Senadores republicanos presentan proyecto de ley “Beat China” para aumentar producción en EE.UU.

Por Isabel van Brugen
12 de Junio de 2020
Actualizado: 12 de Junio de 2020

Tres senadores republicanos presentaron el 11 de junio un proyecto de ley que tiene por objeto aumentar la fabricación de medicamentos de venta con receta, suministros y dispositivos médicos en Estados Unidos, ya que sigue aumentando la preocupación por la dependencia del país de los productos de manufactura china, que ahora se ve amplificada por la pandemia del virus del PCCh.

Los senadores Ted Cruz (R-Texas), Kelly Loeffler (R-Ga.), y Joni Ernst (R-Iowa) presentaron el jueves la “Ley para llevar avances empresariales a los consumidores aquí en América del Norte” (BEAT CHINA, por sus siglas en inglés) (pdf) para “incentivar a los fabricantes de dispositivos y suministros farmacéuticos y médicos para que se trasladen a Estados Unidos”, según un comunicado de prensa de la oficina de Cruz.

Según el comunicado, el proyecto de ley enmendaría el código fiscal para proporcionar incentivos a las empresas que deseen trasladar la fabricación de productos farmacéuticos, dispositivos médicos y otros suministros a Estados Unidos.

Cruz, en un comunicado, señaló que Estados Unidos debe abordar sus dependencias de Beijing, ya que gran parte de los suministros médicos y la fabricación del país se ha subcontratado a China.

“Los voceros del Partido Comunista Chino han amenazado con cortar el acceso de Estados Unidos a productos farmacéuticos que salvan vidas”, dijo Cruz en una declaración. “Debido a que gran parte de nuestro suministro y fabricación médica ha sido subcontratada a China, esta es una amenaza creíble que si siguieran adelante, sería no solo una guerra económica sino una guerra real, poniendo en peligro vidas estadounidenses”.

“He pedido iniciativas estructurales y audaces para hacer frente a nuestras dependencias de China, y me enorgullece unirme a mis colegas en esta importante medida para devolver la fabricación y el desarrollo médico a nuestras costas”, dijo.

Loeffler expresó su preocupación por la dependencia de Estados Unidos respecto a China, y señaló que la pandemia del virus del PCCh “nos ha mostrado lo peligroso que es depender tanto de otros países, incluido China”, para “productos críticos y que salvan vidas” como medicamentos y dispositivos médicos, y suministros como batas, mascarillas e hisopos.

“Es hora de que incentivemos a las empresas para que traigan esas fábricas y puestos de trabajo de vuelta a Estados Unidos”, dijo en un comunicado.

“Aunque China es nuestro socio comercial, no hay duda de que podemos encontrar maneras de producir y fabricar bienes y suministros aquí mismo en Estados Unidos, y este proyecto de ley es un buen paso hacia ese fin”, dijo.

Según el proyecto de ley, las empresas de suministros médicos y farmacéuticos elegibles que se reubiquen en Estados Unidos pueden hacer que las compras de bienes inmuebles no residenciales se consideren como propiedad a 20 años en lugar de 39 años. Este cambio permitirá a las empresas ser elegibles para la “depreciación de bonos”, dice el comunicado.

El proyecto de ley también permitirá a las empresas que reúnan los requisitos excluir de los ingresos brutos cualquier ganancia obtenida por la disposición de activos en el país de donde se traslade la empresa, dijeron los senadores.

Para calificar y ser elegibles para los beneficios bajo la ley “Beat China”, las compañías deben cumplir al menos con los mismos niveles de producción en Estados Unidos que tenían en el país del que se van.

La noticia del proyecto de ley se produce solo unas semanas después de que el presidente Donald Trump dijera que quería que Estados Unidos fuera el fabricante de productos médicos número uno del mundo, mientras alentaba la reapertura del país.

“Hoy, estoy declarando una meta nacional simple pero vital: Estados Unidos será el principal fabricante mundial de productos farmacéuticos, medicinales y médicos del mundo”, dijo el presidente en un discurso en la planta el 21 de mayo. “Estamos trayendo nuestras medicinas de vuelta y muchas otras cosas también”.

“Debemos producir equipo crítico, suministros, productos farmacéuticos, tecnologías para nosotros mismos”, añadió Trump. “No podemos confiar en que naciones extranjeras nos cuiden, especialmente en tiempos de dificultad”.

Trump dijo que la pandemia mundial del virus del PCCh ha “probado de una vez por todas que para ser una nación fuerte, Estados Unidos debe ser una nación manufacturera”.

“La verdadera independencia nacional requiere independencia económica”, dijo Trump. “Desde el primer día, he estado luchando para devolver nuestros trabajos de China y de muchos otros países”.

Mimi Nguyen Ly contribuyó a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación
EE. UU.: ¿Cómo será la economía después del virus del PCCh?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS