Si los humanos son devorados por tigres es porque algo falta en ellos

Por Su Lin - La Gran Época
24 de Noviembre de 2018 Actualizado: 24 de Noviembre de 2018

Puede parecer normal que un tigre coma humanos. Sin embargo, el que un tigre coma a un hombre está determinado por si uno es un hombre virtuoso o no.

La leyenda dice que los tigres no se comen a los humanos. Solo devoran bestias. Las personas que son devoradas por tigres son bestias entre los humanos. También hay historias de tigres que recompensan la bondad.

Este cuento popular chino, que nos permite ver a los tigres bajo una nueva luz, fue contado originalmente por una persona que tuvo experiencia de primera mano con un tigre.

Había una anciana llamada Madam Zhang que contrató a otra anciana llamada Madam Zhang para que cocinara para ella. La anciana cocinera provenía de Fangshan y vivía en las colinas occidentales.

La anciana cocinera contó la historia de un hombre con el apellido Li de su pueblo natal que quería un trabajo fuera de casa para mantener a su familia.

Li nunca había estado fuera de casa. Poco después de partir, se perdió. La noche había caído, y él se encontraba en una montaña. No estaba seguro hacia dónde ir, así que decidió sentarse bajo un árbol y esperar hasta la mañana antes de volver a buscar su camino.

De repente, alguien salió corriendo del bosque, seguido de otros tres o cuatro. Eran seres feroces y bien corpulentos. Habiendo crecido en el campo, Li había oído a los ancianos hablar del Dios de la Montaña así como de los demonios. Sabía que estos seres no eran humanos. Como no había forma de huir de ellos, se inclinó ante ellos de rodillas y les habló de su difícil situación.

El líder del grupo le dijo a Li: “No te preocupes, no te haremos daño. Soy el Divino Tigre a cargo de los tigres. Estoy aquí hoy para asignarles comida. Devorarán a una persona en poco tiempo. Guarda la ropa de la persona muerta después de que los tigres se hayan ido, y serás capaz de cuidarte a ti mismo”.

El Divino Tigre escondió a Li en un lugar discreto y le dijo que no hiciera ruido.

Entonces el Divino Tigre pegó un fuerte grito, y los tigres saltaron de los arbustos uno tras otro para reunirse en un área espaciosa. El Divino Tigre estuvo dando instrucciones a los tigres. Li no podía entender el lenguaje que usaba. Los tigres se fueron después de eso, dejando solo un tigre agachado en un arbusto.

Después de un rato, un hombre con un palo sobre sus hombros pasó por el bosque. El tigre se abalanzó sobre él, pero luego se dio la vuelta y se alejó.

Una mujer apareció poco después de eso. El mismo tigre se abalanzó sobre ella y se la comió en poco tiempo. El Divino Tigre se acercó a recoger la ropa de la mujer, incluyendo algunos taeles de plata. El Divino Tigre le dio el dinero a Li y le explicó por qué los tigres solo comían a ciertas personas.

Dijo el Divino Tigre: “En realidad, los tigres no se comen a los humanos. Solo comen bestias. Los que son devorados son las bestias en forma humana. La gente que tiene conciencia tiene un halo sobre sus cabezas que los tigres evitan. La gente malvada no tiene un halo por encima de ellos y no son diferentes de las bestias. Así que los tigres no tienen ningún reparo en comerlos”.

El Divino Tigre continuó contándole a Li sobre las dos personas que pasaron por el bosque. “El primer hombre podría haber sido un demonio, pero cuando conseguía comida, se la daba a su cuñada viuda y a sus sobrinos huérfanos. El halo sobre su cabeza era bastante pequeño. El tigre no lo vio al principio, por eso se abalanzó sobre él”.

“La mujer que vino abandonó a su marido y a su hija para huir con otro hombre. También abusó del hijo del hombre y robó su dinero para dárselo a la hija de su exmarido. El dinero eran los taels de plata encontrados en ella. Ya no había ninguna aureola sobre su cabeza debido a sus malas acciones. Viendo que ya no era humana, el tigre la devoró”.

El Divino Tigre explicó por qué estaba dispuesto a ayudar a Li. “Te topaste conmigo no porque me rogaras de rodillas, sino porque trataste bien a tu madrastra. El halo sobre tu cabeza mide más de un pie de alto. Por eso llamé a un tigre para que te ayude. Haz más buenas obras, y serás recompensado con más buena fortuna”.

El Divino Tigre le dio a Li instrucciones para volver a casa. Li tardó un día y una noche en llegar a casa.

Li relató toda la historia en detalle con el padre de la anciana cocinera, ya que eran parientes. También compartió la historia con otras personas para recordarles que se abstengan de hacer el mal.

También hay muchas historias de tigres que devuelven la bondad en el folklore chino. En un pueblo llamado La Zanja del Tigre Leal en Jidong (ahora provincia de Hebei) todavía se cuenta la historia de un tigre leal hasta el día de hoy.

Cuenta la leyenda que durante la dinastía Liao (907-1125), había una viuda y su hijo. La mujer tejía y lavaba la ropa para criar a su hijo pequeño, Wang Yi. Apenas podían ganarse la vida. Cuando Wang Yi fue más grande, trabajaba como leñador para mantener a su madre.

Un día, cuando estaba cortando leña, se encontró con un tigre. Estaba aterrorizado, pero el tigre no tenía intención de devorarlo. En vez de eso, siguió mostrando a Wang Yi su boca. Era como si necesitara algún tipo de ayuda.

Wang Yi miró más de cerca y vio un hueso que sobresalía de la boca del tigre. Wang Yi tiró del hueso con todas sus fuerzas y lo sacó. El tigre fue salvado.

Desde entonces, a menudo cazaba animales para Wang Yi. Estos últimos comerían algo y venderían el resto a cambio de arroz y otras necesidades. La vida se volvió mejor.

¿Sabías?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

TE RECOMENDAMOS