Shanghái amplía el cierre a su población de 26 millones y hace que militares ayuden en pruebas masivas

Por Dorothy Li
04 de Abril de 2022 5:11 PM Actualizado: 04 de Abril de 2022 5:11 PM

Shanghái ha extendido su orden de confinamiento en el hogar mientras revisa los resultados de una nueva ronda de pruebas de COVID a los 26 millones de residentes de la ciudad. Dicha ronda de pruebas se realizó el 4 de abril.

El centro financiero comenzó su cierre de dos etapas el 28 de marzo. Dicho cierre les permitiría a los trabajadores de la salud completar, al menos, dos rondas de pruebas masivas.

El bloqueo, que ha perturbado gravemente la vida cotidiana y las operaciones comerciales, debía levantarse originalmente el 5 de abril a las 5 de la mañana, hora local.

Sin embargo, en un aviso publicado el 4 de abril, las autoridades de Shanghái anunciaron la extensión del cierre y les ordenaron a los residentes que no salieran de sus hogares antes de completar la revisión de una nueva ronda de resultados de las pruebas. Añadieron que la revisión masiva estaba casi terminada a última hora de la tarde.

Las autoridades no indicaron cuándo se levantarán los cierres.

Shanghai había evaluado a más de 32 millones de personas durante el cierre escalonado, dijeron funcionarios de la ciudad en la conferencia de prensa del domingo. También ordenó una nueva ronda de pruebas de antígenos.

El lunes, muchos residentes se despertaron antes del amanecer para que los trabajadores de la salud vestidos de blanco les tomaran muestras de la garganta como parte de las pruebas de ácido nucleico en sus viviendas.

Un trabajador sanitario (centro) con equipo de protección personal hace gestos a los residentes en una calle durante la segunda etapa de un cierre por COVID-19, en el distrito de Jing’an en Shanghai, China, el 1 de abril de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

“Tengo miedo de que pueda dar positivo”, le dijo el lunes a The Epoch Times un residente local que estaba entre las colas para recibir una prueba de PCR.

En virtud de la política de “cero-COVID” del régimen chino, las personas que dan positivo son enviadas a cuarentena centralizada, incluidos los ancianos y los niños. Recientemente se ha informado de que niños pequeños fueron separados de sus padres y se los llevó a instalaciones de cuarentena en Shanghái, lo que ha provocado indignación por las estrictas medidas.

El viceprimer ministro Sun Chunlan, quien fue enviado a Shanghái por el líder del Partido Comunista Chino (PCCh), enfatizó que Shanghái debe apegarse a la política de cero COVID del régimen “sin ningún tipo de vacilación ni de titubeo”, informaron los medios estatales el 2 de abril.

Sun instó la realización de más pruebas y poner en cuarentena a todos los infectados y a sus contactos cercanos, pidiendo “movimientos rápidos y decididos” para acabar con el brote actual impulsado por la variante ómicron.

Para ayudar en la evaluación obligatoria del lunes el Ejército Popular de Liberación (EPL), desplegó 2000 miembros de su personal médico en el centro financiero, dijo PLA Daily. También se han enviado más de 30,000 trabajadores médicos de las provincias cercanas, informaron los medios estatales.

Shanghai reportó un récord de 8581 casos asintomáticos y 425 casos sintomáticos el lunes. Sin embargo, los residentes y los expertos sugieren que el brote puede ser más grave de lo que se revela oficialmente, debido a la práctica del régimen de encubrir información que considera dañina para su imagen.

Muchos residentes también han lamentado los crecientes costos financieros y emocionales de las estrictas medidas, diciendo que la política de mano dura de Beijing contra el COVID es peor que la amenaza que representa el virus.

“Todos estamos muy cansados”, dijo Gao Ling (alias), que vive en la parte este de Shanghái. “La gente solo quiere sobrevivir, poder alimentarse, pero ahora no tenemos comida”.

“No hemos tenido ninguna verdura durante tres días. ¿Quieres que no nos preocupemos? Es imposible”, dijo Gao a The Epoch Times el lunes.

Otra residente, Geng Yun (alias), le dijo a The Epoch Times que estaba bajo presión para pagar la hipoteca mensual. Como su complejo residencial ha estado cerrado desde el 1 de abril, no ha podido trabajar durante este período.

CHINA-HEALTH-VIRUS
Los compradores rebuscan en los estantes vacíos de un supermercado antes de un confinamiento masivo en Shanghai, el 29 de marzo de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

La ciudad no funciona desde la semana pasada. Encerrados dentro de sus casas, los residentes acudieron a las redes sociales para pedir ayuda, ya que no podían obtener alimentos. Además, la obligación de poner en cuarentena a todos los posibles pacientes ha hecho que los hospitales y otras instalaciones de la ciudad estén sobrecargadas. Los pacientes que no tienen COVID también han tenido problemas para obtener atención médica.

Mientras tanto, la actividad empresarial se ha visto gravemente interrumpida, con retrasos en el transporte y las entregas. Los proveedores de logística han advertido sobre la interrupción de las cadenas de suministro globales debido al cierre en la ciudad, la cual alberga el puerto más activo del mundo.

Las fábricas de Tesla en Shanghái, que habían suspendido la producción desde el 28 de marzo, no pudieron reiniciar la producción el lunes como estaba previsto, informó Reuters, citando un aviso interno y fuentes no identificadas.

Los economistas han advertido que el cierre total del centro financiero durante dos semanas podría costarle a la economía china USD 29,800 millones.

Hong Ning y Gu Qing’er contribuyeron a este artículo.

Con información de Reuters


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.