Sobredosis de drogas: La epidemia exacerbada por la pandemia

El estrés, el aislamiento y la falta de conexión humana han provocado un aumento de las adicciones y las sobredosis
Por Bowen Xiao
18 de Mayo de 2021
Actualizado: 18 de Mayo de 2021

RICHMOND, Virginia —Jerry Barton perdió a todos los que le rodeaban por culpa de los opioides. Primero, perdió a su hermana. Después, a su novia. Más tarde, perdió a un amigo íntimo por el suicidio derivado de la adicción. Y, en febrero, encontró a su mejor amigo de la infancia muerto por una sobredosis de opioides.

Antes de la pandemia y los cierres, Barton llevaba 21 meses sin consumir drogas. Pero el aislamiento, el estrés y la falta de conexión humana le pasaron factura.

“Era deprimente”, dijo Barton a The Epoch Times dentro de un centro de recuperación proporcionado por  The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro en Virginia. “Me preocupaba mucho —de hecho, me llevó a una recaída”.

No había grupos presenciales de apoyo emocional. Barton participó en algunas reuniones en internet, pero tenían una atmósfera apagada: escondía su verdadero yo. Al estar solo en medio del confinamiento, pensó que podría salirse con la suya.

Fotos de personas que han muerto debido a su adicción a los opioides, en un árbol de The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro, en Richmond, Virginia, el 12 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)
El jardín conmemorativo de The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro, en Richmond, Virginia, el 12 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Eso le llevó pronto a consumir heroína, crack y cocaína. Hacia el final de la recaída, Barton estaba experimentando con metanfetamina y LSD.

Numerosos estudios han revelado un aumento de las sobredosis de drogas este último año. Después del 19 de marzo de 2020, casi el 62 por ciento de los condados participantes experimentaron un aumento en los informes de sobredosis, según ODMAP, un rastreador que proporciona datos de sospechas de sobredosis en tiempo real.

Si se mira más de cerca, hubo un aumento del 18% en los informes de sospechas de sobredosis cuando se comparan las semanas anteriores y posteriores a la implementación de las órdenes de permanencia en el hogar exigidas por el estado. Regina LaBelle, directora interina de la Política Nacional de Control de Drogas, señaló que las drogas sintéticas de fabricación ilícita fueron las responsables de más muertes por sobredosis el año pasado que cualquier otra sustancia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrieron que se produjeron más de 81,000 muertes por sobredosis en Estados Unidos en los 12 meses que terminaron en mayo de 2020, “el mayor número de muertes por sobredosis jamás registrado en un período de 12 meses”, según los datos provisionales publicados en diciembre de 2020. El entonces director del CDC, Robert Redfield, dijo entonces que la pandemia “ha afectado duramente a las personas con trastorno por consumo de sustancias”.

John Shinholser, presidente y cofundador de The McShin Recovery Resource Foundation, que dice estar en recuperación a largo plazo desde 1982, dijo que vio “una explosión” de adictos que recayeron debido a los confinamientos.

“El estrés se convierte en esteroides durante el COVID”, dijo.

John Shinholser, presidente y cofundador de The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro en Richmond, Virginia, el 13 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)
John Shinholser, presidente y cofundador de The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro, habla durante una reunión en Richmond, Virginia, el 12 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“Una cosa que trato de inculcar a la gente es que, cuando descubres que necesitas recuperarte, tienes que recibir el ‘sermón de la paciencia’, porque se tarda entre dos y tres años en reprogramar el cerebro para que haga lo correcto de forma regular”, dijo a The Epoch Times en su oficina.

La mayor parte del fentanilo ilícito en Estados Unidos “se fabrica en laboratorios clandestinos de China y posee fuertes propiedades opiáceas que lo convierten en una atractiva droga de abuso”, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

“Ni siquiera se puede hacer un buen posteo de Facebook en China, pero conducen toneladas de fentanilo a este país”, dijo Shinholser.

Luchando contra el dolor

Chris Berry llevaba luchando contra la adicción desde muy joven. Su padre era alcohólico y su madre drogadicta. Durante sus años escolares, jugó al baloncesto de forma competitiva hasta que sufrió una importante lesión de rodilla. Se le recetó una medicación para el dolor a base de opiáceos, que le sirvió de puerta de entrada a su adicción.

Berry se trasladó al centro de recuperación de McShin en febrero, después de que dos tipos lo asaltaran y golpearan por 26 dólares, acabaron rompiéndole la nariz. A pesar de su imagen de tipo duro, Berry dijo que en realidad tenía muchos miedos, y que recurría a productos químicos para enmascararlos.

“En ese proceso, perdí quién era al convertirme en tantas personas diferentes y ponerme tantas máscaras distintas”, dijo a The Epoch Times. “El auténtico yo se camufló tan bien que no pude encontrarlo”.

La adicción a las drogas “ha sido mi pandemia durante 30 años”, dijo, y añadió que la adicción es un problema oculto que afecta a muchos.

“Hay prótesis cuando se amputa un miembro. Pero cuando te asesinan el espíritu, no hay prótesis para eso”, dijo. “Es difícil porque no puedes detectarlo tan fácilmente a simple vista desde la distancia”.

Berry dijo que las reuniones de Zoom durante los confinamientos no le ayudaron.

“No conecto de esa manera. Necesito abrazar a la gente, necesito saber que estamos contactando”, dijo. “No sé si podría haberme desintoxicado como recién llegado durante esta pandemia”.

Más del 13% de los participantes en una encuesta de los CDC realizada en agosto afirmaron haber “iniciado o aumentado el consumo de sustancias para hacer frente al estrés o a las emociones relacionadas con el COVID-19”.

Jerry Barton en The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro en Richmond, Virginia, el 12 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)
Personas durante una reunión con John Shinholser, presidente y cofundador de The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro, en Richmond, Virginia, el 12 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Y un informe publicado en septiembre en la red JAMA que analizaba los resultados de las pruebas de drogas en orina de 150,000 pacientes encontró una tendencia preocupante: las poblaciones diagnosticadas con trastornos por consumo de sustancias o en riesgo de padecerlos “aumentaron significativamente para la cocaína ilícita, el fentanilo, la heroína y la metanfetamina desde los 4 meses anteriores a la declaración de emergencia del COVID-19 hasta los 4 meses posteriores a la declaración del COVID-19”.

Berry se derrumbó repetidamente a lo largo de la entrevista al recordar sus recuperaciones y recaídas a lo largo de su vida. Una de sus peores crisis de adicción fue cuando encontró a su madre muerta en 2017. Recayó en 30 minutos y tomó un montón de sus pastillas para el dolor mientras esperaba a la policía.

Berry dijo que la fe le ayudó a sobrevivir hasta donde está ahora, a los 46 años.

Dos días después de que The Epoch Times hablara con él, los miembros del personal de McShin dijeron que Berry fue encontrado en la ducha con una posible sobredosis. Fue trasladado al hospital y conectado a un respirador. En la mañana del 17 de mayo, seguía sin responder.

En un mensaje, Shinholser dijo que podría llevar días averiguar la causa del incidente. Especuló que Berry tomó algo con fentanilo, o que podría haber sido un ataque cardíaco natural, ya que sufría múltiples problemas de salud. Shinholser dijo que si Berry falleciera y se confirmara que fue una sobredosis, sería la segunda muerte por sobredosis que ocurre en un centro de recuperación en los 17 años de historia del centro.

La recesión económica causada por los cierres estatales también fue un factor. Durante la pandemia, los adultos de los hogares con pérdida de empleo o ingresos más bajos reportaron “tasas más altas de síntomas de enfermedades mentales que aquellos sin pérdida de empleo o ingresos” (53 por ciento frente al 32 por ciento), según la KFF (Kaiser Family Foundation), una organización sin ánimo de lucro que se centra en cuestiones de salud nacional.

Al igual que Berry, Barton se enganchó a los opioides desde muy joven por circunstancias ajenas a su voluntad. Tuvo escoliosis en la escuela secundaria y se le recetaron analgésicos a base de opiáceos. Más tarde, se deshizo de su adicción y se convirtió en mecánico durante 24 años, hasta que desarrolló una enfermedad discal degenerativa que requería una fuerte medicación para el dolor, despertando de nuevo la adicción.

Cuando las medidas de encierro empezaron a relajarse este año, Barton empezó a buscar ayuda de forma más proactiva. Ahora es líder de la casa en su residencia de recuperación, un lugar en el que los adictos en recuperación tienen acceso al centro McShin y a sus actividades, así como a una estructura y responsabilidad dentro de la casa.

Conexión humana

Mientras Shinholser daba una vuelta por el centro y describía los numerosos programas que ofrecía, algunos adictos en recuperación se acercaban a saludar. A menudo mencionaban que el estilo personal, la autenticidad y el humor de Shinholser les ayudaban a quedarse.

Los entrevistados por The Epoch Times dijeron que Shinholser y otros miembros del personal de la fundación les salvaron la vida al ofrecerles un grupo de apoyo sin prejuicios y alguien en quien podían confiar.

Monique Runge en la The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro en Richmond, Virginia, el 12 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)
John Shinholser, presidente y cofundador de The McShin Foundation, una organización comunitaria de recuperación sin ánimo de lucro, abraza a una mujer en Richmond, Virginia, el 13 de mayo de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

En una sesión de grupo que dirigía Shinholser, el ambiente era relajado y los asistentes participaban en el debate. Según los datos de 2017 a 2020, más del 68% de los exalumnos de McShin “seguían participando en la recuperación” después de salir, y más del 65% estaban empleados.

“Estas personas, son ángeles”, dijo Berry, refiriéndose a los miembros del personal de McShin. “Tienes que tener algo especial dentro de ti para sobrevivir a la adicción, y luego estar dispuesto a volver para ayudar a otra persona a salir de ella”.

Muchos de los miembros del personal de McShin son exdrogadictos.

Monique Runge se unió para librarse de su adicción al alcohol, un problema que comenzó en la preparatoria. Runge dijo a The Epoch Times que era tan adicta que tenía que tomar un trago cada pocas horas, incluso mientras dormía. De lo contrario, su cuerpo temblaba y se sentía mal.

Al igual que otros, su adicción empeoró durante los cierres de la pandemia, ya que estaba aislada en casa. Solo se aventuró a comprar alcohol, gastando unos 400 dólares a la semana.

Al principio, Runge se mostraba recelosa de vivir en los centros de recuperación, pero tras reunirse con Shinholser y otros miembros del personal, sus temores se disiparon. Ahora trabaja en la recepción de McShin.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Siga a Bowen en Parler: @BowenXiao


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS