Sindicato de policía pide a alcaldesa de Atlanta que se someta a entrenamiento de uso de la fuerza

Por Zachary Stieber
19 de Junio de 2020 6:21 PM Actualizado: 19 de Junio de 2020 6:27 PM

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, debería unirse a la policía para un entrenamiento de fuerza para así intentar frenar el número de llamadas que el departamento de policía de la ciudad está experimentando, dijo un agente del sindicato de la policía a The Epoch Times.

“Si ella simplemente tomara el entrenamiento de fuerza con la policía, experimentara el entrenamiento de fuerza mortal e hiciera el disparo o no disparara, creo que tendría una mejor comprensión de lo que un policía tiene que experimentar”, dijo Steven Gaynor, presidente de la Orden Fraternal de la Policía del Condado de Cobb.

Bottoms, demócrata, no respondió a una solicitud de comentarios.

Durante una entrevista le preguntaron a Gaynor qué se podía hacer para resolver el hecho de que varios agentes de policía de Atlanta se hayan declarado enfermos o hayan faltado al trabajo después de que el exagente Garrett Rolfe fuera acusado de un delito grave de asesinato en el tiroteo de Rayshard Brooks.

El agente de la orden fraternal señaló al activista de los derechos civiles, el reverendo Markel Hutchins, que se unió a los policías de Atlanta hace varios años para el entrenamiento de fuerza. Hutchins dijo a una emisora local que el entrenamiento cambió su forma de pensar sobre los problemas de los disparos policiales.

“El hecho de que me apuntaran con un arma real en tiempo real me sensibilizó de una manera tal que ninguna otra experiencia lo podría hacer, acerca de los rigores a los que se enfrentan los agentes de policía”, dijo.

Servicios mínimos

Una fuente del Departamento de Policía de Atlanta le dijo a Gaynor que el departamento tenía muy poco personal el jueves por la noche, con solo un precinto en servicio.

Además, entre los policías que van a trabajar, algunos tienen dificultad para que algunos respondan a la radio y a las llamadas.

El Departamento de Policía de Atlanta no respondió a una solicitud de comentarios.

El jefe interino Rodney Bryant dijo a The Associated Press que las llamadas por enfermedad comenzaron el miércoles por la noche, después de que el fiscal de Distrito del Condado de Fulton, Paul Howard, anunciara repentinamente 11 cargos contra Rolfe y otros cargos contra Devin Brosnan, quien también estuvo involucrado en el intento de arresto de Brooks.

Bryant no quiso decir cuántos policías han llamado para no ir a trabajar.

“Algunos están enfadados. Algunos están temerosos. Algunos están confundidos con lo que hacemos en este lugar. Algunos pueden sentirse abandonados”, dijo Bryant. “Pero estamos ahí para asegurarles que seguiremos avanzando y superando esto”.

Bryant tomó recientemente la posición más alta del departamento cuando la jefa de policía Erika Shields renunció después de que Brooks fuera asesinado en el estacionamiento de un Wendy’s el 13 de junio.

El departamento dijo el miércoles que estaba “experimentando un número de llamadas para no ir a trabajar más alto de lo habitual para el turno entrante”.

Urgencia al presentar cargos

Los agentes están molestos porque Rolfe fue acusado muy rápido de un crimen que podría llevar a la pena de muerte, dijo Gaynor a The Epoch Times. Howard no esperó a que el Buró de Investigación de Georgia (GBI) terminara su investigación sobre lo ocurrido y hay preguntas sobre si la prisa por acusar a los policías está relacionada con su acalorada carrera por la reelección.

La oficina de Howard no ha respondido a las preguntas de Epoch Times, incluyendo una pregunta sobre si la investigación del buró sobre el fiscal de distrito por supuesta corrupción está relacionada con la paralización del buró.

Los policías quieren “un proceso justo” y “justicia”, dijo Gaynor, acusando a Howard de “manipular” la información “para que se ajuste a sus necesidades”.

Las imágenes de las cámaras de los policías no muestran a Rolfe pateando a Brooks ni a Brosnan pisando el hombro de Brooks, afirmó el policía.

En lugar de usar ese material, mostró imágenes fijas de las imágenes de vigilancia de una cámara del restaurante Wendy’s que estaba más lejos, haciendo más difícil ver lo que pasó.

Gaynor también señaló que cuestionaba la afirmación de Howard de que Brosnan era un testigo cooperador.

Basándose en la evidencia del video que revisó, Gaynor cree que Rolfe no violó la ley. El policía, después de disparar su pistola paralizante a Brooks, que estaba huyendo pero se había vuelto para disparar con una pistola paralizante que le había robado a Brosnan, tomó su pistola de mano y disparó dos veces, tal y como se entrena a los agentes en la academia, dijo Gaynor.

“Lo que van a encontrar, cuando el GBI finalmente complete su investigación… no encontrarán ningún uso excesivo de la fuerza ni ninguna violación”, alegó.

Howard también acusó a Rolfe de múltiples violaciones al juramento de su cargo. Una de ellas es cierta, según admitió Gaynor: a Brooks nunca le dijeron que estaba bajo arresto.

El fiscal de Distrito del Condado de Fulton, Paul L. Howard Jr., señala una foto que se exhibe en el interior de la sala del tribunal mientras anuncia 11 cargos contra el expolicía de Atlanta Garrett Rolfe el 17 de junio de 2020 en Atlanta, Georgia. (Foto de CHANDAN KHANNA/AFP vía Getty Images)

Howard anuncia su decisión

Brooks comenzó a luchar con los agentes cuando intentaron esposarlo. Robó la pistola eléctrica de Brosnan y disparó a Rolfe antes de alejarse del policía. Entonces, ocurrió el fatídico tiroteo.

Howard dijo en una rueda de prensa para anunciar los cargos que la conducta de los policías después de que Brooks fuera disparado “no reflejaba ningún miedo o peligro del Sr. Brooks”.

También dijo que la ley estatal prohíbe el uso de fuerza mortal para detener a un sospechoso que huye, a menos que el policía crea que el sospechoso representa una amenaza inmediata o la muerte o una lesión física grave para ese policía.

“En el momento en que dispararon al Sr. Brooks, no representaba una amenaza inmediata de muerte o de lesiones físicas graves para el agente o los policías”, afirmó Howard.

El GBI dijo más tarde que no estaba al tanto de que el fiscal de distrito iba a anunciar los cargos, y que su investigación independiente está en curso.

Los abogados de Rolfe, en su argumento en contra de los cargos, dijeron que Rolfe fue atacado violentamente y que el policía escuchó un sonido como un disparo justo antes de disparar a Brooks.

Las acciones del exagente estaban justificadas en virtud de la ley estatal, según el abogado, porque el sospechoso representaba una amenaza inmediata de violencia física.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Pedido para desfinanciar a la policía luego de las protestas en EE.UU. | Al descubierto

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.