Sustracción forzada de órganos de China podría extenderse a otros países, advierte director de ONG

Por Frank Fang
19 de Septiembre de 2021
Actualizado: 19 de Septiembre de 2021

El régimen comunista de China exportará su horrible práctica de sustracción forzada de órganos una vez que sea capaz de derribar las normas éticas de la industria de los trasplantes establecidas por Occidente, advirtió el Dr. Torsten Trey.

Trey, fundador y director general de Médicos Contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH), lanzó la advertencia durante una entrevista reciente con el programa “Crossroads” de EpochTV. Comentaba cómo el régimen chino ha perseguido durante décadas a los prisioneros de conciencia para impulsar operaciones a escala industrial de suministro de órganos extraídos al mercado de trasplantes.

Dada la ambición de China de dominar muchas industrias, Trey dijo que Beijing también ha tratado de convertirse en el líder del sector de los trasplantes.

“En los países occidentales, seguimos normas éticas en beneficio del paciente. Hay un propósito en ello, que viene con el tiempo de espera”, dijo. “Se basa en el libre consentimiento voluntario como fundamento para donar órganos”.

Dijo que “este concepto de libre consentimiento voluntario se destruye básicamente con el concepto de la sustracción forzada de órganos”.

En otras palabras, dijo que el régimen chino ve las normas médicas occidentales como una amenaza para su práctica de sustracción forzada de órganos.

“Así que China está muy interesada en derribar este sistema [occidental] para hacer básicamente de la sustracción forzada de órganos la norma común en la medicina de trasplantes”, añadió.

China ha sido uno de los principales destinos del turismo de trasplantes, ya que los hospitales chinos ofrecen trasplantes de órganos con tiempos de espera muy cortos, al tiempo que afirman que sus órganos proceden del sistema de donación voluntaria del país. Beijing afirma que no ha obtenido órganos de presos ejecutados desde 2015.

Sin embargo, un tribunal popular con sede en Londres refutó la afirmación del PCCh en un informe de 2019. Concluyó que la práctica declarada de sustracción forzada de órganos estaba ocurriendo a “escala significativa” en China, siendo los practicantes de Falun Gong la principal fuente de órganos.

Los practicantes de Falun Gong, un ejercicio espiritual también conocido como Falun Dafa, han sido objeto de persecución por parte del régimen chino desde 1999.

Las acusaciones de sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong detenidos surgieron por primera vez en 2006.

Una vez que China se convirtiera en la principal voz en el sector de los trasplantes, establecería “nuevos estándares” en el campo de los trasplantes, dijo Trey.

Llegado ese momento, Trey advirtió que Beijing no tendría “restricciones para erradicar” a los prisioneros de conciencia y no contaría con el escrutinio o la crítica internacional.

Trey dijo que tuvo la oportunidad de hablar con varias personas que estuvieron a punto de ser víctimas de la sustracción forzada de órganos en China en los últimos años.

Según Trey, algunos dijeron que les hicieron repetidos análisis de sangre mientras estaban detenidos en China. Un exdetenido dijo que la policía le admitió que sus órganos podían ser extraídos cuando le pidieron que se hiciera un análisis de sangre.

Es más, Trey dijo que también ha visto información sobre órganos desaparecidos de los cuerpos de algunos detenidos muertos en China.

En 2016, la Cámara de Representantes de EE. UU. aprobó por unanimidad la H.Res.343, que también pedía el fin de la práctica de sustracción de órganos del régimen chino.

En marzo, se presentó una nueva legislación tanto en el Senado (S.602) como en la Cámara de Representantes (H.R.1592) para combatir la sustracción forzada de órganos y el tráfico de personas. Si se aprueba, autorizaría al gobierno de EE. UU. a denegar o revocar los pasaportes a las personas que se dediquen a la compra ilegal de órganos. También prohibiría la exportación desde EE. UU. de los dispositivos de cirugía de trasplante de órganos a entidades extranjeras asociadas con el delito.

Ha habido apoyo internacional para pedir a China que ponga fin a su práctica de sustracción forzada de órganos. Trey dijo que su organización organizó una petición mundial durante seis años que terminó en 2018, recogiendo más de 3 millones de firmas y pidiendo al alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que ayude a poner fin a esta práctica en China.

“Ahora queremos que las Naciones Unidas e investigadores independientes vayan al terreno [en China], que entren en estos campos en China” para investigar, dijo Trey.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS