Silenciados: Historias de ciudadanos reprimidos por decir la verdad sobre el virus del PCCh

Por Cathy He
28 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

Desde diciembre pasado, el régimen chino ha silenciado a los ciudadanos que han tratado de revelar la verdadera situación sobre el brote del virus del PCCh que se originó en la ciudad central china de Wuhan.

Los reprimidos han incluido médicos denunciantes, ciudadanos reporteros, académicos y empresarios.

A continuación se presentan algunas de sus historias.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia global.

Li Wenliang. (Cortesía de Li Wenliang)

Doctores denunciantes

Li Wenliang

Li Wenliang, un oftalmólogo de 34 años del Hospital Central de Wuhan, fue una de las primeras personas en divulgar información sobre el brote en Wuhan.

“Se han confirmado siete casos ‘similares al SARS’ del mercado de mariscos de Huanan”, escribió en la aplicación de redes sociales china WeChat, en un grupo de chat con cientos de sus antiguos compañeros de clase de medicina. Adjuntó una captura de pantalla de un informe de diagnóstico.

Eso fue el 30 de diciembre de 2019, un día antes de que los funcionarios de la salud en Wuhan reconocieran que había un misterioso brote viral de neumonía.

A pesar del recordatorio de Li de no “difundirlo externamente”, las capturas de pantalla de la conversación que mostraban su nombre completo proliferaron rápidamente por Internet. El 3 de enero, la policía lo reprendió junto con otros siete profesionales médicos por difundir “rumores” online.

La declaración policial dijo que había violado la ley.

“El departamento de seguridad pública espera que pueda cooperar de manera proactiva con nuestro trabajo, escuchar las instancias de la policía y detener las actividades ilegales a partir de ahora. ¿Puede lograr eso? Él escribió “sí”.

“No vaya en contra de las autoridades, no use máscaras, no haga comentarios descuidados”, dijo el colega del hospital Zhao Chen, según dijo un director del departamento, después de que Li fue convocado por la policía . Zhao dijo a los medios estatales en una entrevista ya eliminada que el hospital originalmente planeó despedir a Li.

Días después, Li contrajo el virus mientras operaba a un paciente asintomático por glaucoma. Murió el 7 de febrero, dejando a una esposa embarazada y un hijo pequeño. Conmovidos por su muerte, los internautas chinos realizaron vigilias de duelo y comenzaron un llamado más amplio a la libertad de expresión.

Al menos 200 trabajadores de salud en el hospital de Li han contraído el virus. Tres de los colegas de Li han muerto.

El 19 de marzo, la policía de Wuhan retiró la declaración sobre Li y emitió una disculpa, diciendo que “cuidadosamente aprenderán una lección” del incidente.

Ai Fen

Ai Fen, una cirujana de emergencia del hospital, luego reveló que ella era la “proveedora de denuncias” que le dio el informe de diagnóstico a Li. Al darse cuenta de que el virus podía ser contagioso, ella requirió que todos en el departamento de emergencias usaran máscaras.

La policía no fue tras Ai, pero sus superiores le dieron una “advertencia muy dura y sin precedentes”.

“Muchas, muchas veces, pensé lo bueno que sería si pudiéramos retrasar el reloj”, dijo a la revista china Portrait, y agregó que lamentaba no haber contado a más médicos sobre el peligro.

“Si hubiese sabido que sería como hoy, no importa si me criticaban o no, lo habría extendido por todas partes”, dijo.

“Alguien tiene que ponerse de pie y decir la verdad. (…) Tienen que haber voces diferentes en este mundo, ¿verdad?

Fang Bin en un video publicado el 4 de febrero de 2020. (Captura de pantalla/YouTube)

Ciudadanos reporteros

Fang Bin

Fang Bin, un vendedor de ropa de Wuhan, comenzó a filmar sus viajes a hospitales por la ciudad cerrada y a publicar los videos en Internet a fines de enero. Las escenas mostraban largas filas fuera de los hospitales, pacientes que se aferraban a la vida y familiares angustiados.

En un video que se volvió viral, Fang cuenta ocho bolsas para cadáveres en una camioneta estacionada afuera de un hospital. “Tantos muertos”, dice con un suspiro. “Esto es demasiado”. Fang luego entra a una habitación en el hospital, donde se ven médicos trabajando alrededor de un paciente que aparentemente acababa de morir.

“¿Quién es él?” Fang le pregunta al hombre.

“Mi padre”, grita el hombre.

“Se ha ido”, dice Fang, después de hablar con los médicos.

Esa noche, alrededor de media docena de hombres enmascarados en trajes llamaron a su puerta, exigiendo que le tomaran la temperatura. Fang, quien registró el incidente, dijo que su temperatura era normal y les pidió que regresaran con una orden de inspección. Los hombres entraron a la fuerza en su casa, confiscaron sus dispositivos electrónicos y lo llevaron a una estación de policía. Allí, la policía lo interrogó sobre sus videos, contó más tarde Fang.

Menos de dos semanas después, Fang desapareció. Sus amigos le dijeron a The Epoch Times que Fang había sido detenido.

Chen Qiushi

Chen Qiushi, un abogado de 34 años convertido en ciudadano periodista del este de China, llegó a Wuhan el 24 de enero, un día después de que la ciudad fuera cerrada. Armado con un teléfono inteligente, dijo que quería documentar historias sobre los residentes de la ciudad.

“¿Qué clase de periodista eres si no te atreves a ir al frente?” dijo en su primer video en Wuhan, filmado con un selfie stick, desde la estación de ferrocarril donde acababa de desembarcar.

