Texas está “liderando el camino” de vacunación contra el COVID-19 en EE. UU., dice Abbott

Por Tom Ozimek
18 de Enero de 2021
Actualizado: 18 de Enero de 2021

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que el estado de la estrella solitaria está liderando la nación en la aplicación de vacunas, al convertirse en el primer estado en vacunar a un millón de residentes contra el COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh.

Abbott elogió los esfuerzos de Texas para distribuir y aplicar la vacuna en medio de un despliegue nacional que fue más lento de lo esperado.

“Texas está liderando el camino de nuestra nación una vez más”, dijo el gobernador en un comunicado el 14 de enero. “Este es el mayor esfuerzo de vacunación que hemos realizado y no sería posible sin la dedicación y los esfuerzos incansables de nuestros trabajadores sanitarios. Todavía tenemos un largo camino por delante, pero los tejanos siguen demostrando que estamos a la altura de este desafío”.

Los funcionarios de la salud dijeron que el año pasado proyectaron que 20 millones de estadounidenses se vacunarían contra el COVID-19 para fines de 2020, pero ese número terminó por debajo de los 4 millones. Se han distribuido cerca de 31,2 millones de dos dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna en Estados Unidos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), pero hasta el 15 de enero se han administrado poco menos de 12.3 millones de dosis.

Texas, con una población de unos 29 millones, ha distribuido poco más de 2 millones de dosis y poco menos de 1,2 millones de personas hasta el 15 de enero, dijeron los CDC. California, con 39,5 millones de habitantes, ha distribuido más de 3,5 millones de dosis y vacunó a poco menos de 1,1 millones de personas.

“Estamos mostrando al país cómo hacer esto”, dijo Abbott a Breitbart News en una entrevista el 16 de enero, en la que destacó la naturaleza voluntaria de las vacunas en Texas. “Pero lo primero que quiero transmitir a su audiencia es un estándar que tenemos en el estado de Texas cuando se trata de vacunas: estas siempre son voluntarias, nunca forzadas o requeridas. La gente tiene la opción en Texas si quiere vacunarse o no”, dijo Abbott al medio

Las declaraciones de Abbott se dan tras el lento ritmo de la distribución y aplicación de la vacuna contra el COVID-19, la cual frustró a muchos estadounidenses en un momento en que el número de muertes por la pandemia sigue aumentando. Casi 400,000 estadounidenses murieron a causa del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, según un recuento de Johns Hopkins.

A fines de diciembre de 2020, las autoridades sanitarias de Texas ampliaron los criterios de elegibilidad para poder vacunar a más tejanos que estén dispuestos a hacerlo.

“Para aquellos que sí quieran vacunarse, hemos creado un sistema muy robusto para asegurarnos de que lo logremos lo antes posible”, dijo Abbott a Breitbart News.

“Una de las cosas que hicimos donde lideramos a la nación es que fuimos los primeros en impulsar la garantía de que cualquier persona de 65 años o más podría tener acceso a la vacuna”, añadió.

El 16 de enero en algunos estados se observó una escasez dispersa de vacunas contra el COVID-19, bajo la presión de la creciente demanda, ya que los estadounidenses previamente inoculados regresaron a recibir sus segundas inyecciones requeridas, y millones de personas recientemente elegibles se apresuraron a pedir la primera.

Los signos del suministro de vacunas aparecieron en Michigan, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Carolina del Sur, y Vermont.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS