Sí, el Partido Comunista chino puso en peligro al mundo. ¿Qué tiene de racista decir eso?

Por Alex Ra Lee
04 de Mayo de 2020 7:45 PM Actualizado: 04 de Mayo de 2020 9:22 PM

Comentario

El 29 de abril, CBC News publicó un artículo crítico de una edición especial reciente de The Epoch Times distribuida en áreas de todo Canadá. Con el titular de primera plana “Cómo el partido comunista chino puso en peligro al mundo”, la edición de ocho páginas contenía una colección de artículos sobre cómo el encubrimiento del brote de coronavirus en Wuhan por parte de Beijing condujo a la pandemia mundial.

El artículo citaba a un residente de Kelowna que temía que la edición especial fuera “racista y provocativa” debido a sus críticas al régimen chino, y “parecía aludir a las teorías de conspiración” por sugerir que el virus pudo haberse originado en un laboratorio chino.

Estas preocupaciones son ampliamente exageradas, y el artículo cuestiona la integridad periodística de la emisora ​​nacional de Canadá.

Empezando con el laboratorio. En la superficie, parece una teoría de conspiración originada en las redes sociales: que el virus que causa la COVID-19 proviene del Instituto de Virología de Wuhan, ya sea de manera deliberada o accidental. Pero dado que Estados Unidos ha lanzado una investigación sobre el enlace del laboratorio, y junto con el Reino Unido, Australia y la UE han pedido una investigación internacional sobre el origen del brote, la teoría se ha ganado su lugar en el discurso general. Estas investigaciones podrían terminar de manera inconclusa, pero su ocurrencia por sí sola demuestra que los medios podrían realizar un estudio más crítico sobre la teoría, en lugar de ser relegada como “simplemente otra teoría conspirativa”.

Más problemático aún es la insinuación de la CBC, en donde antes de citar al residente de Kelowna, parafrasea que el “mensaje anti-Partido comunista” de la edición especial “podría provocar las tensiones raciales en Canadá durante la pandemia”.

Tanto en Canadá como en el extranjero, el propósito principal de una prensa independiente es la crítica hacia los gobiernos y hacer que rindan cuentas, y esa es la razón por la cual las sociedades democráticas tienen el Cuarto Poder en tan alta estima. Es profundamente preocupante que la CBC se esté alejando de llevar a cabo tal escrutinio periodístico cuando se trata del régimen chino.

Después de todo, ahora se sabe que el origen del virus y su propagación temprana fueron encubiertos por el Partido Comunista Chino (PCCh), el cual censuró a los médicos denunciantes, encarceló a los periodistas y difundió desinformación, todo mientras intimidaba y provocaba ataques contra países que lo criticaban, como Estados Unidos, Australia y Taiwán. Es por eso que decir que el PCCh puso en peligro al mundo es un reclamo justo y preciso. Silenciar tales críticas por temor a ofender es una violación de la responsabilidad periodística y es fundamentalmente anti-canadiense.

Etiquetar las críticas al PCCh como racistas es música para los oídos de los propagandistas comunistas. El Partido ha explotado con éxito la cortesía instintiva de los canadienses al declarar que todos sus críticos son “racistas”. Ellos identifican al Partido, al país y al pueblo como chinos, incluso aquellos chino-canadienses que nunca han vivido en China, o que huyeron para evitar la persecución. Los críticos del Partido son etiquetados instantáneamente como racistas, una estrategia diseñada para evitar el escrutinio, desviar la responsabilidad y culpar a los críticos.

Deberíamos ver identificar a la crítica con el racismo por lo que es: algo sin sentido.

Nuestra hipersensibilidad al racismo proviene de un deseo canadiense profundamente arraigado de hacer lo correcto por nuestros vecinos, especialmente en un momento en que la discriminación contra los canadienses asiáticos está aumentando debido a la pandemia.

Pero no debemos olvidar que algunos de los críticos más agudos del Partido Comunista Chino son los inmigrantes chinos, incluidos los fundadores de The Epoch Times. Se me ocurren pocas cosas más racistas que asumir que los chino-canadienses deben apoyar el régimen gobernante represivo y autoritario en su país de origen.

Alex Ra Lee es director de estrategia y política del Alliance Canada Hong Kong, un colectivo que moviliza y capacita a los canadienses de Hong Kong para que tomen medidas políticas. ACHK apoya a todas las comunidades que también sufren la tiranía del Partido Comunista Chino e invita a los canadienses a unirse a su campaña online.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.

A continuación


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.