Sobreviviente de COVID-19 dice que recitar estas palabras le ayudó a recuperarse

Sola, y temiendo que muriera sin poder llamar por ayuda, Osnat Gad estaba lista para intentar cualquier cosa.
Por Catherine Yang
08 de Junio de 2020
Actualizado: 18 de Noviembre de 2020

A principios de marzo, todos hablaban del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), un nuevo coronavirus de la ciudad de Wuhan, ubicada al centro de China. Aún no se hablaba de distanciamiento social, pero había una sensación incierta en el aire que rodeaba al virus y lo que debía hacerse.

Osnat Gad, residente de Long Island , sufrió los síntomas de COVID-19 durante más de un mes. Ella recibió la visita de algunos miembros de su familia de Manhattan y se fueron de excursión. Una semana después de la visita, comenzó a sentirse increíblemente enferma.

El primer síntoma extraño que notó fue perder el sentido del gusto y el olfato. En ese momento, no se sabía ampliamente que el virus del PCCh causa que algunos pierdan esos sentidos mientras están enfermos.

Dos días después, ni siquiera podía levantarse de la cama. Gad tuvo la sensación de que había contraído el virus.

Al día siguiente, sintiéndose aún peor, Gad solicitó atención al servicio de emergencias para explicar su situación y preguntó si era seguro para ella ingresar. Como ni sabía lo suficiente sobre el virus, no estaba segura de si pondría a otros en peligro al hacerlo. Le dijeron que lo hiciera.

Allí, Gad dio negativo para la gripe estacional y le dijeron que se fuera a casa, se pusiera en cuarentena durante dos semanas y tomara Tylenol cada cuatro horas. Esto fue antes de que su hospital local incluso le hiciera pruebas de COVID-19, aunque su médico y enfermeras dijeron que sus síntomas mostraban que era probable que lo tuviera. Se le aconsejó que se quedara en casa porque incluso si llegaba al hospital, era poco probable que pudieran hacer más para ayudar.

Gad realizó un seguimiento de sus niveles de oxígeno y temperatura, que se mantuvieron en niveles normales. Después de una semana, pensó que había mejorado. Entonces, un día, se levantó para lavar la ropa y recibió un “segundo ataque”.

“No podía moverme”, dijo Gad. Después de un tiempo, se recuperó y tuvo una videoconferencia con su médico, quien le dijo que había otros pacientes con COVID-19 que también tuvieron un segundo ataque después de una semana de retroceso de los síntomas. El médico nuevamente le aconsejó que se quedara en casa y siguiera tomando Tylenol.

Ella se sintió profundamente sola. Aislada en casa sin nadie para acompañarla más que el sonido de su propio aliento. Gad se dio cuenta que, si dejaba de respirar por completo, ni siquiera podría pedir ayuda. No había nadie que pudiera llamar por ella.

Si iba a sobrevivir, tendría que hacerlo sola. A medida que avanzaban las semanas de enfermedad, su frustración dio paso a la furia. Sentía que nunca iba a mejorar.

“También soy una sobreviviente de cáncer, he tenido una afección cardíaca y muchas gripes, enfermedades. He tenido operaciones”, dijo. “Esto no fue así en absoluto”.

Este ataque fue mucho peor que el primero. “Ni siquiera podía respirar”, dijo.

Aprendiendo a respirar

Los días y las semanas se nublaron a mediados de marzo a fines de abril. Hubo momentos en que no podía moverse en absoluto.

“El dolor era insoportable”, dijo Gad. “El miedo a no poder respirar es tremendo, es un miedo terrible”.

Ella llamó a sus amigos para pedirles consejos. Algunos le aconsejaron respirar vapor. Nada funcionó. Entonces, una de sus amigas, Anna, le dijo algo en chino, y la cabeza de Gad estaba tan borrosa que no pudo escuchar ni recordar la explicación.

Cortesía de Osnat Gad.

Anna le dijo que repitiera estas palabras: “Falun Dafa Hao. Zhen Shan Ren Hao”.

¿Qué tenía que perder? Gad dijo las palabras y sintió que el oxígeno volvía a entrar en su sistema.

“Estaba muy indefensa y enferma. Confié en que mi amiga Anna tenía su mejor interés en su corazón. Sé que ella se preocupa por mí y quería que sanara. Su pasión y fuerza fue la razón por la que comencé a recitar [esas palabras]”, dijo.

Gad que fue criada como judía ortodoxa, había rezado muchas veces en su vida y tenía esta presión para asegurarse de decir las palabras con mucha precisión como le habían enseñado a hacerlo con la oración hebrea. Pero cuando dijo las palabras, no las sentía como una adoración, sino casi como una autoayuda, dijo. Ella no estaba pidiendo a un poder superior que la rescatara, sino tratando de curarse a sí misma de adentro hacia afuera.

“Bueno, lo que aprendí es que el mantra en realidad te permite respirar correctamente. Después de cada palabra, debes detenerte y recuperar el aliento”, dijo Gad, demostrando las palabras y lo natural que fue respirar después de cada una. Gad dijo que era como si estas palabras le enseñaran a su cuerpo a respirar de nuevo, y cuanto más las decía, mejor se sentía. Ella comenzaba sus mañanas con las palabras y las decía antes de quedarse dormida. El efecto había sido inmediato, pero ella quería seguir diciendo las palabras.

Las palabras están formadas por nueve caracteres en chino que se traducen como “Falun Dafa es bueno. Verdad, Benevolencia y Tolerancia son buenas”.

“Tengo que estar muy agradecida con Falun Dafa”, dijo Gad. “Puedo decir que me salvó. Me enseñó a respirar”.

Después de lo que pareció un milagro, Gad tuvo que saber qué era exactamente Falun Dafa. Así que llamó a Anna, con deseos de investigar sobre esta práctica espiritual más a fondo.

La cultura tradicional china tiene una larga historia de sistemas de “autocultivación”, o prácticas de mente y cuerpo. Falun Dafa es una práctica espiritual que se introdujo al público en China en la década de 1990, promueve ejercicios suaves, meditación y vivir según los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia para superarse a sí mismo.

Gad se dio cuenta y sintió que decir esas palabras como un mantra era una forma de “autoayuda” y meditación.

“[Decir esto] cambió completamente mis niveles de energía. No sé si está asociado o no, no soy médico, pero sé que esto me salvó, porque aprendí a respirar diciendo el mantra, ¿entiendes lo que digo? Fue increíble”, dijo.

“[El COVID-19] se quedó conmigo más de un mes, tal vez seis semanas. Si no respiraba, tal vez no podría mejorar”.

Cuando empezó a investigar sobre Falun Dafa, Gad llamó a un número local para obtener más información y espera aprender los ejercicios y la meditación de movimientos suaves que conforman la práctica.

“Estoy leyendo sobre la fuerza interior que tenemos dentro de nosotros, y solo depende de nosotros usarla siendo buenos humanos”, dijo Gad. “Espero poder estudiarlo profundamente”.

Gad continuó diciendo las frases todo los días y, poco después, decidió comenzar a practicar Falun Dafa: “Estoy extremadamente feliz de practicar e incorporar Falun Dafa a mi vida”, dijo.”Me ha mostrado una nueva manera de ver la vida”.

Con información de Sarah Lu y Shiwen Rong.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS