Supermercado suspende productos de China luego de encontrar mensaje de auxilio en tarjeta navideña

Por Pachi Valencia
22 de Diciembre de 2019
Actualizado: 23 de Diciembre de 2019

Un supermercado británico suspendió su producción en una fábrica de China luego de que una niña encontrara un mensaje de socorro dentro de una tarjeta de Navidad de un prisionero extranjero que aducía ser víctima de trabajo forzado.

Florence Widdicombe, de 6 años, encontró un mensaje de un presunto recluso de la prisión de Qingpu, Shanghai, luego de comprar una tarjeta de Navidad el fin de semana pasado en el supermercado Tesco, según el Sunday Times.

Una representante de Tesco, el supermercado más grande del Reino Unido, dijo que estaban “conmocionados” por la noticia y que “suspenderán inmediatamente la producción en la fábrica donde se producen estas tarjetas”, según Reuters.

Según el Sunday Times, la tarjeta de Navidad contenía el siguiente mensaje: “Somos prisioneros extranjeros en la prisión Qingpu en Shangai, China. Somos obligados a trabajar en contra de nuestra voluntad. Por favor, ayúdanos y notifique a la organización de derechos humanos. Usa el enlace para contactar al Sr. Peter Humphrey”.

El padre de Florence, Ben Widdicombe, encontró a Humphrey a través de LinkedIn y descubrió que era un experiodista británico.

En 2014, Humphrey y su esposa Yu Yingzeng, ciudadana estadounidense, fueron detenidos en China por obtener ilegalmente datos privados de ciudadanos chinos y vender esa información a sus clientes. La pareja fue liberada en junio de 2015 luego de presión diplomática y salieron de China.

Humphrey dijo que no conocía las identidades de los prisioneros que escribieron la nota en la tarjeta, pero que “no tenía dudas de que son prisioneros Qingpu que me conocieron antes de mi liberación en junio de 2015 de la prisión suburbana donde pasé 23 meses”, escribió en el Sunday Times.

Tesco dijo que las tarjetas navideñas fueron fabricadas en Zheijiang Yunguang, que está a unos 60 kilómetros de la prisión Qingpu de Shanghai.

Así mismo, la portavoz del supermercado agregó que ya se inició una investigación. “Si se encuentran pruebas, eliminaremos la lista del proveedor de forma permanente”, declaró.

Carta de auxilio encontrada en decoración de Halloween

En 2012, una mujer estadounidense encontró una carta escrita a mano dentro de un kit de decoración de Halloween que compró en Kmart. La carta era de un hombre detenido en el notorio campo de trabajo forzado de Masanjia en la ciudad de Shenyang, al norte de China, quien hacía una petición de ayuda.

“Por favor, reenvíen amablemente esta carta a la Organización Mundial de Derechos Humanos [sic]”, comenzó.

La persona describió condiciones duras: días de trabajo de 15 horas sin descanso los fines de semana o días festivos, tortura y abuso verbal.

El escritor de la carta fue Sun Yi, un prisionero de conciencia del régimen chino detenido en Masanjia, quien a menudo escondía cartas en las decoraciones de Halloween que se veía obligado a elaborar y empaquetar.

Sun Yi era ingeniero y trabajaba en Beijing. Pero debido a que era practicante de una antigua disciplina espiritual conocida como Falun Dafa o Falun Gong, fue perseguido por parte de las autoridades policiales debido a sus creencias.

Desde julio de 1999, el régimen chino ha perseguido a millones de practicantes inocentes de esta disciplina pacífica en todo el país con arrestos ilegales, encarcelamiento y tortura, según el Centro de Información de Falun Dafa, la oficina de prensa de Falun Dafa.

Sun fue detenido en centros de lavado de cerebro, centros de detención y campo de trabajo un total de ocho veces debido a su fe. Cuando Keith descubrió la carta, Sun ya había sido liberado del campo de trabajo. Pero Sun continuó siendo acosado por la policía, lo que hizo que su esposa se preocupara constantemente por su seguridad.

En diciembre de 2016, Sun huyó con éxito a Indonesia. En marzo del año siguiente, se reunió con Keith en dicho país donde pudo agradecerle por dar a conocer su historia ante los medios de comunicación, lo que ayudó a exponer los abusos cometidos en Mansanjia.

Sin embargo, pocos días antes de cumplir 51 años, el 1 de octubre, Sun Yi falleció en un hospital en Bali, Indonesia. El hospital dijo que murió de insuficiencia renal. Sin embargo, su familia dijo que nunca tuvo problemas de salud renal. Afirmaron que el hospital no dio detalles concretos sobre su muerte y se apresuraron a incinerar su cuerpo. Ante las extrañas circunstancias de su muerte, la familia sintió preocupación ante la posibilidad de juego sucio.

Annie Wu contribuyó con este informe.

A continuación

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS