Sistema de Castas chino da como resultados millones de niños abandonados y huérfanos

02 de Abril de 2015 Actualizado: 02 de Abril de 2015

Cuando Wei Qiang llamó a su casa el 15 de marzo y nadie respondió, no estaba demasiado preocupado. Pero cuando nadie cogió el teléfono tres días más tarde, Wei sabía que algo andaba mal y llamó a sus vecinos para que chequearan en su casa donde su madre de 44 años, e hija de 1 año, vivían solas.

Entonces la tragedia fue descubierta en la casa de Wei en la ciudad de Suzhou, provincia de Anhui al este de China, Wei había muerto y su hija estaba muriendo, informaron los medios estatales Guangdong News el 25 de marzo. Después de atención de emergencia en el hospital la niña vivió.

Como Wei y su esposa, millones de campesinos chinos son trabajadores migrantes que trabajan en las ciudades, dejando atrás a sus hijos en las aldeas rurales al cuidado de sus familiares mayores. Estos niños son llamados los niños “abandonados”, y, de acuerdo con el portavoz del régimen chino Xinhua el 13 de marzo, en la actualidad hay 60 millones de esos niños en China.

Estos niños son vulnerables. En 2014, el 49,2 por ciento de ellos tenía algún tipo de accidente, y las niñas abandonadas fueron víctimas en un 18,6 por ciento de todos los casos de agresión sexual que involucran a mujeres jóvenes, según Xinhua.

Una niña de 12 años, de Guang’an, una ciudad en el este de la provincia de Sichuan, prendió con fuego la casa de un vecino en marzo de 2014, porque pensaba que su madre vendría a casa si ella causaba un alboroto, según Xinhua.

El núcleo del problema radica en el sistema de registro de hogares en China. Un registro oficial identifica a una persona por su nombre, los padres, cónyuge, fecha de nacimiento, y zona de residencia. A uno sólo se le permite vivir en el área registrada.

Wei y otros trabajadores migrantes se enfrentan a un sistema en el que, con el fin de conseguir un empleo, tienen que trasladarse a ciudades donde no tienen estatus legal. En las ciudades los trabajadores migrantes no tienen derecho a los servicios sociales y a sus hijos no se les permite inscribirse en las escuelas. Así, los trabajadores dejan atrás a sus hijos.

Huérfanos de facto

El sistema de registro de hogares creó otro problema social. Según un informe el 23 de marzo en People’s Net, el sitio web estatal bajo el portavoz del partido People’s Daily, hay alrededor de 580.000 “huérfanos de facto” viviendo en China, niños que no reciben la atención adecuada de los padres cuando su único padre está desaparecido, mentalmente enfermo, encarcelado, o severamente discapacitado.

Mientras los huérfanos pueden recibir un salario mensual de las autoridades locales en la provincia de Shaanxi, al noroeste de China, “los huérfanos de facto” no recibirán nada porque no tienen pruebas de que ambos padres están muertos, según Net Popular.

Una encuesta muestra que un 17,7 por ciento de estos huérfanos no oficiales están  de vez en cuando o siempre con hambre, según People’s Net, mientras que el 69,8 por ciento de estos niños huérfanos en la escuela primaria les compran ropa nueva sólo durante el Año Nuevo Lunar chino, o no tienen nada de ropa nueva en un año entero.

Jiang Yuanmin, activista de derechos en China, expresó sus dudas sobre el número de huérfanos “de facto”, publicado por el portavoz del partido, en una entrevista con La Gran Época.

“Hay por lo menos 100 millones de huérfanos de facto en China debido a que hay 300 millones de trabajadores migrantes de las zonas rurales”, dijo Jiang.

Jiang sugirió que el sistema de registro de hogares se debe retirar en primer lugar, con el fin de resolver los problemas con los niños abandonados y los huérfanos de facto.

El registro de los hogares limita la libertad de los chinos porque no pueden viajar libremente. Y el régimen chino adopta un sistema de este tipo, ya que puede controlar mejor a los ciudadanos con la excusa de la estabilidad social”, dijo Li Yexiong, profesor de la Universidad de Guangzhou en la capital de la provincia de Guangdong, en una entrevista con La Gran Época.

“En Europa y Estados Unidos, no hay algo como esto porque los niños siempre se quedan con sus padres”, dijo Li.

Gao Guangjun, un abogado de derechos humanos exiliado que vive en Europa, en una entrevista con La Gran Época, también cuestionó el número de huérfanos de facto dados a conocer por el portavoz del partido, mientras que hace una comparación entre China y Estados Unidos.

“En Estados Unidos, hay una ley que requiere que los padres cuiden de sus hijos”, dijo Gao. “Si ellos no pueden o son incapaces, el gobierno estadounidense intervendrá y cuidara de estos niños. Los niños nunca tendrán hambre y asistirán a la escuela”.

“En China, las leyes relativas a la manutención de niños nunca se aplican plenamente a causa de la corrupción, la ineficacia del estado de derecho, y de las prácticas no democráticas por parte del régimen chino”, añadió Gao.

TE RECOMENDAMOS