Tesla y el PCCh luchan por el control de los macrodatos de los usuarios

Por Frank Yue
29 de Noviembre de 2021
Actualizado: 29 de Noviembre de 2021

Análisis de noticias

A pesar de su compromiso con los reguladores, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha sometido a un creciente escrutinio de datos al gigante estadounidense de los vehículos eléctricos Tesla Inc., el cual ha hecho grandes progresos en el mercado chino.

El 2 de noviembre, el fundador de Tesla, Elon Musk, posteó en Twitter un poema titulado “Humankind” (Humanidad), seguido de una cita original de 4 líneas de un antiguo poema bien conocido por los lectores chinos, que puede traducirse aproximadamente en inglés como lo siguiente

Los tallos de las judías están ardiendo,

mientras las semillas lloran en la olla hirviendo.

“Como brotes de la misma raíz”, protestan las semillas,

“¿Por qué nos dejas en un descanso tan desastroso?”

El poema contiene una crítica que insinúa que se debe evitar la brutalidad entre los que tienen vínculos estrechos.

La leyenda cuenta que su autor, Cao Zhi, que era uno de los hermanos del rey del Estado de Wei, Cao Pi, en la historia salvó su propia vida con el texto. En el palacio, el rey, que envidiaba el talento de su hermano y lo consideraba una amenaza, le ordenó crear un poema público antes de poder caminar siete pasos. Si fallaba, el rey podía ordenar a sus hombres que lo mataran. El poeta, acorralado pero con gran ingenio, logró el éxito con este poema y sobrevivió a la crisis.

El CEO de Tesla no dio ninguna interpretación al tuit, que suscitó miles de interpretaciones. En la actualidad, su empresa en China se enfrenta a enormes desafíos planteados por los reguladores del PCCh.

El yugo del escrutinio de datos de Beijing

Tesla ha florecido en el mercado de vehículos eléctricos de China en los últimos años, y el país se ha convertido en su segundo mayor mercado individual. Sin embargo, el columnista financiero de Hong Kong Alexander Liao ve problemas para la empresa en China.

“La asombrosa capacidad de recopilación de datos de los coches eléctricos de Tesla siempre se ha considerado una amenaza para el régimen del PCCh”, afirma Liao.

Al considerar los datos como una de las principales preocupaciones en su estrategia de inteligencia artificial, Beijing busca el dominio de este recurso, según Liao. La pugna por el control de los datos podría marcar todo el rumbo del desarrollo de Tesla en China, ya que es poco probable que el fabricante de automóviles abandone sus principales ventajas en la recopilación y aplicación de datos.

A mediados de junio, el poder legislativo del PCCh aprobó una ley de seguridad de datos para reforzar su control en este ámbito. La ley entró en vigor el 1 de septiembre.

El 1 de noviembre, China comenzó a aplicar una ley de protección de la información personal, lo que supone un nuevo reto para el flujo transnacional de datos personales.

Sin embargo, Liao sospecha que la verdadera intención del PCCh no es proteger la privacidad, sino asegurar el dominio de los datos por parte del régimen comunista, bloqueando la entrada de cualquier otra institución o individuo en este campo.

“Quien controla los macrodatos controla la IA [inteligencia artificial]”, dijo Liao. “Y controlar la IA significa controlar el futuro”.

Caída en desgracia

Tesla consiguió con éxito un fuerte apoyo del régimen comunista al inicio de su actividad en China.

En 2019, Tesla comenzó la construcción de su planta en Shanghai. Recibió de varios bancos chinos más de 2300 millones de dólares en préstamos a bajos tipos de interés solo disponibles para las mejores empresas estatales de China. La planta entregó sus primeros vehículos Model 3 a finales de 2019. A pesar del brote del COVID-19, su producción no se vio afectada. A finales de 2019, el precio de las acciones de Tesla comenzó a subir.

Según un artículo de enero de 2020 en el portal de noticias chino Sina, China importó a Tesla con la esperanza de ayudar a forjar una cadena de suministro completa para la industria de vehículos eléctricos en China. El artículo señalaba que el eslabón más débil de la industria se encuentra en la fabricación completa de vehículos, y esperaba que Tesla desempeñara su papel en ese campo, como Apple había hecho con la industria de los teléfonos móviles en China.

