El sindicato de camioneros de Puerto Rico se niega a entregar la ayuda de Estados Unidos

02 de Octubre de 2017 Actualizado: 02 de Octubre de 2017

Los suministros de ayuda entregados a San Juan, Puerto Rico, por la administración de Trump se encontrarían varados en los puertos, ya que los camioneros junto con el sindicato local se niegan a entregar las provisiones. Un alcalde local y el presidente de EE.UU. Donald Trump acusaron a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz Soto, de hacer política con los fracasos en la distribución de suministros.

Un informe de CNBC señaló que 9,500 contenedores de carga con medicinas, alimentos y otras mercancías están atascados en el puerto de San Juan. Apuntó que necesitan que los camioneros locales muevan la mercancía para que puedan recibir el próximo envío de suministros que está actualmente en camino.

CNBC culpó del fracaso de trasladar los suministros a la incapacidad de las compañías de camiones de contactar a sus conductores para hacerlos ir a trabajar y a la falta de combustible en los camiones repartidores. Sin embargo, los medios de comunicación locales informaron una razón diferente: los conductores junto al Sindicato de Camioneros de Puerto Rico, Frente Amplio, al parecer se niegan a trasladar las provisiones.

Según la emisora de televisión local WAPA, la huelga se basa en una ley recientemente aprobada: “el proyecto del Senado 525 que da paso a la Ley de Transformación Administrativa de la Comisión de Servicio Público”, también llamado “el Proyecto del Senado 525”.

La ley causó una ruptura con los sindicatos al colocar el control y la regulación del transporte público en Puerto Rico bajo la Comisión de Administración Pública local.

El coronel Michael A. Valle, director del Elemento de Coordinación del Componente Aéreo Conjunto, responsable de las tareas de socorro del huracán María en la zona, dijo a Huffington Post: “La ayuda está llegando a Puerto Rico. El problema es la distribución… Suministros tenemos. Camiones tenemos. Hay barcos llenos de provisiones, atascados en los puertos”.

Valle dijo que el problema es que “sólo el 20 por ciento de los camioneros se presentan a trabajar”.

El Sindicato Internacional de Camioneros publicó un aviso en su sitio web el 29 de septiembre para reclutar conductores voluntarios de todo Estados Unidos para ayudar a transportar suministros en Puerto Rico.

“El movimiento obrero está trabajando en Puerto Rico para aportar voluntarios para cubrir necesidades específicas”, comunicó.

Cruz Soto, demócrata, dio una conferencia de prensa en la que dijo a los principales medios de comunicación que el gobierno de Trump era culpable de la falta de suministros. Sin embargo, ella fue rápidamente atacada, a medida que surgieron las noticias de la huelga, y debido también a que habló con los medios mientras estaba de pie frente a pallets apilados con artículos de ayuda federales.

La alcaldesa también fue criticada por otros funcionarios locales. El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez Otero, dijo que mientras otros alcaldes estuvieron juntos en reuniones entre FEMA, oficiales militares de Estados Unidos y líderes puertorriqueños, Cruz Soto se mantuvo ausente.

“Vi a otros alcaldes participar. A ella no”, señaló Pérez Otero, según The Washington Examiner. Contrariamente a las afirmaciones de Cruz Soto, afirmó: “Estamos recibiendo mucha ayuda de FEMA y la Cruz Roja… hay mucha ayuda que nos llega”.

Otero también expresó, con respecto a la crítica que hizo Cruz Soto sobre las operaciones de socorro: “Hay mucha política en Puerto Rico”.

Trump también se refirió a Cruz Soto en Twitter. Señaló el 30 de septiembre que la alcaldesa elogió su respuesta al huracán de categoría 4 pocos días antes, pero cambió su posición.

Trump dijo que el pobre liderazgo era culpa de los funcionarios locales, entre ellos Cruz Soto, “quienes no son capaces de lograr que sus trabajadores les ayuden” y agregó que “quieren que se haga todo por ellos cuando debería ser un esfuerzo comunitario”.

Añadió, sin embargo, que para los más de 10.000 trabajadores y tropas federales que su administración envió para ayudar en Puerto Rico, “los militares y los primeros en responder, a pesar de no tener electricidad, carreteras, teléfonos, etc., hicieron un trabajo increíble. Puerto Rico fue totalmente destruido”.

https://twitter.com/DeptofDefense/status/913519884553859076

A pesar de las críticas de los demócratas y de los canales de noticias, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, elogió al gobierno de Trump por su respuesta al desastre.

Por su parte, Trump le agradeció una vez más, afirmando en Twitter: “El Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, es un gran tipo y líder que realmente está trabajando duro. ¡Gracias Ricky!”. El mandatario también agradeció a la congresista puertorriqueña Jennifer González-Colón, declarando que ella “fue maravillosa en el trato y una gran representante del pueblo. ¡Gracias!”

TE RECOMENDAMOS