Senadores de EUA critican “diplomacia de rehenes” de Beijing, China recibe a CFO de Huawei como heroína

Por Dorothy Li
27 de Septiembre de 2021
Actualizado: 27 de Septiembre de 2021

Los senadores republicanos han condenado que el régimen chino haya tenido éxito en su intento de “diplomacia de rehenes” tras la liberación de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, el 24 de septiembre.

Meng, que estaba detenida en su casa de Vancouver, Columbia Británica, desde finales de 2018 mientras luchaba contra la extradición a Estados Unidos, llegó a un acuerdo con los fiscales estadounidenses el 24 de septiembre que le permitió regresar a China. Esa misma noche, el régimen chino liberó a dos canadienses que llevaban casi tres años cautivos en el país.

Los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor fueron detenidos por primera vez por el régimen no mucho después de la detención de Meng, lo que llevó a los observadores a describirlos como víctimas de un juego de alto riesgo de “diplomacia de rehenes”.

Funcionarios de todo el mundo han acogido con satisfacción la liberación de los canadienses, ampliamente conocidos como los “dos Michaels”, pero algunos legisladores estadounidenses llamaron la atención sobre las acciones de Beijing.

“También debemos reconocer que la resolución de esta situación de rehenes es una victoria para uno de los regímenes más brutales y crueles del mundo”, dijo el senador Jim Risch (R-Idaho), el miembro de mayor rango de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, en una declaración del 25 de septiembre.

“El Partido Comunista Chino será alentado a utilizar a otros ciudadanos extranjeros como moneda de cambio, porque ahora sabe que la toma de rehenes es una forma exitosa de obtener lo que quiere”.

Otros republicanos dijeron que el acuerdo ponía en duda el compromiso de la Administración Biden de enfrentarse al régimen chino.

“La liberación de la Srta. Meng plantea serias dudas sobre la capacidad y la voluntad del presidente Biden de enfrentarse a la amenaza que suponen Huawei y el Partido Comunista Chino”, dijo a Reuters el senador Marco Rubio (R-Fla.). “Este es solo otro ejemplo del enfoque peligrosamente blando de la Administración Biden hacia Beijing”.

Meng llegó a un acuerdo de enjuiciamiento diferido con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, según el cual admitió haber ocultado las operaciones comerciales de Huawei en Irán durante las interacciones con un banco, lo que provocó que la institución violara las sanciones estadounidenses sobre Irán.

El senador Bill Hagerty (R-Tenn.) también criticó el acuerdo por considerarlo una “rendición” ante el régimen.

“Me preocupa mucho que esto parezca, que pueda ser más apaciguamiento de la Administración Biden, más capitulación”, dijo Hagerty a Reuters. “Huawei es una empresa depredadora agresiva. Está respaldada por el Partido Comunista Chino. Hoy hemos renunciado a una ventaja”.

Tras la detención de Meng en el aeropuerto internacional de Vancouver el 1 de diciembre de 2018, el régimen chino había amenazado repetidamente a Canadá con “graves consecuencias” si no era liberada. Poco después de su detención, Beijing arrestó a Kovrig y Spavor, alegando que habían participado en espionaje.

En un principio, los dos fueron recluidos en régimen de aislamiento, con las luces encendidas en sus celdas día y noche. Esto puede conducir a la privación del sueño, lo que es reconocido como un método de tortura por las organizaciones de derechos humanos.

En agosto, un tribunal chino condenó a Spavor a 11 años de prisión. Kovrig, cuyo juicio se celebró en marzo, aún no había sido condenado.

Horas después de que Canadá anunciara la liberación de Meng, el régimen liberó discretamente a Kovrig y Spavor sin ofrecer ninguna explicación. El Ministerio de Asuntos Exteriores del régimen afirmó el 27 de septiembre que los dos habían sido puestos en libertad bajo fianza por motivos de salud.

Aunque el régimen ha mantenido que la detención de ambos no estaba relacionada con Meng, su liberación inmediatamente después de la liberación de la ejecutiva de Huawei, para muchos, prácticamente confirmó que los dos canadienses fueron retenidos como rehenes.

“El régimen chino no está haciendo ningún esfuerzo para disfrazar la ‘diplomacia de los rehenes’ ahora”, dijo el comentarista de asuntos chinos Tang Jingyuan a The Epoch Times.

Epoch Times Photo
Caracteres que dicen “Bienvenida a casa Meng Wanzhou” se ven en la zona de llegadas nacionales en el Aeropuerto Internacional de BaoAn en Shenzhen, China, el 25 de septiembre de 2021, (NOEL CELIS/AFP vía Getty Images)

Bienvenida a una heroína

La llegada de Meng a Shenzhen, China, el 25 de septiembre fue recibida con gran fanfarria por el Partido Comunista Chino (PCCh).

La hija del fundador de Huawei fue recibida con entusiasmo: Los principales medios de comunicación siguieron su ruta de vuelo durante horas; los edificios y aeropuertos de la ciudad se iluminaron con eslóganes de bienvenida; y se desplegó la alfombra roja en el aeropuerto, donde altos funcionarios provinciales y municipales esperaban su llegada. En respuesta, Meng aplaudió al líder chino Xi Jinping y al Partido en un discurso en la pista.

En su vuelo de regreso a China, la mujer de 49 años, en un posteo en la plataforma de redes sociales WeChat, aplaudió al PCCh, diciendo que el Partido hizo a China “más fuerte y más próspera”. Afirmó que no habría podido conseguir su libertad sin el apoyo del país.

Los medios de comunicación estatales de China presentaron el regreso de Meng como una señal de “victoria” conseguida por el régimen comunista. El portavoz oficial del Partido, el Diario del Pueblo, pregonó el poder del régimen y afirmó que “ninguna potencia puede detener los pasos de China”. Las noticias sobre los dos Michaels estuvieron notablemente ausentes en tales reportes.

El medio estatal Xinhua describió su regreso como una “gran victoria de Beijing”. El Diario del Pueblo publicó un comentario, “Ninguna fuerza impedirá el progreso de China”. El periódico Global Times, controlado por el PCCh, afirmó en otro editorial que el regreso de Meng es el “ajuste” de la Administración Biden, sugiriendo que Washington es “incapaz de contener ampliamente” al régimen comunista.

Las fotos y los videos que mostraban a multitudes de personas esperando en el aeropuerto abrumaron las plataformas de redes sociales del país, que los críticos sugirieron que eran escenas organizadas por el régimen para impulsar el patriotismo.

Meng, vestida con un vestido rojo patriótico mientras pronunciaba un discurso en el aeropuerto, dijo que estaba conmovida por la preocupación de Xi por su caso. Se definió repetidamente como una “ciudadana común”, a pesar del inusual gran recibimiento.

Meng es la hija mayor del fundador de Huawei, Ren Zhengfei, que sirvió en el ejército chino durante nueve años antes de fundar la empresa. Los estrechos vínculos de la empresa con el ejército y las autoridades chinas llevaron a Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Japón a imponer prohibiciones a sus equipos por riesgos de seguridad.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS