyó nuestras industrias, robó nuestra propiedad intelectual y violó sus compromisos con la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.

“Para empeorar las cosas, se les considera una nación en desarrollo que obtiene todo tipo de beneficios a los que otros, incluido Estados Unidos, no tienen derecho”, agregó Trump, refiriéndose al estatus de “nación en desarrollo” que China recibió cuando ingresó a la OMC, lo que otorga a la segunda economía más grande del mundo privilegios especiales, como períodos de implementación más largos para los recortes arancelarios.

Los funcionarios chinos han argumentado que los derechos especiales de China en la OMC se negociaron legítimamente, como parte de las conversaciones de adhesión.

“Nuestro país enfrenta varios desafíos, dificultades y brechas para lograr un desarrollo equilibrado y adecuado”, dijo el embajador de China ante la OMC, Zhang Xiangchen, durante una reunión de la OMC en octubre, según Bloomberg. “Por lo tanto, no asumiremos compromisos más allá de nuestras capacidades, ni renunciaremos a nuestros derechos legítimos e institucionales como miembro en desarrollo”.

Los aranceles de Trump contra China fueron autorizados en virtud de la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, que permite al presidente imponer aranceles si un país extranjero afecta el comercio de Estados Unidos mediante el uso de prácticas comerciales injustas. La administración Trump ha justificado los aranceles sobre la base de las políticas de transferencia de tecnología forzada de China y las violaciones de los derechos de propiedad intelectual.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El desacoplamiento comercial de EE.UU. con China es evidente

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS