Texas lanza una operación para combatir el tráfico de drogas y personas en la frontera sur

Por Janita Kan
07 de Marzo de 2021
Actualizado: 07 de Marzo de 2021

El gobernador de Texas, Greg Abbott, activó el sábado un plan que desplegará efectivos de la Guardia Nacional estatal y de otras agencias para responder a la creciente crisis en la frontera sur.

Abbott anunció que su oficina ha puesto en marcha la Operación Estrella Solitaria, que desplegará medios de seguridad fronteriza aéreos, terrestres, marinos y tácticos para impedir que las organizaciones criminales mexicanas introduzcan drogas y personas en Texas. La operación se pondrá en marcha en colaboración con el Departamento de Seguridad Pública del estado.

“Texas apoya la inmigración legal pero no será cómplice de las políticas de frontera abierta que causan, en lugar de prevenir, una crisis humanitaria en nuestro estado y ponen en peligro las vidas de los tejanos”, dijo Abbott en un comunicado a varios medios el sábado.

“Aumentaremos los recursos y el personal de las fuerzas de seguridad necesarios para afrontar esta crisis”.

Esto se produce mientras el número de cruces ilegales en la frontera sur sigue aumentando de forma constante desde octubre del año pasado. El número de cruces en la frontera suroeste entre octubre de 2020 y enero de 2021 fue de 296,259, lo que supone un aumento con respecto a los 164,932 que se produjeron en el mismo periodo de 2019 y 2020, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), lo que representa un incremento del 79.6 por ciento.

Por otra parte, Reuters ha informado, citando fuentes anónimas, que el número de inmigrantes ilegales detenidos por los agentes fronterizos estadounidenses se disparó aún más durante el mes de febrero, con casi 100,000 migrantes detenidos. La CBP aún no ha publicado sus datos de febrero.

Desde que asumió el cargo, Biden ha dado marcha atrás a varias medidas de seguridad fronteriza de la era Trump que tenían como objetivo frenar el flujo de inmigración ilegal en la frontera sur y aumentar la seguridad pública de Estados Unidos.

El aumento del número de menores no acompañados que llegan a la frontera en las últimas semanas ha hecho que la administración de Biden abra más albergues de acogida para gestionar la afluencia. El secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, añadió el lunes que en lugar de “expulsar a los niños pequeños” a México mientras se procesan sus solicitudes de asilo, como se hacía durante la Administración Trump, el DHS está trabajando para entregar a los menores a familiares o tutores en Estados Unidos si los menores son de Guatemala, Honduras o El Salvador.

Algunas de las políticas de inmigración que Biden implementó incluyen el fin temporal de los Protocolos de Protección a Migrantes del expresidente Donald Trump, que enviaban a los inmigrantes ilegales de vuelta a México mientras se decidían sus casos. También ha revocado la prohibición de Trump de viajar desde países propensos al terrorismo, ha detenido el resto de la construcción del muro fronterizo y ha presentado al Congreso un amplio paquete migratorio que ofrece una vía de legalización a unos 11 millones de inmigrantes ilegales que ya están en el país.

Estas acciones han suscitado críticas generalizadas, en particular, por parte de Trump.

“Nuestra frontera está ahora totalmente fuera de control gracias al desastroso liderazgo de Joe Biden”, escribió Trump en un comunicado publicado el 5 de marzo a través de un intermediario.

“A nuestros grandes agentes de la Patrulla Fronteriza y del ICE se les ha faltado al respeto, se les ha rebajado y la Administración Biden se ha burlado de ellos”, añadió Trump, refiriéndose al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas.

“Una incursión masiva en el país por parte de personas que no deben estar aquí está ocurriendo cada hora, empeorando a cada minuto. Muchos tienen antecedentes penales, y muchos otros tienen y están propagando la COVID-19”, escribió, refiriéndose a la COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

A principios de este mes, un numeroso grupo de migrantes que pretendía cruzar la frontera entre México y Estados Unidos realizó una manifestación en México, en la que pidió a Biden que los dejara entrar en Estados Unidos.

Biden aún no ha reconocido la crisis ni ha anunciado ningún plan concreto para hacer frente al creciente número de cruces ilegales. Cuando un periodista le preguntó esta semana si hay una crisis en la frontera, Biden respondió: “No, podremos manejarla”.

El líder de la Minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), envió una carta a Biden el viernes solicitando una reunión para abordar el tema, diciendo que tiene “gran preocupación” sobre cómo su administración está manejando la crisis fronteriza.

“Debemos reconocer la crisis fronteriza, desarrollar un plan y, en términos inequívocos, disuadir enérgicamente a los individuos de México y Centroamérica de que realicen el peligroso viaje a nuestra frontera sur”, escribió McCarthy (pdf).

Ivan Pentchoukov e Isabel van Brugen contribuyeron a la elaboración de este artículo.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS