Supuesta relación entre la fluoración del agua y el cáncer: Los ensayos dieron resultados contradictorios

Por Christy Prais
04 de Septiembre de 2023 7:45 PM Actualizado: 04 de Septiembre de 2023 7:45 PM

Décadas de disputas legales y debates científicos han envuelto la práctica de la fluoración del agua en la controversia.

Hace más de 40 años, jueces veteranos de tres estados dictaron sentencias históricas contra la fluoración del agua, por considerar que contribuía al cáncer y otras enfermedades. A pesar de los veredictos históricos, los tribunales de apelación intervinieron rápidamente, anulando las decisiones y permitiendo que continuara la fluoración, lo que suscitó preocupaciones críticas sobre los riesgos potenciales no resueltos.

Ahora que la Red de Acción contra el Fluoruro ha interpuesto una demanda contra la Agencia de Protección Medioambiental de EE. UU. (EPA, por sus siglas en inglés) para prohibir el fluoruro en el suministro de agua de todo el país, persiste la pregunta clave: ¿Se repetirá la historia?

Conclusiones judiciales históricas

Los juicios se desarrollaron, empezando en Pensilvania en 1978, luego en Illinois en 1980 y terminando en Texas en 1982.

Al frente de estos casos estaba el abogado John Remington Graham, con décadas de experiencia en derecho constitucional, medioambiental y penal. Fue el abogado de los demandantes.

La crónica de estos monumentales enfrentamientos judiciales se documentó en un artículo publicado en 1999 en el Journal of Land Use and Environmental Law, escrito por el Sr. Graham y Pierre-Jean Morin, doctor en medicina experimental y asesor científico en el litigio de Texas. Los juicios también se detallan en el capítulo sobre medicina forense de su libro “Fluoridation: Autopsy of a Scientific Error“.

Las demandas pretendían conseguir el reconocimiento judicial de las repercusiones adversas derivadas de la fluoración del agua. Entre los efectos alegados había preocupaciones como la proliferación del cáncer, daños genéticos, reacciones de intolerancia, toxicidad crónica y supuestas violaciones de los derechos constitucionales.

A pesar de ganar cada caso en el juicio, el resultado final era inevitable, dijo el Sr. Graham a The Epoch Times.

“Mirándolo ahora en retrospectiva, puedo ver que la razón por la que no pudimos ir más lejos fue porque estábamos diciendo algo que era políticamente imposible”, dijo. “Estábamos diciendo y demostrando que la fluoración provoca cáncer”.

Pensilvania 1978: Aitkenhead contra el municipio de West View

En 1978, los demandantes interpusieron una demanda para bloquear la fluoración prevista del suministro de agua en West View, Pensilvania, argumentando que suponía un riesgo para la salud pública.

Dean Burk, que se jubiló en 1974 como jefe de la sección de citoquímica del Instituto Nacional del Cáncer y cuya carrera allí se prolongó durante 35 años, presentó el trabajo científico.

Su estudio comparó las tasas de cáncer durante 30 años en 10 de las mayores ciudades con agua fluorada frente a 10 de las mayores ciudades con agua no fluorada.

“La fluoración artificial parece causar o inducir unas 20-30 muertes por cáncer en exceso por cada 100,000 personas expuestas al año al cabo de unos 15-20 años”, según las conclusiones.

La extrapolación a 130 millones de estadounidenses que beben agua fluorada significa que pueden atribuirse a la fluoración más de 40,000 muertes anuales por exceso de cáncer, señalaba el artículo de la revista jurídica de 1999.

Las conclusiones de Burk fueron impugnadas posteriormente, lo que enturbió las aguas sobre la relación del flúor con el cáncer. Sin embargo, durante el juicio, incluso un experto clave para la defensa se mostró dubitativo sobre la fluoración del agua.

Ese testigo, Daniel Taves, se negó a recomendar la fluoración basándose en los datos presentados, señalando que necesitaba más información.

Tras extensas declaraciones de expertos a lo largo de cinco meses, el juez John Flaherty dictó una orden preliminar para detener la fluoración debido a las pruebas que la relacionaban con un aumento de la mortalidad por cáncer.

Sin embargo, su jurisdicción se vio limitada en apelación, denegando una revisión judicial ulterior, ya que el tribunal consideró que el caso era un asunto de agencia administrativa del que debía ocuparse el Departamento de Recursos Medioambientales.

Aunque el tribunal de apelación reconoció la validez de la conclusión del juez de que el flúor era responsable de causar cáncer, también concluyó que el juez carecía de jurisdicción para seguir adelante y que la jurisdicción exclusiva correspondía a la agencia administrativa”, dijo el Sr. Graham.

Illinois 1980: Comité de Agua Pura de Illinois, Inc. contra el director de Salud Pública

El caso se juzgó de abril a junio de 1980 ante el juez Ronald Niemann.

La defensa presentó a un epidemiólogo estatal que argumentó que el trabajo del experto de los demandantes, Burk, que relacionaba la fluoración y el cáncer, no era válido.

El epidemiólogo afirmó que era necesario añadir ajustes por factores demográficos, que eliminarían la asociación con el cáncer, pero no proporcionó cifras que respaldaran sus proyecciones, según el artículo de 1999 del Journal of Land Use and Environmental Law.

Tras el juicio de tres meses, el juez Niemann dictaminó que la ley de fluoración obligatoria exponía al público a riesgos sanitarios inciertos, no era razonable y violaba las garantías procesales.

“Este expediente carece de estudios epidemiológicos científicos creíbles y acreditados y/o de análisis de datos estadísticos que respalden la determinación de la Legislatura de Illinois de que la fluoración del agua es un medio seguro y eficaz de promover la salud pública”, declaró entonces.

El juez Niemann dictó una orden judicial permanente contra la fluoración en Illinois en febrero de 1982.

Sin embargo, tras la apelación, la Corte Suprema de Illinois revocó su sentencia citando interpretaciones amplias del poder policial: la autoridad del gobierno estatal para regular el bienestar público, incluida la seguridad y la salud.

A diferencia del caso anterior de Pensilvania, en el que el tribunal de apelación confirmó las conclusiones, aquí, el tribunal superior no estuvo de acuerdo.

El juez Niemann encontró suficientes pruebas iniciales que sugerían un riesgo de fluoración, aunque fuera incierto, según el artículo de 1999. Pero la Corte Suprema de Illinois dijo que sólo demostró que la cuestión de la seguridad de la fluoración era “discutible”, no una acción gubernamental irrazonable. Así pues, el tribunal anuló la orden judicial.

Texas 1982: Fundación Agua Segura de Texas contra la Ciudad de Houston

El último litigio del Sr. Graham para eliminar el flúor del suministro de agua de un estado se llevó a juicio en enero de 1982 ante el juez Anthony Farris en Texas.

La demanda pretendía declarar inconstitucionales las ordenanzas de fluoración de Houston y prohibir su aplicación. A diferencia de casos anteriores centrados en el cáncer, en este caso había pruebas más amplias de los efectos del flúor en la salud.

Tras el juicio, los demandantes alegaron que habían demostrado un grave perjuicio para la salud pública, que justificaba una orden judicial. La defensa afirmó que existía un debate razonable y pidió la desestimación. El juez Farris denegó la petición de mandamiento judicial permanente porque los demandantes no aportaron pruebas abrumadoras de que la fluoración afectara a la salud pública, según el artículo de la revista jurídica de 1999.

Los demandantes solicitaron inmediatamente un nuevo juicio, que comenzó en abril de 1982. Tras escuchar nuevas pruebas, el juez Farris concluyó que la fluoración podía causar o contribuir al cáncer, daños genéticos, reacciones de intolerancia, toxicidad crónica, moteado dental y otros daños.

Sin embargo, el caso fue recurrido. El tribunal de apelación consideró que las pruebas demostraban que la fluoración sería perjudicial, pero que dicha prueba de perjuicio era insuficiente para detener un ejercicio del poder policial.

“Los tribunales de apelación fueron irracionales”, dijo el Sr. Graham. “Admitieron que demostramos que la fluoración provoca cáncer, pero nos denegaron la reparación”, añadió.

Audiencia en el Congreso en 1977

En una audiencia celebrada en 1977 en el Congreso, Burk presentó sus conclusiones que relacionaban la fluoración con el cáncer. Poco después, su trabajo fue atacado por el Instituto Nacional del Cáncer, donde había trabajado durante mucho tiempo.

El gobierno omitió datos disponibles al ajustar el estudio de Burk a la demografía, dijo el Sr. Graham. “Cuando se incluyeron todos los datos disponibles y pertinentes, existía una enorme asociación entre la fluoración del agua y el cáncer humano”, añadió.

En lugar de aportar pruebas convincentes, los partidarios de la fluoración a menudo intentaban desacreditar a los que se oponían a ella, señaló el Sr. Graham.

Audiencia del Senado en 2000

Décadas después de que concluyera el último de los tres juicios, su importancia fue destacada en un testimonio ante el Senado de EE. UU. en 2000 por J. William Hirzy, doctor (pdf) en química y vicepresidente primero del Sindicato Nacional de Empleados del Tesoro.

En representación del personal de la EPA, incluidos los científicos que analizan la exposición y los datos económicos, el Sr. Hirzy pidió que el Congreso convocara un comité selecto conjunto para celebrar audiencias sobre la fluoración del agua. Instó a que se revisara un bioensayo sobre el cáncer provocado por el flúor, señalando su preocupación por los cambios en los resultados que rebajan las pruebas de carcinogenicidad. Abogó por estudios epidemiológicos sobre la relación del flúor con los trastornos del desarrollo, dada la sobreexposición infantil al flúor.

El Sr. Hirzy también abogó por una moratoria nacional de la fluoración, a la espera de nuevas investigaciones. “En 1997 votamos en contra de la fluoración, y nuestra oposición se ha ido reforzando a medida que se han ido obteniendo más datos sobre esta práctica”, dijo al subcomité.

El Sr. Hirzy también solicitó el testimonio del Sr. Graham, de científicos, de funcionarios de la EPA y de los jueces que presidieron casos clave de fluoración para arrojar luz sobre la política.

En aquel momento, el Congreso no actuó, y los organismos gubernamentales han seguido promoviendo y recomendando programas de fluoración del agua en todo Estados Unidos.

En la actualidad, el Programa Nacional de Toxicología de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) está elaborando un informe (pdf) que relaciona la fluoración del agua con efectos en el neurodesarrollo infantil. Se publicó un borrador del informe en respuesta a una orden judicial en el juicio de la Red de Acción contra el Fluoruro (pdf).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.