Testimonio del Congreso sobre mortal ataque con drones hacia afganos contradice los registros

Por Ken Silva
29 de Septiembre de 2021
Actualizado: 29 de Septiembre de 2021

Tres de los altos funcionarios del ejército estadounidense le dijeron al Congreso que se dieron cuenta en cuestión de horas que un ataque fallido con dron el 29 de agosto mató a civiles inocentes–lo cual contradice declaraciones militares anteriores sobre lo que el gobierno sabía después del incidente.

“Sabíamos que el ataque golpeó a civiles dentro de las 4-5 horas posteriores a su ocurrencia, y el Comando Central de los Estados Unidos emitió un comunicado de prensa diciendo eso”, dijo el comandante del CENTCOM , general Kenneth Frank McKenzie, a los miembros del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes (HASC) el 29 de septiembre, respondiendo a las preguntas del representante Trent Kelly (R-Miss.).

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, también dijo que el Pentágono sabía de las muertes de civiles “varias horas” después del ataque, al igual que el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto.

Sin embargo, la última parte de la declaración de McKenzie es falsa. Los comunicados de prensa de CENTCOM posteriores al ataque con drones no admiten, de hecho, la muerte de civiles.

El primer comunicado de prensa del 29 de agosto decía que CENTCOM estaba “evaluando las posibilidades de víctimas civiles, aunque no tenemos indicios en este momento”.

Cuando medios de comunicación filtraron información más tarde ese día sobre civiles muertos, CENTCOM emitió un comunicado de prensa posterior que tampoco reconocía las muertes.

“Estamos al tanto de la información de víctimas civiles luego de nuestro ataque contra un vehículo en Kabul hoy”, decía el segundo comunicado de prensa. “No está claro qué pudo haber sucedido y estamos investigando más”.

Los mismos comunicados de prensa del CENTCOM afirman además que el ataque con drones eliminó una “amenaza inminente de ISIS-K” al aeropuerto de Kabul, y que pudieron haber ocurrido explosiones secundarias–declaraciones que también resultaron ser falsas.

Además, McKenzie dijo a los miembros del HASC el 29 de septiembre que el Pentágono se enteró “unos días después” de que el ataque no alcanzó el objetivo previsto. Pero el Pentágono no admitió esto hasta el 17 de septiembre.

Durante semanas, los líderes militares estadounidenses describieron repetidamente el ataque como un ataque exitoso, incluso cuando los familiares de los fallecidos insistieron en que no había conexión entre ellos y la rama de ISIS.

“En este punto, creemos que los procedimientos se siguieron correctamente y fue un ataque justo”, dijo Milley el 1 de septiembre, describiendo el ataque como un curso de acción adecuado para tomar represalias contra un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul que mató a 13 miembros del servicio de EE. UU.

Pero después de que una investigación del New York Times del 10 de septiembre generó dudas sobre la veracidad de las afirmaciones de los militares, el Departamento de Defensa admitió que el ataque con drones mató a 10 civiles y siete niños–y no a terroristas.

“Ahora evaluamos que es poco probable que el vehículo y los que murieron estuvieran asociados con ISIS-K o fueran una amenaza directa para las fuerzas estadounidenses”, dijo Milley el 17 de septiembre. “Ofrezco mi más sentido pésame a los familiares y amigos de los asesinados. Este ataque se tomó con la convicción de que evitaría una amenaza inminente para nuestras fuerzas y los evacuados en el aeropuerto”.

El secretario Austin hizo declaraciones similares el mismo día.

“Ofrezco mi más sentido pésame a los familiares sobrevivientes de los asesinados, incluido el Sr. Ahmadi, y al personal de Nutrition and Education International, el empleador del Sr. Ahmadi”, dijo, refiriéndose a Emal Ahmady, quien dijo que tradujo para una empresa estadounidense durante tres años a partir de 2011.

“Ahora sabemos que no había conexión entre el Sr. Ahmadi e ISIS-Khorasan, que sus actividades ese día fueron completamente inofensivas y no estaban relacionadas en absoluto con la amenaza inminente que creíamos que enfrentamos, y que el Sr. Ahmadi era igual de inocente como una víctima al igual que los demás asesinados trágicamente.

“Pedimos disculpas y nos esforzaremos por aprender de este horrible error”.

CENTCOM no ha respondido a correos electrónicos en busca de comentarios sobre la contradicción entre lo que McKenzie le dijo al Congreso y lo que dijeron los comunicados de prensa. Cuando se le contactó por teléfono, un oficial de asuntos públicos le dijo a The Epoch Times que no había nadie disponible para responder la pregunta.

Una investigación interna del CENTCOM sobre el incidente se está llevando a cabo.

McKenzie y los otros generales se negaron a responder a otras preguntas del HASC sobre el incidente–como si sabían que una ONG registrada en Estados Unidos estaba en el área objetivo–citando la investigación.

“Tengo muchas preguntas que tienen que estar en un entorno clasificado, pero espero que ustedes sepan que también me siento en un comité diferente que tiene una visión diferente sobre esto, y creo que es importante que sepamos quién autorizó esto, a qué nivel–y que responsabilizamos a las personas adecuadas”, dijo el representante Kelly.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS