Tener los pies en movimiento podría mantener las piernas saludables mientras se está sentado

11 de Agosto de 2016 Actualizado: 11 de Agosto de 2016

Mover los pies inquietamente mientras se está sentado, puede proteger las arterias de las piernas y ayudar potencialmente a prevenir la enfermedad arterial, según revela un nuevo estudio.

Investigaciones previas han mostrado que sentarse por un período de tiempo prolongado frente a una computadora o durante un largo vuelo reduce el flujo sanguíneo a las piernas, lo cual puede contribuir al desarrollo de enfermedad cardiovascular.

“Muchos de nosotros nos sentamos durante horas seguidas, ya sea para ver nuestro show favorito de televisión o trabajando en una computadora”, dice Jaume Padilla, profesor asistente de nutrición y fisiología del ejercicio en la Universidad de Missouri y autor principal del estudio.

Deseábamos saber si una pequeña cantidad de movimientos en los pies podría prevenir un decline en la función vascular de la pierna causada por sentarse prolongadamente. Mientras esperábamos que tener los pies en movimiento incrementara el flujo sanguíneo a los miembros inferiores, nos sorprendimos al encontrar que esto sería suficiente para prevenir un decline en la función arterial”.

Durante el estudio, los investigadores compararon la función vascular de la pierna de 11 hombres y mujeres jóvenes y saludables, antes y después de tres horas de estar sentados. Mientras permanecían sentadas, se les pidió mover una pierna intermitentemente, moviendo un pie por un minuto y luego descansándolo por cuatro minutos, mientras la otra pierna permanecía quieta todo el tiempo. En promedio, los participantes movieron sus pies 250 veces por minuto.

Luego, los investigadores midieron el flujo sanguíneo del popliteal –una arteria en la parte baja de la pierna- y como se esperaba, encontraron que los movimientos lograron un significativo incremento en el flujo sanguíneo de la pierna inquieta, mientras que la tranquila experimentó una reducción del flujo sanguíneo.

La investigación mostró que el flujo sanguíneo incrementado y la consecuente cizalladura  –la fricción de la sangre fluyendo sobre la pared arterial- es un estimulo importante para la salud vascular. Sin embargo, el papel protector de los movimientos de pies no había sido descubierto.

Los investigadores alertan que mover los pies no es un sustituto de caminar y hacer ejercicio, lo cual produce en conjunto más beneficios cardiovasculares.

“Debes intentar reducir el tiempo de estar sentado tanto como te sea posible a través de ponerte de pie o caminar,” dice Padilla. “Pero si estas inmerso en una situación en la cual caminar no es una opción, mover constantemente los pies puede ser una buena alternativa. Cualquier movimiento es mejor que ninguno”.

El estudio aparece en el American Journal of Physiology Heart and Circulatory Physiology. El National Institutes of Health y Japan Society for the Promotión of Science apoyaron el trabajo. Los investigadores pertenecientes a la Universidad de Missouri y a la Universidad de Texas en el Arlington College of Nursing and Health Innovation, no tienen conflictos de interés para hacer declaraciones relacionadas a este estudio.

TE RECOMENDAMOS