Sorprendentemente, la luna de miel entre Tesla y Beijing no duró mucho, ya que el fabricante de automóviles estadounidense se marchó por sospechas de espionaje.

Los macrodatos de los usuarios se han visto como un nuevo recurso estratégico en medio de las fuertes tensiones entre Estados Unidos y China en el sector de la alta tecnología.

Un artículo publicado en el portal de noticias chino NetEase en marzo sospechaba que los vehículos eléctricos de Tesla eran “monstruos de datos” que recogen todo tipo de información.

El artículo acusa a un coche Tesla de ser un sistema de terminal móvil de espionaje inteligente que recoge y transfiere datos en tiempo real —incluida la información que sus cámaras escanean de un vehículo militar chino con el que se encuentra— a su base de datos en Estados Unidos. El informe sostiene que es una forma potencial de recopilación de información.

Peor aún, afirma el artículo, un vehículo Tesla podría ser utilizado para crear un aparente accidente con fines de asesinato si el programa Starlink de SpaceX de Musk se hace realidad, que entonces podría conectarse a su terminal y controlarlo. Al menos, supone la historia, el acceso a la base de datos de Tesla podría revelar fácilmente la distribución y la ubicación precisa de las principales instituciones de un país, que podrían ser destruidas directamente en caso de guerra.

“Todos los países deben desconfiar [de Tesla]”, concluye el artículo.

Según Tesla China, cada uno de sus vehículos eléctricos está equipado con ocho cámaras y 12 sensores ultrasónicos, así como con una visión de 360 grados para alimentar su sistema de Piloto Automático.

Ha habido indicios de que al menos algunas autoridades chinas han ordenado prohibir la entrada de los vehículos Tesla a instalaciones militares u otras sensibles, alegando motivos de seguridad, según reportan los medios de comunicación estatales de China. Las restricciones afectan a instituciones militares y gubernamentales, empresas estatales clave, así como a comunidades residenciales en las que vive personal relevante y sus familias. En algunos casos, las órdenes de restricción solo fueron verbales.

Funcionarios de al menos dos agencias gubernamentales en Beijing y Shanghai recibieron instrucciones verbales de sus supervisores de no estacionar sus coches eléctricos Tesla en el trabajo, según declararon a Reuters en mayo personas con información privilegiada que no quisieron ser nombradas.

Tesla se resiste a entregar sus datos

Tesla negó todas las acusaciones en su contra sobre el presunto espionaje.

“Hay un incentivo muy fuerte para que seamos muy confidenciales con cualquier información”, dijo Musk en un destacado foro chino durante una discusión virtual el 20 de marzo. “Si Tesla utilizara los coches para espiar en China o en cualquier lugar, nos clausurarían”.

A finales de octubre, Tesla anunció que había completado la construcción de su centro de datos con sede en China y que los datos recogidos en el país se almacenarán dentro del territorio.

Aun así, el PCCh no está tranquilo, ya que ve el centro como un riesgo, pues teme que sus datos puedan ser transferidos al país de origen de Tesla o que se filtren por diseño o por accidente, ya que no se guardan en una terminal de datos que el PCCh controla, dijo Liao.

El movimiento de Tesla recuerda al de Apple Inc, que declaró la construcción de un centro de datos de iCloud en China en julio de 2017, un mes después de que entrara en vigor la ley de ciberseguridad china. Más tarde, Apple entregó su iCloud a una empresa estatal china Guizhou-Cloud Big Data para su funcionamiento.

Sin embargo, Tesla no siguió a Apple para asociarse con una empresa estatal. En su lugar, el fabricante de automóviles comenzó a contratar ingenieros en plataformas de datos para operar un centro propio.

Para Tesla, los macrodatos y la inteligencia artificial representan una de sus principales ventajas para respaldar su piloto automático, dijo Liao a The Epoch Times. El gigante de los vehículos dudaría en cederlo al PCCh.

“El siguiente movimiento de Beijing podría ser presionar a Tesla para que acepte separar el control de los datos de la fabricación y venta de vehículos”, dijo Liao, “digamos, crear una empresa conjunta separada para gestionar sus datos junto con un socio designado por el PCCh”.

Sin embargo, Tesla, que considera sus vehículos como un sistema de IA de conducción, puede no tener interés en esa cooperación.

Musk dijo que las funciones del piloto automático dependen en gran medida de los datos de diferentes escenarios, según el portal de noticias estatal Tencent. Hasta ahora, la conducción autónoma (FSD) se utiliza mejor en California porque los datos recogidos durante su fase inicial de investigación y desarrollo proceden del estado. Del mismo modo, Tesla no puede prescindir de los datos de China si desea que sus vehículos se adapten mejor a las condiciones de las carreteras chinas y a los hábitos de conducción locales.

La función piloto automático de Tesla requiere un mar de datos para entrenar su modelo. En 2017, el fabricante de automóviles solicitó a los propietarios que autorizaran al fabricante a recopilar los videos tomados por las cámaras del piloto automático cuando lanzó una actualización. En ese momento, la mayoría de los propietarios de coches consintieron que Tesla recopilara sus datos.

Con la popularidad del Model 3 y el Model Y y el despliegue del FSD, Tesla ha obtenido acceso a cantidades masivas de datos obtenidos por los propietarios para entrenar su red neural visual, lo que le permite abarcar más escenarios y optimizar continuamente sus algoritmos, haciendo posible sus soluciones únicas de conducción autónoma.

Además, Tesla no puede entregar sus datos a Beijing, aunque solo sea por la protección de la privacidad de sus clientes.

China es el país con más restricción sobre los datos del mundo: Think Tank

El dominio del PCCh sobre los macrodatos ha despertado la preocupación mundial.

“China es el país más restrictivo en materia de datos del mundo”, afirmaba en un informe de julio la Fundación para la Tecnología de la Información y la Innovación (ITIF), con sede en Washington, un think tank sobre políticas públicas sin ánimo de lucro.

El documento ofrecía una lista de medidas de localización de datos por países, que abarcaba 30 páginas, de las cuales cinco correspondían solo a China, la peor de todas las naciones implicadas.

En él se decía que los gobiernos autoritarios como el de China ven el acceso físico a los centros de datos como un “facilitador crítico de la vigilancia y el control político”. La capacidad de dirigir la atención a las personas y afectar a su privacidad y libertad de expresión, o a la opresión política, es posible una vez que la información está bajo el control del gobierno, señalaba el informe.

“Los macrodatos son imprescindibles para el PCCh”, declaró el economista taiwanés Chang Ching-His a The Epoch Times. “Será extremadamente peligroso si las empresas no pueden manejarlo adecuadamente por sí mismas. El PCCh podría quitárselos fácilmente”.

Beijing está empeñado en mantener los datos firmemente en sus manos, sin perdonar a las empresas tecnológicas nacionales como Tencent, Douyin, Alibaba, Baidu, ni a las extranjeras como Google, Tesla y Apple Inc.

En julio, los reguladores chinos pusieron en el punto de mira al gigante del trasnporte en auto Didi apenas unos días después de su debut en la Bolsa de Nueva York. Una de las principales preocupaciones de las autoridades chinas era que Didi pudiera ofrecer su gran cantidad de datos a los reguladores estadounidenses.

Tres meses antes, los reguladores chinos instaron a 13 grandes y poderosas empresas privadas, entre ellas Tencent, Jingdong y ByteDance, a solicitar licencias de holding financieros para sus plataformas financieras. De este modo, las autoridades podrían canalizar sus datos de pago en el ámbito de la vigilancia.

Una nueva guerra por los macrodatos parece estar en marcha a medida que las naciones entran en detalles más específicos sobre el papel de la inteligencia artificial, la futura competencia tecnológica y su relación, y Musk puede haber olido la pólvora.

Con información de Zhang Wan, Wang Jiayi y Wendy Yue .


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS