Texas adopta resolución que combate “asesinato en forma de sustracción forzada de órganos” de China comunista

Por Eva Fu
08 de Junio de 2021
Actualizado: 08 de Junio de 2021

Texas ha adoptado oficialmente una resolución que condena el asesinato sistemático de presos de conciencia por parte del régimen comunista chino para obtener sus órganos.

Cada año, miles de personas de todo el mundo que están desesperadamente enfermas vuelan a China, donde pueden someterse a una operación de trasplante de órganos en tan solo dos semanas.

Al hacerlo, pueden estar “participando involuntariamente en un asesinato en forma de sustracción forzada de órganos”, dice la resolución, cuyo objetivo es advertir a los tejanos de que no participen en el turismo de trasplantes.

Conocida como TX SCR3, la resolución también insta al Congreso y al presidente a adoptar medidas para enjuiciar a los responsables de los abusos, prohibirles la entrada a Estados Unidos y prohibir a las empresas médicas y farmacéuticas estadounidenses que colaboren con sus homólogos chinos cómplices.

La resolución fue aprobada por unanimidad en ambas cámaras de la legislatura estatal. El gobernador Greg Abbott la firmó el 7 de junio.

“Es un mensaje importante en nombre de 29 millones de tejanos, que condenamos categóricamente la conducta del gobierno chino y su tráfico de seres humanos”, dijo el representante estatal de Texas Matt Shaheen, el principal patrocinador de la resolución, en una entrevista reciente con NTD, un medio de comunicación asociado de The Epoch Times.

“De ninguna manera el dinero de los impuestos de 29 millones de tejanos va a apoyar un comportamiento tan atroz y terribles violaciones de los derechos humanos”.

Shaheen, que se encuentra entre una docena de patrocinadores de la versión de la Cámara de Representantes de la resolución, dijo que se dio cuenta por primera vez del problema hace unos tres años, cuando los practicantes de Falun Gong —un objetivo principal de la sustracción forzada de órganos— se acercaron a él para pedir ayuda. Algunos de ellos no habían tenido noticias de sus familiares detenidos en años, dijo.

“[Fueron] unas reuniones que nunca olvidaré”, dijo Shaheen, añadiendo que estaba “simplemente horrorizado” al enterarse de “lo que el gobierno chino estaba haciendo”.

La disciplina de meditación Falun Gong fue muy popular en China durante la década de 1990. Según estimaciones estatales, entre 70 y 100 millones de personas la practicaban en 1999. En julio de ese año, el régimen chino, creyendo que su poder estaba amenazado por esa popularidad, lanzó una campaña de persecución a nivel nacional destinada a erradicar la creencia. Desde entonces, los practicantes de Falun Gong se enfrentan al acoso policial, la detención, la tortura física y la sustracción de órganos.

Shaheen escribió a la embajada china en Washington exigiendo conocer el paradero de las familias detenidas de los practicantes de Falun Gong de Texas, pero nunca recibió respuesta, dijo.

El Dr. Howard Monsour, un gastroenterólogo de Granbury que testificó ante el Senado estatal sobre la resolución, dijo que es “un comienzo muy importante” en el proceso de poner en evidencia el tema de la sustracción de órganos y “muchos otros abusos”.

Epoch Times Photo
Practicantes de Falun Gong participan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 18 de abril de 2021, para conmemorar el 22º aniversario de la petición pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes de Falun Gong en Beijing. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“No creo que se pueda conocer a ninguna de las personas que han sido torturadas, encarceladas en China, y no empezar a sentir que los abusos de derechos humanos han ocurrido y la necesidad de salir y hacerlo público”, dijo Monsour a NTD a finales de abril.

Monsour, que tiene décadas de experiencia en trasplantes de hígado, dijo que la práctica de sustracción de órganos del régimen era “difícil de creer”.

“Esto es algo que se remonta a la Alemania nazi y a las cosas que hicieron con los judíos, y la historia debe ser contada”, dijo. “Tenemos que sacar esto a la luz, y tenemos que poner fin a esta práctica”.

Hace aproximadamente una década, Monsour era el director de un programa de cáncer de hígado donde conoció a un paciente, residente de Texas, cuya enfermedad se había agravado demasiado para ser tratada con un trasplante de hígado.

Tras recibir la misma respuesta de varios hospitales, el hombre voló a China para conseguir un hígado, cuyo precio era de 88,000 dólares. El hombre falleció ocho meses después de que el cáncer se había diseminado.

“Sí, a todos nos gusta pensar que somos individuos morales. Pero cuando nos enfrentamos a la muerte, intentamos cualquier cosa”, dijo Monsour.

“Realmente tenemos que proteger a nuestra gente para que no vaya y haga esto”.

En el último año, Monsour ha hablado con muchos profesionales de la medicina sobre el tema. Muchos no podían creerlo porque “parece una película de terror”, dijo.

“La mirada de la gente (…) la gente no puede creerlo”, dijo. “Ese va a ser el reto, que la gente lo crea, porque suena tan horrible”.

En la audiencia del Senado estatal, un superviviente de la persecución dijo que una noche vio llegar una ambulancia a la prisión donde estaba recluido. Los reclusos estaban tumbados en sus camas mirando a la pared, esperando que les llamaran por su nombre. Esa noche se llevaron a tres personas de su celda y nunca volvieron.

Monsour tenía la esperanza de que la resolución sirviera para dar a conocer la situación.

“No creo que encuentre ningún estadounidense que —creyendo en la libertad— no apoye para detener lo que está sucediendo en China en este momento”, dijo.

Con información de Brenda Chen.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS