Senadores de Texas se alinean contra candidata demócrata a la Corte Suprema

Por Patrick Butler
23 de Marzo de 2022 2:54 PM Actualizado: 23 de Marzo de 2022 2:54 PM

El 22 de marzo, los senadores de Texas convirtieron una audiencia de confirmación normal para la Corte Suprema de Estados Unidos en un interrogatorio agresivo contra la jueza Ketanji Brown Jackson por su historial en materia de delincuencia y terrorismo.

El senador John Cornyn, en la apertura de las audiencias de confirmación el 21 de marzo, dijo que estaba “preocupado” a causa de la celosa defensa a los terroristas por parte de Jackson.

Por su parte, el senador Ted Cruz tachó a Jackson de ser blanda con el crimen, especialmente con los depredadores sexuales.

Cornyn dijo: “Estoy un poco preocupado por algunas de las posiciones que ha tomado y los argumentos que ha presentado en representación de personas que han cometido actos terroristas contra Estados Unidos, y otros criminales peligrosos”.

Durante el interrogatorio del 22 de marzo, Cornyn reiteró sus preocupaciones.

La jueza nominada a la Corte Suprema de EE.UU. Ketanji Brown Jackson testifica durante su audiencia de confirmación ante el Comité Judicial del Senado, en el edificio de oficinas del Senado, el 23 de marzo de 2022, en Washington, D.C. (Drew Angerer/Getty Images)

“¿Por qué demonios llamarías al secretario de Defensa [Donald] Rumsfeld y a George W. Bush criminales de guerra en una presentación legal?”, le preguntó Cornyn a Jackson.

“Hablo de cuando usted representaba a un miembro de los talibanes, y el Departamento de Defensa lo identificó como un oficial de inteligencia de los talibanes, y se refirió al secretario de defensa y al presidente en ejercicio de Estados Unidos como criminales de guerra. ¿Por qué haría algo como eso?”.

La fuente de las preguntas de Cornyn fueron tres peticiones presentadas por Jackson en las que acusa al gobierno de aprobar la tortura, que, según el derecho internacional, es un crimen de guerra. Las peticiones afirman que Bush y Rumsfeld autorizaron la tortura para interrogar a los prisioneros de Guantánamo.

Cornyn llegó a la conclusión de que, dado que la tortura es un crimen de guerra, las acusaciones de Jackson estaban claramente dirigidas a presentar a Bush y Rumsfeld como criminales de guerra.

Jackson dijo que no recordaba la referencia y agregó: “No tenía la intención de menospreciar al presidente o al secretario de defensa”.

Cornyn refrescó su memoria leyendo un archivo que había escrito.

“Los actos de los demandados que dirigen, ordenan, confirman, ratifican y/o conspiran para provocar la tortura y otros tratos inhumanos de la peticionaria Khiali-Gul constituyen crímenes de guerra y/o crímenes de lesa humanidad en violación al derecho de las naciones según el Estatuto de Agravios a Extranjeros”, escribió Jackson.

Las violaciones a las Convenciones de Ginebra y a las leyes de la guerra constituyen una “conducta ilegal”, argumentó Jackson en la presentación y escribió que Khiali-Gul “ha sido y es forzada a sufrir severos abusos físicos y psicológicos y agonía, y por lo tanto tiene derecho a una declaración y medida cautelar y cualquier otra medida que el tribunal considere apropiada”.

El Senador Ted Cruz (R-Texas) cuestiona a la jueza Ketanji Brown Jackson, candidata a la Corte Suprema de Estados Unidos, durante su audiencia de confirmación del Comité Judicial del Senado, en el edificio de oficinas del Senado, el 22 de marzo de 2022, en Washington, D.C. (Gana McNamee/Getty Images)

Los demócratas respondieron categóricamente que Cornyn había tergiversado más allá del reconocimiento las afirmaciones legales de Jackson sobre la tortura de militantes y las prácticas estadounidenses de interrogatorio.

El senador Dick Durbin, (D-Illinois), presidente del comité judicial, le dijo a Jackson: “Para ser claros, no hubo ningún momento en el que usted llamara “criminal de guerra” al presidente Bush o al secretario Rumsfeld”.

Y añadió: “Su presentación fue parte de su responsabilidad profesional de defender celosamente a sus clientes”.

Cornyn, antiguo juez de primera instancia y magistrado del Tribunal Supremo de Texas, le había dicho a Jackson durante el discurso de apertura: “Entiendo la importancia de la defensa celosa, pero parece que a veces esta defensa ha ido más allá de los límites.”

El gobierno de Bush había mantenido que el waterboarding y diversas técnicas de interrogatorio utilizadas por Estados Unidos no constituían tortura según la definición del derecho estadounidense e internacional.

El senador Cruz, que iba un año por delante de Jackson en la Facultad de Derecho de Harvard, ya había cuestionado la capacidad de Jackson para ejercer la moderación si se le confirmaba para el Tribunal Supremo, basándose en su historial de sentencias.

Durante el interrogatorio, Cruz presentó un gráfico para mostrar que, como jueza de primera instancia, Jackson regularmente dictaba sentencias más leves que las solicitadas por los fiscales, especialmente en casos relacionados con delincuentes sexuales.

“Veo un historial de defensa y activismo en lo que respecta a los depredadores sexuales, que se remonta a décadas”, dijo.

Al leer una nota que Jackson escribió en el Harvard Law Review, en 1996, Cruz dijo que había “planteado dudas sobre la notificación a la comunidad [de depredadores sexuales] y planteó dudas significativas de que el compromiso civil para los depredadores sexuales es inconstitucional”.

Jackson dijo que los comentarios de Cruz eran como “buen forraje para una nota de la facultad de derecho”, en un momento en que las leyes de notificación a depredadores sexuales “eran relativamente nuevas”.

En cuanto a su sentencia a criminales, Jackson dijo: “Como ordena el Congreso, los jueces simplemente no calculan las pautas y se detienen. Los jueces deben tener en cuenta las circunstancias personales del acusado”.

Cornyn y Cruz abordaron las preocupaciones sobre el aborto.

Sin mencionar específicamente Roe vs Wade, el fallo de 1973 que legalizó el aborto, Cornyn citó el 22 de marzo el precedente de anular decisiones de la Corte Suprema de larga data, a pesar de la doctrina legal de “stare decisis”. Esa doctrina establece que una vez que se decide un asunto, los tribunales deben acatar el precedente.

Cornyn mencionó los precedentes judiciales que confirmaron los vagones de ferrocarril segregados en 1896, Plessy vs Fergusson y la decisión de Dred Scott, cuando el tribunal confirmó la esclavitud antes de la Guerra Civil, para ilustrar su punto.

“Gracias a Dios que la Corte Suprema ha estado dispuesta a revisar sus precedentes, o todavía estaríamos viviendo con [esas decisiones]”, dijo Cornyn.

Durante los comentarios de apertura, Cruz preguntó: “¿Protegerá un juez los derechos de las personas, los derechos de los legisladores estatales, para promulgar leyes que protejan la vida, protejan la vida no nacida, detengan abominaciones como el aborto por nacimiento parcial? ¿O una jueza verá su trabajo como una súper legisladora, anulando todos esos derechos?”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.