En poco más de dos semanas, publicó más de 100 publicaciones en sus cuentas de YouTube y Twitter (ambas plataformas están prohibidas en China) que atrajeron millones de visitas. Filmó entrevistas con lugareños que habían perdido seres queridos, pacientes acostados en camas temporales que bordeaban los pasillos de los hospitales y, según Chen, un cuerpo dejado debajo de una manta afuera de una sala de emergencias.

En un hospital, una mujer con una máscara protectora sostiene el cuerpo de un pariente en una silla de ruedas, cuya cabeza estaba inclinada hacia abajo.

“¿Qué le pasó?”, le preguntó Chen a la mujer.

“Él ya falleció”, dijo.

El trabajo le pasó factura a Chen.

“Estoy asustado. Delante de mí está el virus. Detrás de mí está el poder legal y administrativo de China”, dijo en un emotivo video, grabado en su habitación de hotel el 30 de enero.

Las autoridades han acosado a sus padres, que viven al este de China, buscando su ubicación, dijo Chen. Luego, dijo entre lágrimas, mientras señalaba a la cámara: “No tengo miedo de morir. ¿Por qué debería temerte, Partido Comunista?”

El 7 de febrero, su madre, en un video compartido en su cuenta de Twitter, dijo que Chen había desaparecido el día anterior.

El amigo de Chen, Xu Xiaodong, un destacado luchador de artes marciales mixtas, dijo más tarde en un video de YouTube que Chen había sido puesto en cuarentena a la fuerza, pero no mostraba signos de síntomas.

Li Zehua, de 25 años, un expresentador de noticias del medio estatal CCTV, durante una transmisión en vivo el 26 de febrero de 2020. (Captura de pantalla)

Li Zehua

Li Zehua, un expresentador de noticias de la cadena de televisión estatal china CCTV, fue el tercer video blogger arrestado en el epicentro de Wuhan.

“No quiero cerrar mis ojos y oídos. (…) Estoy haciendo esto para que más jóvenes como yo puedan ponerse de pie”, dijo Li, de 25 años, en un discurso apasionado transmitido en vivo por YouTube, antes de que la policía ingresara al hotel y presumiblemente lo detuviera.

Li llegó solo a Wuhan en un tren el 12 de febrero, siguiendo los pasos de Chen Qiushi y Fang Bin, quienes habían sido arrestados por la policía local. “No fue una coincidencia”, dijo en su primer video de YouTube, que el primer hotel en el que se registró estaba justo al lado de donde se había quedado Chen.

Durante esas dos semanas, antes de que la policía lo atrapara, visitó el complejo residencial Baibuting, donde muchos se infectaron después de asistir a un banquete a gran escala, entrevistó a un trabajador de una funeraria y fue a una estación de tren local donde se decía que habían trabajadores migrantes varados.

Sin embargo, al regresar de un laboratorio local de virología, se dio cuenta de que lo perseguían.

“Estoy conduciendo muy rápido. (…) Por favor, ayúdenme”, dijo sin aliento por debajo de una máscara.

Horas después, policías vestidos de civil llamaron a la puerta de su hotel.

Al principio se negó a dejarlos entrar. Encendió su cámara y comenzó a aludir a las protestas a favor de la democracia de Tiananmen dirigidas por estudiantes en 1989, que llegaron a un final sangriento después de que Beijing desplegara tanques y armas. Li lamentó la ignorancia de la juventud china sobre la historia reciente, las protestas son un tema muy censurado en China.

“Siento que es poco probable que no me lleven y me pongan en cuarentena. Pero quiero dejar esto claro: no me da vergüenza enfrentarme a mí mismo, ni a mis padres, ni a la Universidad de Comunicación de China donde me gradué (…) y a este país”, dijo poco antes de abrir la puerta y dejar entrar a la policía. La policía confiscó su teléfono y computadora portátil y cortó la señal.

Ren Zhiqiang durante el Foro Económico de alta gama de 2006 en el Luxehills International Club en Chengdu, provincia de Sichuan, China, el 7 de enero de 2006. (China Photos/Getty Images)

Empresario

Ren Zhiqiang

Apodado por los medios de comunicación chinos como “el cañón” por sus críticas feroces y sin reservas, el magnate de bienes raíces chino de 69 años, Ren Zhiqiang, desapareció días después de apuntar al régimen de Beijing.

En un artículo mordaz publicado en Internet a principios de marzo, criticó a las autoridades por su manejo del brote y la censura de la información de Internet.

“Este brote de la neumonía de Wuhan ha verificado la realidad: cuando todos los medios ‘toman el apellido del Partido’, la gente es abandonada”, escribió.

“Sin los medios de comunicación que representen los intereses de las personas y denuncien la verdad, las personas se ven afectadas tanto por el virus como por un sistema gravemente enfermo”.

Ren criticó al Partido Comunista Chino por elogiar sus logros durante una teleconferencia de febrero con los principales líderes.

“La verdad como se ve desde el brote es que el Partido está defendiendo sus propios intereses”, dijo.

“No se investigaron las causas del brote, nadie reflexionó y asumió la responsabilidad. En cambio, intentan ocultar la verdad con todo tipo de grandes logros”.

El 12 de marzo, Ren quedó incomunicado.

No es el único castigado recientemente por criticar la respuesta al brote de las autoridades. Xu Zhangrun, un estudioso de derecho en la prestigiosa Universidad de Tsinghua, fue puesto bajo arresto domiciliario después de publicar un artículo titulado “La gente enojada ya no tiene miedo”, a principios de febrero, denunciando la hipocresía del régimen.

“Es cierto que el nivel actual de furia popular debido al manejo de la epidemia es volcánico; las personas así enfurecidas pueden, al final, dejar de lado sus miedos”, escribió.

A continuación

Exclusiva: funeraria china revela cifra real de muertes por coronavirus

TE RECOMENDAMOS