Sindicato de maestros de California sugiere que menores puedan cambiar de sexo sin aprobación de sus padres

Por La Gran Época
19 de Febrero de 2020
Actualizado: 19 de Febrero de 2020

SANTA ANA, California—Las recientes declaraciones de la Asociación de Maestros de California sugieren que los estudiantes deberían poder recibir terapia hormonal para cambiar de sexo sin el consentimiento de sus padres.

Aunque esta creencia de la Asociación de Maestros de California (CTA, por sus siglas en inglés) no cambia directamente las regulaciones en la materia, indica el tipo de legislación que el poderoso sindicato va a apoyar.

El 26 de enero, la CTA cambió una política existente para incluir explícitamente a los jóvenes transexuales y no binarios entre los estudiantes que pueden dejar la clase sin el permiso de los padres para recibir servicios de control de la natalidad, abortos y otros servicios similares.

Aunque la política actualizada no incluye explícitamente la “terapia hormonal”, el razonamiento discutido por el comité de derechos civiles de la CTA para hacer el cambio de política indica que ese es el objetivo final.

Los profesores preocupados mostraron a The Epoch Times el cambio de política, que no está disponible públicamente. La portavoz de la CTA, Claudia Briggs, confirmó la información.

La política ahora dice: “La CTA cree que se necesitan clínicas de atención médica integral en las escuelas para brindar servicios de atención y respuesta a los jóvenes. Las clínicas deben proporcionar a los jóvenes bisexuales, transexuales y no bisexuales un acceso igualitario y confidencial a los derechos de toma de decisiones para los estudiantes y sus familias”.

El fundamento de este cambio de política se imprimió en un Informe de la CTA de la Junta Directiva, Comités y Artículos de Nuevos Negocios en junio de 2019.

La justificación dice: “La interpretación actual de la ley del estado de California no permite a los estudiantes trans comenzar una terapia hormonal que confirme la identidad de su género sin el consentimiento de ambos tutores legales, sin embargo, sí permite que los menores de cis reciban hormonas (por ejemplo, control de natalidad) sin la barrera del permiso de los padres.

“Esta falta de equidad en la toma de decisiones obliga a algunos niños a pasar por una pubertad equivocada y puede tener un impacto negativo en la salud mental del niño”.

Foto de archivo de los partidarios de la Asociación de Maestros de California manifestando a favor de que los empleados públicos tengan que pagar cuotas sindicales, frente a la Corte Suprema de los EE.UU. en Washington, D.C., el 11 de enero de 2016 en Washington, DC. (Mark Wilson/Getty Images)

Jenny Hernández, una madre de Santa Ana, dijo a The Epoch Times que le preocupa que las escuelas enseñen a “nuestros hijos que el género es una decisión basada en las emociones”.

“Aunque parece muy pacífico aquí en Estados Unidos,” dijo, ” actualmente hay una guerra en las mentes de nuestros hijos”.

El género en las escuelas

Esta nueva política de la CTA reúne dos leyes anteriores. Una es el Código de Familia 6925, que ha estado en vigor desde los años 90 y que permite a los menores recibir anticonceptivos o abortos sin el consentimiento de los padres. Los estudiantes también pueden dejar las clases por estas razones sin el consentimiento de sus papás.

Actualmente, se han establecido 57 clínicas en las propiedades de las escuelas en Santa Ana, Orange County, solo para facilitar este proceso.

Otra es la AB 1266, aprobada en 2013, que establece que los empleados de las escuelas no pueden informar a los padres sobre la identidad de género de un niño, a menos que el niño dé su consentimiento.

Otra es la AB 1266, aprobada en 2013, que establece que los empleados de las escuelas no pueden informar a los padres sobre la identidad de género de un niño, a menos que el niño dé su consentimiento.

Algunos padres y líderes de la comunidad expresaron su preocupación a la Junta de Educación del Condado de Orange el 5 de febrero sobre la forma en que se está tratando el género en las escuelas.

“A nuestros niños se les está enseñando nuevas definiciones de género”, dijo Shaykh Mustafa Umar, director de educación y divulgación del Instituto Islámico del Condado de Orange. “Como la mayoría de los padres, los musulmanes aman mucho a sus hijos, estamos muy preocupados por lo que nuestros hijos aprenden en la escuela. Cualquier plan de estudios que se enseñe debe tener en cuenta los hechos científicos y los valores familiares”, dijo.

El marco educativo de la Ley de Juventud Saludable de California, publicado el año pasado, permite a los padres optar por que sus hijos no reciban educación sexual. Pero les prohíbe que excluyan a sus hijos de los materiales que tratan sobre el género, la identidad de género, la expresión de género y la orientación sexual.

Según el marco, su objetivo es “Disipar los mitos, romper los estereotipos y vincular a los estudiantes con los recursos puede ayudar a prevenir la intimidación, el daño a sí mismo, los sentimientos de desesperanza y las consideraciones serias de suicidio”.

“Si a alguien le preocupa el acoso y la discriminación, es a la comunidad musulmana”, dijo Umar. “Por lo tanto, lo entendemos totalmente”.

“Pero hay una línea muy clara entre detener y prevenir la intimidación, frente a una ideología que solo va a lavar el cerebro y normalizar un cierto tipo de comportamiento y fomentar un cierto tipo de comportamiento”, dijo. “Son dos cosas totalmente diferentes, y lo que está sucediendo con este currículo, es bastante claro para mí que es lo último lo que está sucediendo”.

El Distrito Escolar Unificado de San Francisco ha liderado el camino en California en lo que respecta a la prestación de servicios de salud reproductiva y la educación en materia de género. Lanzó las primeras clínicas del estado en propiedad escolar y creó una guía de enseñanza sobre la familia y la diversidad de género LGBTQ desde el nivel de jardín de infancia.

Pero, algunos padres son críticos con el material que se está enseñando, aduciendo que va en contra de sus valores familiares.

Stephanie Yates, una madre de Santa Ana y fundadora de Padres Informados de California, está decepcionada con la “dirección que está tomando la educación en California”. Sacó a su hijo del sistema público. En su lugar, lo matriculó en una escuela privada dentro del distrito.

Las oficinas del Distrito Escolar de Santa Ana en Santa Ana, California, el 12 de febrero de 2020. (Jamie Joseph/The Epoch Times)

Además de establecer muchas clínicas escolares o centros de bienestar, el Distrito Escolar de Santa Ana ha tenido una asociación permanente con Planned Parenthood desde 2019, reforzando el acceso de los menores a los servicios de salud reproductiva.

Informar a los padres

Con los muchos cambios en la forma en que se trata el género en las escuelas, algunos padres de Santa Ana—una ciudad principalmente hispana—están preocupados de que la Junta Escolar del Condado de Orange no esté informando a los tutores que no hablan inglés de los cambios.

Mientras que hay servicios limitados de traducción disponibles para las familias que no hablan inglés en el distrito, Umar está haciendo un esfuerzo en su comunidad para informar a los padres sobre el currículo de California y los cambios en la política.

A través de sesiones informativas en el Instituto Islámico del Condado de Orange, el objetivo de Umar es asegurarse de que los padres, a pesar de las barreras del idioma, puedan tomar decisiones fundamentadas sobre la escolarización de sus hijos.

“Enseñar a los niños sobre las identidades sexuales y de género es una responsabilidad muy seria”, dijo Umar. “Va a afectar en qué tipo de personas se convierten, va a afectar su relación con sus padres y va a afectar a la sociedad en su conjunto. Se están produciendo grandes cambios en el currículum, pero no parece que haya mucha transparencia en la forma en que se están tomando estas decisiones”.

***

A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS