Susan Collins trabaja con grupo de senadores republicanos para permitir testigos en el impeachment

Por Zachary Stieber
10 de Enero de 2020 Actualizado: 10 de Enero de 2020

La senadora Susan Collins (R-Maine) dijo que está trabajando con un “pequeño grupo” de senadores republicanos para permitir que haya testigos durante el próximo juicio de impeachment del Senado.

Los demócratas de la Cámara de Representantes impugnaron al presidente republicano Donald Trump el 18 de diciembre de 2019, pero aún no han enviado los artículos de impeachment al Senado, lo que impide que el juicio comience. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), dijo el viernes que los artículos podrían ser enviados la próxima semana.

También el viernes, Collins dijo a los periodistas que trabajó toda la semana en Maine con un “grupo bastante pequeño” de senadores republicanos, y otros partidarios, para tratar de asegurarse que tanto los representantes del impeachment de la Cámara como los representantes de Trump puedan llamar a testigos durante el próximo juicio.

“Debemos estar completamente abiertos a llamar testigos” dijo a los reporteros, según el Bangor Daily News. “Tengo la esperanza de que podamos llegar a un acuerdo sobre cómo proceder con el juicio que permita la oportunidad tanto para la Cámara como para el abogado del presidente si así lo deciden”.

Collins se negó a declarar el tamaño del grupo con el que está trabajando.

Los republicanos del Senado rechazaron en gran medida los esfuerzos del impeachment y condenar a Trump tanto por los cargos de obstrucción del Congreso como por abuso del cargo requeriría un voto por supermayoría, lo que se considera poco probable en el organismo, donde el Partido Republicano tiene una mayoría de 53 a 47. Es más probable que se apruebe una votación para permitir testigos, aunque el momento de esa votación ha dividido a los partidos mayoritarios y minoritarios.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), ha dicho repetidamente que quiere seguir lo que el Senado hizo durante el juicio del presidente Bill Clinton en 1999. Un voto inicial estableció las pautas para la fiscalía y la defensa, mientras que un voto sobre los testigos no tuvo lugar hasta después de que cada parte presentara su caso.

El Líder de la Mayoría del Senado de los Estados Unidos, el Senador Mitch McConnell (R-KY) se va después de una reunión con el Secretario de Estado Mike Pompeo, el 6 de enero de 2020 en el Capitolio en Washington, DC. (Alex Wong/Getty Images)

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-Calif.), viene presionado para que se incluya el asunto de los testigos en la votación inicial.

McConnell dijo a los periodistas el 7 de enero que reunió por lo menos 51 votos a favor de las reglas de la era Clinton. Enfatizó que no necesariamente estaba descartando a los testigos, sino que dejaba el asunto para más adelante en el juicio. El anuncio se hizo después que Collins y su colega, la senadora Lisa Murkowski (R-Alaska), dijeran que apoyaban el plan de McConnell.

“Cada uno de nosotros hará un juramento, un juramento que me tomo muy en serio, de hacer justicia imparcial”, declaró.

Collins señaló a un legislador de cada lado: McConnell, quien dijo que estaba coordinando las pautas del impeachment con el equipo de Trump, y la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.), que se presenta a la nominación presidencial demócrata, y que dijo que cree que Trump es culpable y debe ser destituida de su cargo.

“Hay senadores a ambos lados del pasillo, que, para mí, no están dando la apariencia y la realidad de juzgar eso de una manera imparcial”, dijo Collins.

Junto con Collins y Murkowski, los senadores republicanos moderados que se consideran la valla sobre el impeachment incluyen a los semadores Mitt Romney (Rep-Utah) y Cory Gardners (Rep-Utah).

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS