Tecnócratas están erosionando la Primera Enmienda: Jefe de Ciudadanos por la Libertad de Expresión

Por Ella Kietlinska
25 de Enero de 2021
Actualizado: 25 de Enero de 2021

El incremento a la censura de las opiniones expresadas en las redes sociales por las grandes empresas tecnológicas ha sido parte de un ataque orquestado a la Primera Enmienda, dijo Patrick Wood, director y fundador de Ciudadanos por la Libertad de Expresión, a The Epoch Times.

Wood cree que hay una agenda detrás de la censura. Sería casi estadísticamente imposible atacar simultáneamente los cinco elementos de la Primera Enmienda: libertad de religión, libertad de expresión, libertad de prensa, el derecho de reunión y el derecho a solicitar al gobierno una reparación de agravios, dijo Wood en una entrevista para el programa “Crossroads” de The Epoch Times.

Los cinco componentes de la Primera Enmienda “se han hecho añicos en el último año y el ataque había comenzado antes de eso, probablemente hace cinco [o] seis años”, dijo Wood, y agregó: “La libertad de expresión pende de un hilo y la Primera Enmienda está colgando de un hilo”.

Wood afirmó que no tiene precedentes que tres grandes empresas tecnológicas hayan retirado, en un solo día, a su competidor. Parler, una red social, fue bloqueado con el pretexto de que violó las políticas de grandes tecnológicas. El defensor de la libertad de expresión calificó el cierre de la compañía como el resultado de una colusión.

Apple y Google eliminaron a Parler de sus tiendas de aplicaciones, diciendo que la aplicación se suspendería hasta que pudiera moderar el “contenido atroz”. Poco después, Amazon Web Services eliminó el sitio, debido a presuntas violaciones de sus términos de contratación.

Parler fue derribado por esas empresas después de disturbios civiles y actos de violencia que empañaron una protesta, en gran parte pacífica, en el edificio del Capitolio.

La libertad de expresión ha estado en el corazón de todo el progreso humano y económico en los últimos 300 años, dijo Wood. “Cuando se restringe la libertad de expresión, se genera un efecto regresivo para la sociedad; en otras palabras, se está retrocediendo cuando comienzan las censuras”, agregó.

Wood comparó la censura del discurso en Internet con la quema de libros. Toda revolución marxista o fascista primero toma el control o aplasta a los medios porque necesitan controlar las comunicaciones antes de continuar con el resto de la revolución, explicó Wood.

Las personas en el núcleo tecnocrático de las Big Tech creen que deben silenciar cualquier relato que no esté de acuerdo con su narrativa, dijo Wood. Y no se limita a los conservadores, explicó, dando el ejemplo de Robert F. Kennedy, Jr., fundador de la Junta de Defensa de la Salud de los Niños, quien también fue silenciado por criticar la seguridad de las vacunas, a pesar de que Kennedy es un liberal.

“No quieren escuchar una narrativa alternativa, por lo que están aplastando la libertad de expresión en el proceso de impedir que otras personas contradigan lo que dicen”, dijo Wood.

Cuando comenzaron los ataques a los derechos de la Primera Enmienda, hace unos cinco años, en el Foro Económico Mundial (WEF) se empezaron a defender abiertamente políticas de censura similares, como parte de la Cuarta Revolución Industrial, explicó Wood.

El fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, durante la reunión anual del WEF, en Davos, el 20 de enero de 2020. (Fabrice Coffrini/AFP a través de Getty Images)

La Cuarta Revolución Industrial “se caracteriza por una fusión de tecnologías donde se integran las esferas física, digital y biológica”, escribió Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del WEF, en el sitio web de la organización.

Schwab también propuso el concepto del Gran Reinicio para transformar la economía mundial del “capitalismo de los accionistas” al “capitalismo de las partes interesadas (stakeholders)“, que aprovechará las innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial “para hacer frente a los retos sanitarios y sociales”.

Pero el Gran Reinicio empezó a “calentar motores gracias a la tecnocracia de la década de 1930”, dijo Wood.

El campus de la Universidad de Columbia, en Manhattan, en una fotografía de archivo. (Benjamin Chasteen/The Epoch Times)

¿Qué es la tecnocracia?

La tecnocracia fue un movimiento político-económico que comenzó a principios de los años 30 en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Los ingenieros y científicos en ese momento creían que el capitalismo estaba muerto y que ellos y solo ellos tenían algún tipo de misión para crear un nuevo sistema económico capaz de controlar toda la economía y que se basaría en un sistema económico basado en recursos”, dijo Wood.

El concepto de tecnocracia asume que el precio no se puede usar para controlar la abundancia de bienes porque disminuye con el aumento de la abundancia. Por lo tanto, debe utilizarse un método científico para equilibrar la producción y la distribución, según una edición de la revista The Technocrat, publicada en 1937.

“La tecnocracia distribuirá [los bienes] mediante un certificado de distribución que estará disponible para cada ciudadano, desde su nacimiento hasta su muerte”, afirma la revista The Technocrat.

El movimiento fracasó cuando la economía se recuperó después de la Gran Depresión, pero revivió a principios de la década de 1970 y comenzó a madurar, dijo Wood quien agregó que lo que llamó, una élite global, había abrazado la idea de que el control de los recursos del mundo les permitiría controlar la economía mundial.

Michael Rectenwald, un profesor de artes liberales jubilado de la Universidad de Nueva York, escribió para el Instituto Mises que los planificadores del Gran Restablecimiento apoyan que los inscritos en el capitalismo de los grupos de interés (stakeholders) tengan la propiedad y el control de los factores de producción más importantes.

Los grupos de interés “incluyen a los propietarios y accionistas de las empresas, clientes, proveedores, colaboradores de cualquier tipo, así como al gobierno y la sociedad, incluidas las comunidades en las que opera la empresa o que, de alguna manera, puedan verse afectadas por ella”, según un informe de WEF (pdf).

“Las actividades productivas de dichas partes interesadas, mientras tanto, se guiarían por las directivas de una coalición de gobiernos bajo una misión unificada y un conjunto de políticas, en particular las expuestas por el propio WEF”, escribió Rectenwald.

“Aunque estas partes interesadas corporativas no serían necesariamente monopolios per se, el objetivo del WEF es conferir el mayor control posible sobre la producción y la distribución a estas partes interesadas corporativas, con el objetivo de eliminar a los productores cuyos productos o procesos se consideren innecesarios o contrarios a los designios de los globalistas para “un futuro más justo y más verde”. Naturalmente, esto implicaría restricciones en la producción y el consumo y también un papel ampliado para los gobiernos con el fin de hacer cumplir dichas restricciones”, escribió Rectenwald.

El exasesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Zbigniew Brzezinski, habla en el Foro del Premio Nobel de la Paz, en Oslo, el 11 de diciembre de 2016. (Terje Bendiksby/AFP a través de Getty Images)

La idea de la tecnocracia fue introducida en la China comunista en la década de 1970 por Zbigniew Brzezinski, politólogo, cofundador de la Comisión Trilateral y asesor de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter, dijo Wood.

Eso provocó una mezcla del Partido Comunista Chino y del comunismo en general con “este sistema tecnocrático de gestión social, de gestión total de la economía y de la gente”, explicó Wood.

“Si miras más profundamente, te darás cuenta que hay un grupo de personas, un núcleo de ingenieros y científicos, que están trabajando para usar la alta tecnología con el propósito de controlar a toda la sociedad, a todas las personas que la integran, y para controlar y diseñar el sistema económico”.

Joshua Philipp contribuyó a este artículo

Sigue a Joshua en Twitter: @JoshJPhilipp


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS