Sorprendente estrategia de caimanes para sobrevivir el invierno en pantanos congelados

Por Simon Veazey - La Gran Época
25 de Enero de 2019 Actualizado: 25 de Enero de 2019

Caimanes en un pantano de Carolina del Norte fueron filmados una vez más dejando que sus hocicos se congelen por encima del agua mientras sus cuerpos permanecen sumergidos por debajo del punto de congelación.

El año pasado, los caimanes en el parque del pantano mostraron el mismo comportamiento, despertando interés en todo el mundo con esta estrategia de supervivencia invernal raramente vista, que les permite seguir respirando durante días en el hielo.

Los caimanes por lo general se encuentran en el calor húmedo de los Everglades y los estados del sur, donde los pantanos congelados son raros y donde no necesitan habilidades para sobrevivir en climas fríos.

Pero el parque y santuario de 65 acres del pantano del río Shallotte está cerca del borde norte del hábitat del caimán en Carolina del Norte.

Cabeza de un caimán asomándose sobre el hielo. (George Howard/ The Swamp Park,/Ocean Isle Beach N.C.)

 

Este año, cuando la temperatura descendió hacia cero, se unieron más caimanes, 18 permitieron que sus narices quedaran atrapadas mientras se formaba el hielo, dijo el gerente del parque, George Howard, quien filmó el comportamiento.

“Todos nuestros caimanes aquí en hielo”, dice Howard en el video. “Dieciocho caimanes americanos piensan en el futuro, mientras asoman sus hocicos por el hilo”.

Se cree que los caimanes sienten que el agua se está convirtiendo en hielo.

Hocico de un caimán asomándose sobre el hielo en The Swamp Park, Carolina del Norte. (George Howard/The Swamp Park/Ocean Isle Beach N)

 

Este comportamiento fue visto por primera vez el año pasado en un parque de animales, dijo Howard al Charlotte Observer.

El agua se descongeló después de varios días y los animales no parecieron sufrir lesiones ni efectos adversos.

El año pasado, el personal descubrió que los caimanes no reaccionan cuando se les perturba en su estado de congelación. Howard dijo que es porque están tratando de conservar energía.

Hocico de un aimán somándose sobre el hielo en The Swamp Park, Carolina del Norte. (George Howard/The Swamp Park/Ocean Isle Beach N.C.)

 

Cuestión de Brumación

Según el Charlotte Observer, el comportamiento de estos rompehielos refuta la teoría de larga data de que son las temperaturas frías las que impiden que los caimanes se esparzan más hacia el norte.

Los reptiles afrontan el invierno desacelerándose en un proceso llamado brumación.

“Cuando los caimanes bruman, su ritmo metabólico se ralentiza y se vuelven letárgicos”, según el sitio web del Acuario de Carolina del Sur. “Dejan de comer y crean agujeros en el barro para calentarse y abrigarse. En los días más cálidos del invierno, los caimanes emergen para tomar el sol”.

Los reptiles son de sangre fría, lo que significa que su temperatura corporal no necesita permanecer a una temperatura constante más alta, como las aves y los mamíferos. En cambio, su temperatura corporal puede subir o bajar con la del medio ambiente sin efectos adversos, dentro de ciertos límites.

Sin embargo, a temperaturas más bajas, el metabolismo se ralentiza, por lo que a diferencia de los animales de sangre caliente, los animales de sangre fría se vuelven letárgicos con la caída de la temperatura.

Los reptiles pueden absorber el calor de su entorno, aumentando el metabolismo y la actividad, a través de ciertas características físicas.

 

Caimán en un estanque en los Everglades de Florida, el 5 de agosto de 2010. (Joe Raedle/Getty Images)

 

El típico dorso rugoso del caimán es precisamente una de estas características. Las prominentes crestas óseas, llamadas escudos, están llenas de vasos sanguíneos que absorben el calor del sol y lo transfieren al resto del cuerpo.

Los caimanes americanos viven en ríos, lagos, pantanos y marismas de agua dulce del sureste de los Estados Unidos, principalmente en Florida y Louisiana, según National Geographic.

Los machos miden en promedio entre 3 y 5 metros de largo y pueden pesar cerca de 450 kilogramos.

Se cree que hay alrededor de 5 millones de caimanes en Estados Unidos, según Defenders of Wildlife, con 1,25 millones en Florida.

TE RECOMENDAMOS