Siete maneras de mejorar las ciudades para favorecer la salud mental

El diseño urbano puede dispara la depresión, la ansiedad, el estrés y afectar el bienestar de los habitantes de la ciudad

Por Jill Suttie
31 de Enero de 2022 8:29 AM Actualizado: 31 de Enero de 2022 8:31 AM

Gran parte del mundo vive en entornos urbanos, con América del Norte albergando al 82% de su población en ciudades. Pero si bien las ciudades pueden ser lugares atractivos para vivir, proporcionando oportunidades de trabajo y recreación para las personas, también pueden ser solitarias y poco saludables.

De hecho, una encuesta reciente de alcaldes en 126 ciudades estadounidenses encontró que la prioridad clave en todas esas ciudades era la salud mental. Entonces, ¿cómo podemos diseñar mejor las ciudades para mejorar la salud mental?

Ese es el tema del nuevo libro de Jenny Roe y Layla McCay, Ciudades Restaurativas: Diseño Urbano para la Salud Mental y el Bienestar. Roe y McCay han consolidado los hallazgos de décadas de investigación para descubrir cómo los elementos en un entorno físico afectan a las personas que viven allí. Han desarrollado un plan para crear una “ciudad restauradora”, en la que los residentes urbanos puedan ser más felices, más saludables y más conectados socialmente.

Greater Good habló con los autores sobre su libro y lo que tiene para enseñar a los diseñadores urbanos y otros que quieren crear ciudades más saludables. Sus ideas también nos recuerdan a los habitantes de la ciudad qué aspectos de nuestra propia ciudad podemos buscar y apreciar para mejorar nuestra salud mental.

Jill Suttie (JS): En su libro, escribe sobre los elementos clave de un entorno urbano restaurador. ¿Cuáles son esos elementos?

Layla McCay (LM): Nuestro marco de ciudad restaurativa tiene siete pilares o componentes diferentes que se basan en la evidencia científica de una amplia variedad de áreas: investigación ambiental restaurativa, psiquiatría, geografía, arquitectura, diseño, planificación, ingeniería de salud pública. Esto es lo que hemos identificado como elementos clave:

La “ciudad verde” se trata de exponer a las personas a entornos naturales o espacios verdes. La investigación nos dice que hacerlo puede reducir la depresión y el estrés, mejorar la función cerebral y ayudar a las personas a controlar los síntomas de los trastornos de ansiedad, la esquizofrenia, el TDAH y la demencia. En nuestro libro, exploramos los atributos de la ciudad verde que tienen impactos en la salud mental, como la cantidad o accesibilidad que uno tiene a la naturaleza, el tipo de naturaleza involucrada, la biodiversidad, cosas así.

La “ciudad azul” trata sobre el agua urbana, que según la investigación puede reducir la depresión y el estrés. Destacamos la importancia del mantenimiento del agua en una ciudad porque, si el agua está estancada o sucia o contaminada, no tendrá esos beneficios.

La “ciudad sensorial” se basa en la evidencia sobre cómo nuestros sentidos pueden ser aprovechados para ejercer una influencia positiva en la salud mental. Muy a menudo, las personas en las ciudades se centran en las quejas sensoriales, un ruido u olor horrible, mientras que en realidad existe esta oportunidad de centrarse en los beneficios sensoriales, como paisajes sonoros positivos y refugios sónicos o el aumento de la complejidad visual, que reducen los síntomas asociados con la depresión.

La “ciudad vecinal” se trata de usar el diseño urbano para construir redes sociales fuertes, que es, por supuesto, muy protectora contra los problemas de salud mental y ayuda a las personas a recuperarse más rápidamente si tienen síntomas. Algunos ejemplos son el diseño de viviendas que promuevan las interacciones sociales en todas las edades, ingresos y etnias; diseñar para encuentros improvisados entre vecinos en el mercado o el parque para perros; y asegurarse de que el vecindario sea transitable.

La “ciudad activa” se trata de integrar la actividad física en la vida urbana cotidiana. Por supuesto, eso es bueno para su salud física, pero también es realmente bueno para su salud mental. La actividad física puede reducir la depresión y la ansiedad, mejorar la regulación del estrés y mejorar la función cerebral. Las características de una ciudad activa pueden incluir calles multimodales que las personas pueden caminar o andar en bicicleta, buena conectividad entre calles y transportes públicos subsidiados e integrados.

La “ciudad jugable” es otra clave. Sabemos que los niños se benefician del juego; fomenta el desarrollo físico, social, cognitivo y emocional. Pero también hay beneficios para los adultos del juego. Ofrecer una ciudad jugable puede ayudar a todos a beneficiarse de la creatividad, el aprendizaje, la identidad propia y las interacciones sociales en una capacidad lúdica. Una ciudad jugable puede incluir parques infantiles, pero también lugares no diseñados específicamente para el juego, donde se pueden llevar a cabo actividades lúdicas, como exhibiciones de arte interactivas o parkour.

La “ciudad inclusiva” está diseñada para todas las edades, géneros, razas, etnias, orientaciones sexuales, estatus socioeconómico y toda la diversidad de habilidades físicas, sensoriales y cognitivas. Claramente, en el pasado y, de hecho, hasta el día de hoy, el diseño urbano ha contribuido a la segregación y a la exclusión y los prejuicios, y eso tiene un impacto real en el bienestar mental de las personas. Hay oportunidades para que las ciudades sean más inclusivas y atractivas al tiempo que reconocen las necesidades y características de todos los residentes. Así que ese es el marco restaurador de la ciudad.

Los vecindarios con parques tienden a tener residentes más altruistas. (Foto: Mentatdgt/Pexels)
Los vecindarios con parques tienden a tener residentes más altruistas. Imagen ilustrativa.(Mentatdgt/Pexels)

JS: Cuando hizo su investigación, ¿algo realmente le sorprendió sobre cómo las ciudades restauradoras afectan el bienestar de las personas?

Jenny Roe (JR): No creo que nada de eso me haya sorprendido. Pero una cosa que sorprende a la gente es que hay una fuerte relación entre el acceso a espacios verdes y el altruismo, la confianza, el sentido de pertenencia y el apego. El hecho de que los espacios verdes puedan servir para mejorar el pensamiento colectivo y tener un impacto social es un hallazgo realmente novedoso e interesante. Podría sorprender a algunas personas saber que los vecindarios que tienen parques, tienen sentidos más fuertes de confianza y comportamientos altruistas.

JS: Tengo curiosidad por la “ciudad sensorial”. ¿Cómo es que un paisaje sensorial rico apoya la salud mental en lugar de distraer o estresar?

LM: En el diseño urbano, hay demasiado enfoque en la visión y, hasta cierto punto, el sonido. Pero si pensamos en cómo han evolucionado los humanos, sabemos que las personas realmente hacen uso de todos sus sentidos, más un sexto sentido, que es una apreciación del ambiente de un lugar.

Con el diseño sensorial, hay todo tipo de oportunidades interesantes, como crear refugios sónicos donde escuchas sonidos reconfortantes, o lugares donde hueles olores reconfortantes, como niños riendo o el olor a pan horneado. La investigación nos dice que algunas de esas experiencias sensoriales son bastante universales en sus efectos en las personas.

También podemos pensar en un diseño de iluminación que ayude a mantener a las personas seguras por la noche, escaparates abiertos que sean acogedores (en lugar de paredes monótonas y sin características de las supertiendas y el espacio de oficinas que se extienden por toda una cuadra), acceso conveniente a fruta fresca, ese tipo de cosas. Y existe la oportunidad no solo de enmascarar ruidos y olores desagradables, sino de diseñar características sensoriales que las personas experimentarían como positivas.

JS: ¿Por qué separar los elementos “azules” y “verdes”, en lugar de juntarlos bajo elementos “naturales”? ¿Hay beneficios únicos en los espacios azules?

JR: Con mucha frecuencia, los espacios azules vienen con espacios verdes [como un arroyo en un parque]. Pero los espacios azules también ocurren por sí solos, con fuentes de la ciudad u otos diseños con agua. Hay una cantidad limitada de investigación sobre los espacios azules, pero lo que hay apunta a que el agua proporciona beneficios adicionales más allá de lo que los espacios verdes pueden ofrecer. Es porque el agua es dinámica: fluye, interactúa con la luz, el viento y los materiales de la superficie. Y tiene una cualidad extra fascinante, y la fascinación es un atributo clave de un entorno restaurador.

JS: Crear un entorno verde dentro de la ciudad parece que haría mucho de lo que describe en su libro, es decir, es restaurador, aumenta la socialización, puede crear un paisaje sonoro para descansar o un lugar para hacer ejercicio. ¿Estaría de acuerdo en que los espacios verdes puede ser el más importante de todos los elementos restaurativos?

JR: No estoy en desacuerdo con eso, porque también tenemos que pensar en la sostenibilidad, en el cambio climático. Lo que hace el espacio verde es actuar como una esponja y limpiar el agua. Necesitamos diseñar específicamente el tipo de características del agua y los entornos que capturan el agua, y debemos crear sistemas de drenaje urbano sostenibles. No creo que tener naturaleza en la ciudad sea un lujo. Es un requisito absolutamente esencial para la salud pública, pero también para la salud planetaria y para la resiliencia de nuestras ciudades.

La mayoría de las ciudades tienen algunos lugares donde hacen las cosas bien y lugares donde no. (Foto: dominio público/PxHere)
Reducir ruidos y malos olores es posible. Imagen ilustrativa. (PxHere)

JS: ¿Cuáles son algunos ejemplos de ciudades de todo el mundo que cree que lo hacen bien cuando se trata de crear un entorno restaurador más multicapa?

LM: Nunca nos gusta señalar una ciudad específica y decir: “Esta ciudad es realmente genial” en términos de sus entornos restaurativos. La mayoría de las ciudades tienen algunos lugares donde hacen las cosas bien y lugares donde no lo hacen. Algunas ciudades tienen algunos diseños de ciudades restauradoras realmente fantásticos, pero es posible que solo sean accesibles para personas más ricas o ciertos tipos de personas. Jenny estaba diciendo que, de alguna manera, las ciudades verdes/azules pueden ser una de las principales prioridades. Pero otra prioridad realmente importante es que una ciudad sea inclusiva, que todos tengan acceso a esas características restaurativas. Dicho esto, hay ciudades que están haciendo algunas cosas interesantes.

Por el momento, estoy interesado en París, que ha adoptado un enfoque centrado en los peatones y el ciclismo para rediseñar. Realmente han cambiado la forma en que la gente se mueve por la ciudad. París ha aumentado la transitabilidad y la capacidad de andar en bicicleta en respuesta al COVID de maneras que probablemente se mantengan más allá de la pandemia. Es interesante mirar una ciudad como esa porque, antes de la pandemia, la gente probablemente no podía imaginar que se pudieran hacer cambios tan significativos. Pero ahora que se han hecho, la gente está reconociendo sus méritos.

Otra ciudad clásica es Barcelona, que tiene un interesante diseño multimodal en forma de lo que llaman “súper bloques”: calles diseñadas para reducir el tráfico y fomentar el caminar y andar en bicicleta, espacios verdes que fomentan detenerse y comprometerse con su entorno. Ese es un modelo que otras ciudades están mirando.

JS: ¿La pandemia afectó su visión de una ciudad restauradora?

JR: No lo ha hecho, porque he sido un defensor del espacio abierto con el propósito de la salud y el bienestar durante muchos años. Pero creo que ha cambiado la forma en que el público piensa sobre el espacio abierto, particularmente la necesidad y la demanda del público de un acceso más cercano a los parques públicos, particularmente para aquellos que no tienen jardines o espacios verdes privados. Creo que los asesores de políticas, los planificadores urbanos y las personas de salud pública están despertando a la idea de que el espacio abierto restaurador de buena calidad beneficia la salud mental.

JS: La falta de vivienda es un gran problema donde vivo, y hay una necesidad desesperada por conseguir una. ¿Está esa necesidad en competencia con su visión aquí?

JR: Mi opinión es que una de las causas fundamentales de la falta de vivienda es la mala salud mental. Pero la vivienda es obviamente una prioridad y una necesidad. Hay un esquema finlandés realmente interesante que está teniendo mucho éxito en términos de proporcionar viviendas a largo plazo para personas sin hogar. Entonces, hay ejemplos por ahí de cosas que funcionan bien.

Pero apoyar la salud mental podría ayudar a prevenir algunas de las personas sin hogar que vemos en nuestras calles en primer lugar. El diseño de ciudades restauradoras y la provisión de viviendas adecuadas no son mutuamente excluyentes. De hecho, proporcionar vivienda es parte del marco restaurador de la ciudad.

JS: ¿Cuáles son sus esperanzas para su libro?

JR: Mi esperanza para el libro es que sea realmente útil para las personas que participan en la planificación y el diseño de ciudades, que les brinde la evidencia que necesitan para defender el diseño de ciudades restaurativas, y que les ayude a saber cómo implementar los principios para obtener el mejor valor por sus esfuerzos y hacer que las ciudades sean lo mejor posible para la salud mental y el bienestar de las personas.

LM: Mi esperanza sería que construyamos una mejor equidad en el acceso a un entorno restaurador. Eso es super importante. Y espero que veamos un cambio real en el terreno, que veamos a nuestros líderes abrazando esta idea, porque serán el catalizador del cambio.

Este artículo fue republicado de la revista en línea Greater Good.


Únase al canal de NTD de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.