Señales ominosas de odio en la política

Por Mark Hendrickson
15 de Octubre de 2019 Actualizado: 15 de Octubre de 2019

Comentario

La retórica acalorada y la política van de la mano. En el sistema hiperpolitizado de hoy, la línea entre la retórica acalorada y una llena de odio se cruza a menudo. Esto no solo es lamentable, sino también peligroso.

Cuando la hostilidad verbal muta en odio, el odio estalla con demasiada frecuencia en violencia. Las víctimas del odio se dividen en tres categorías. Las obvias son los objetivos específicos y las víctimas del odio. Luego están los odiadores cuyas almas fueron consumidas por la toxina del odio (como Martin Luther King, Jr. explicó, “El odio destruye la estructura misma de la personalidad del que odia”). Y la sociedad misma está degradada.

De hecho, el odio puede sumir a toda una sociedad en la oscuridad, el nihilismo y la decadencia grotesca. Mientras que el odio puede infectar a cualquier persona vulnerable de cualquier orientación política o sin orientación política, las ideologías de izquierdas adoptan y explotan el odio como una estrategia deliberada. No confíes en mi palabra. Basta sacarlo de algunos íconos izquierdistas. Lenin escribió explícitamente en su tratado “Comunismo de Izquierda” que el odio era “la base de cualquier movimiento socialista y comunista”.

Piensa en ello: todo plan utópico de izquierda acaba odiando los derechos y la libertad de cualquier individuo que no forme parte de la élite conspiradora de los organizadores; los ciudadanos comunes deben ser reducidos de actores independientes a peones y esclavos sujetos a los dictados de los organizadores.

El odio era fundamental para los objetivos políticos de Lenin. Su mensaje depravado a los comisarios de educación soviéticos era: “Debemos enseñar a nuestros hijos a odiar. El odio es la base del comunismo”. (Piense en las noticias recientes de que los niños odian nuestra economía de libre mercado por supuestos pecados climáticos).

Karl Marx también era un odiador. Alardeaba de manera exultante de ser “el mayor odiador de los llamados positivos”. Los comunistas de hoy en día siguen odiando, como podemos ver en el odio del Partido Comunista Chino por las libertades de los valientes residentes de Hong Kong por las cuales están arriesgando sus vidas para preservarlas.

Siniestramente, el veneno del odio es ahora virulento aquí en Estados Unidos. Una vez más, quisiera repetir que el odio se manifiesta en todo el espectro ideológico. Es un pecado humano crónico que no está confinado a ningún partido. Pero es importante que reconozcamos hasta qué punto el odio ha encontrado un hogar en la izquierda política.

Los ejemplos abundan:

La izquierda produjo la horrible serie de libros “Odio (…)”, por ejemplo, “Odio al lector de Ann Coulter, Bill O’Reilly, Rush Limbaugh, (…)”; “Odio al lector de George W. Bush” etc.

El izquierdista Southern Poverty Law Center que odiosamente humilla a los conservadores no violentos como ‘enemigos’ por atreverse a estar en desacuerdo con sus posiciones izquierdistas.

Es la misma izquierda la que está fomentando el odio hacia los agentes de la patrulla fronteriza estadounidense así como estuvieron al frente de los abusos cometidos contra los veteranos cuando regresaron de Vietnam hace 50 años.

Fue un presentador de un programa de entrevistas de izquierda que en agosto comentó sobre el fallecimiento del empresario conservador/libertario David Koch: “Me alegro de que esté muerto, y espero que el final haya sido doloroso“. (Aviso de hipocresía: esta misma personalidad pidió tener más cortesía en la política. Mensaje para él de Booker T. Washington: “No permitiré que ningún hombre reduzca y degrade mi alma haciéndome odiarlo”).

La izquierda enloqueció en su persecución, casi maníacamente odiosa, del juez asociado del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh. Desechando el debido proceso, abandonando cualquier pretensión de preocuparse por la verdad, los izquierdistas llenos de odio han adoptado una campaña de tierra quemada contra Kavanaugh que se extiende a su familia. Claramente, el ánimo lleno de odio es tan intenso que los izquierdistas están dispuestos a pisotear, mutilar y destruir a gente inocente en busca de sus objetivos políticos.

Activistas de Antifa con máscaras atacaron una marcha pacífica de “orgullo heterosexual” en Boston, hiriendo a un oficial de policía en el evento. Aparentemente, Antifa quiere que los derechos de libertad de expresión y de reunión de la Primera Enmienda solo se limite a los estadounidenses no heterosexuales.

Cabe destacar, los miembros del “escuadrón” -las mujeres congresistas que están a la vanguardia del movimiento socialista en América- están demostrando el axioma de Lenin de que el odio está en la raíz de los movimientos socialistas, porque las congresistas se refirieron a Antifa como “aliados” y pidieron dinero para un fondo de fianza para los activistas de Antifa arrestados por los actos de violencia.

El presidente Donald Trump puede establecer el récord de todos los tiempos por ser el blanco de dardos llenos de odio. Varios candidatos presidenciales demócratas que actualmente compiten por los votos de izquierda de los socialistas que odian la propiedad privada, hicieron declaraciones como que el presidente Trump fue “responsable” de dos asesinatos en masa este verano y, “Obviamente, no apretó el gatillo, pero ciertamente ha estado tuiteando la munición“. (Desde el lado positivo, al menos no han llamado a Trump asesino como sí lo hicieron con Mitt Romney en 2012).

Tal vez el caso más horrible de odio fue el de la maestra de Carolina del Norte que supuestamente les dijo a sus alumnos que al vicepresidente Mike Pence le deberían dar un “disparo en la cabeza”. ¡Qué asco!

Acabo de describir varios inquietantes y horribles casos de odio de la izquierda. Por favor, presta atención a esta gentil advertencia: No odies a los que odian, porque si lo haces, te harás daño a ti mismo. Considere estas palabras de Mary Baker Eddy: “No odies a nadie, porque el odio es como una peste que propaga su virus y mata al fin. Si se lo consiente, nos domina; trae sufrimiento tras sufrimiento a su poseedor, a través del tiempo y más allá de la tumba”.

Todos los que aman a Estados Unidos -los Estados Unidos que aprecian, honran y respetan los derechos que Dios individualmente les otorgó a los seres humanos para que se sientan seguros en su propia vida, en libertad y propiedad- deben darse cuenta de que nuestros valores y la libertad están en estado de sitio por nuestros compatriotas de izquierda.

Si es necesario, debemos estar dispuestos a luchar, para preservar nuestros derechos. Pero dejémonos motivar por el amor a nuestros derechos y nunca por el odio a nuestros compatriotas que fueron envenenados y deformados por el odio. Separar el pecado del pecador, o, como dijo William Penn, “No me gusta lo que se merece, pero nunca odio (…)”

Mark Hendrickson, economista, se retiró recientemente de la facultad de Grove City College, donde sigue siendo un investigador de política económica y social en el Instituto de la Fe y la Libertad.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS