Senadores moderados hacen un llamamiento al bipartidismo para reautorizar la Ley del Derecho al Voto

Por Masooma Haq
18 de Mayo de 2021 7:15 AM Actualizado: 18 de Mayo de 2021 7:15 AM

Los senadores moderados Lisa Murkowski (R-Alaska) y Joe Manchin (D-W.Va.), que suelen trabajar juntos en cuestiones legislativas, han apelado a los líderes del Congreso para que reautoricen una versión de la Ley de Derecho al Voto que tenga más probabilidades de obtener apoyo de ambos partidos.

Manchin y Murkowski, afines en muchas cuestiones legislativas, enviaron el lunes una carta (pdf) al líder de la mayoría del Senado, Charles Schumer (D-N.Y.), a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), al líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), y al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), en la que dicen que no se debe permitir que el derecho al voto se convierta en una cuestión partidista.

“Proteger el acceso de los estadounidenses a la democracia no ha sido una cuestión partidista durante los últimos 56 años, y no debemos permitir que se convierta en una ahora”, escribieron en la carta.

Los dos senadores argumentaron que la decisión de la Corte Suprema en 2013 en el caso Shelby contra Holder sobre la Sección 4 de la ley de Derecho al Voto “efectivamente destruyó” la ley. Aunque los dos senadores no mencionaron ningún proyecto de ley específico, los demócratas han estado pidiendo la promulgación de la Ley de Avance del Derecho al Voto John Lewis (S. 4263), que según ellos reforzaría la ley de 1965.

La legislación pretende recuperar la fórmula de autorización previa que exigiría a los estados con un historial de supresión del voto de las minorías obtener la aprobación previa del Departamento de Justicia o de los tribunales federales antes de realizar cambios en los procesos electorales.

Pero es muy probable que la versión de John Lewis del proyecto de ley no obtenga los 60 votos requeridos por la regla del filibusterismo del Senado y en el 116º Congreso, y Murkowski fue la única copatrocinadora del Partido Republicano para la legislación. Todavía no se ha presentado en el actual Senado.

“Reflexionamos no solo sobre el impacto positivo que esta legislación ha tenido en la capacidad individual de los estadounidenses para ejercer su derecho más fundamental —el derecho al voto— y en la fuerza de nuestra democracia en general, sino sobre el importante trabajo que todavía tenemos que hacer para hacer realidad esa promesa de garantizar el derecho de todos a votar”, escribieron los dos senadores.

Aunque los senadores no nombran ninguna versión específica de la Ley del Derecho al Voto que quieren que se apoye, critican a las legislaturas estatales por introducir y promulgar leyes que, según ellos, están debilitando la confianza del público.

En general, los republicanos han elogiado las medidas de los estados para reforzar las leyes electorales y hacer más seguro el voto, pero los demócratas han condenado tales iniciativas de las legislaturas estatales, diciendo que las leyes que están promulgando fomentan la supresión de los votantes.

Manchin dijo a varios periodistas el 10 de mayo que “la Ley de Derecho al Voto John Lewis tiene que hacerse, debe ser ratificada por los 50 estados, en todos los territorios. Esto es ridículo. Todas las elecciones deben ser accesibles, todas las elecciones deben ser justas y todas las elecciones deben ser seguras”.

Aunque Manchin ha hecho declaraciones de apoyo a la reautorización de la Ley de Avance del Derecho al Voto John Lewis, ha dicho que no apoya el paquete más amplio de derechos electorales de los demócratas, llamado Ley Para el Pueblo, porque no cuenta con el apoyo del Partido Republicano.

Los republicanos no han mostrado su apoyo a ninguna de las dos legislaciones. El Partido Republicano ha dicho que la Ley de Avance del Derecho al Voto de John Lewis no hace nada para prevenir la discriminación, sino que da el control partidista a los demócratas. Y han sido más críticos con la Ley Para el Pueblo, diciendo que es un intento de los demócratas de hacerse con el poder y una extralimitación del gobierno federal.

Los demócratas, sin embargo, están dispuestos a aprobar ambas leyes, ya que tienen una ligera ventaja en el Senado (la vicepresidenta Kamala Harris podría emitir un voto de desempate). Muchos de los principales demócratas han pedido que se cancele la regla del filibusterismo para que los demócratas puedan prescindir del apoyo del Partido Republicano y puedan deshacerse de la regla de los 60 votos para aprobar una ley.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.