Tibetanos celebran votación de ley de EEUU que condena interferencia de China en elección de Dalai Lama

Por Frank Fang
23 de Diciembre de 2020
Actualizado: 23 de Diciembre de 2020

Los grupos tibetanos fuera de China acogieron con beneplácito la aprobación de un nuevo proyecto de ley del Congreso de Estados Unidos, y pidieron a otros países que sigan el liderazgo del gobierno en el apoyo a los tibetanos actualmente perseguidos por el régimen chino.

La Ley de Política y Apoyo al Tíbet fue aprobada el 21 de diciembre como parte del proyecto de ley de gastos generales de 2021, que reserva 1.4 billones de dólares en gastos para los organismos gubernamentales y 900,000 millones de dólares en ayuda por COVID-19.

La legislación, que actualiza la Ley de Política Tibetana de 2002, autoriza el uso de sanciones en virtud de la Ley estadounidense Global Magnitsky de Rendición de Cuentas en materia de derechos humanos para castigar a los funcionarios chinos que “interfieran directamente en la identificación e instalación del futuro 15º Dalai Lama”, según el texto del proyecto de ley.

El Dalai Lama es el título otorgado al líder espiritual del pueblo tibetano. El actual líder, el 14º Dalai Lama, se exilió en India tras un fallido levantamiento contra el régimen comunista chino en 1959. El régimen chino describe al Dalai Lama exiliado como un “separatista”.

El Partido Comunista Chino (PCCh) invadió la región del Tíbet en 1949. Desde entonces, Beijing ha desplegado una vigilancia masiva en Tíbet, suprimiendo la expresión popular de la fe budista tibetana y sometiendo a los tibetanos a trabajos forzados en centros de entrenamiento de tipo militar.

El nuevo proyecto de ley estipula que la política de Estados Unidos reconoce que la selección de los líderes religiosos del budismo tibetano, incluido un futuro 15º Dalai Lama, son “asuntos exclusivamente espirituales” para la comunidad budista tibetana.

En 2007, el régimen chino promulgó reglamentos que le permitieron controlar el proceso por el cual se reencarnan los linajes de los lamas tibetanos.

El proyecto de ley estadounidense también exige que el secretario de Estado trate de establecer un consulado de Estados Unidos en Lhasa, la capital de la región del Tíbet, para vigilar “la evolución política, económica y cultural” de la zona; y hasta que el consulado de Estados Unidos en Lhasa no se haga realidad, no se le permita a Beijing establecer ningún consulado adicional en Estados Unidos

La secretaria de Estado también insta a Nepal a que siga proporcionando a los tibetanos un paso seguro de China a India, donde reside el gobierno en el exilio.

Según datos de las Naciones Unidas, Nepal albergaba unos 10,800 refugiados tibetanos a fines de 2019. En algunos casos la policía fronteriza nepalesa detuvo a tibetanos a quienes luego deportó de vuelta a China.

La legislación también asigna fondos para programas de apoyo a las comunidades tibetanas, como la prestación de asistencia humanitaria a los refugiados tibetanos en el Asia meridional.

Varios legisladores de Estados Unidos aplaudieron la aprobación del proyecto de ley.

“La aprobación de la Ley de Política y Apoyo al Tíbet envía un importante mensaje de que Estados Unidos está con el pueblo tibetano y en contra de cualquier esfuerzo del Partido Comunista Chino por interferir en el proceso religioso de identificación de los líderes budistas tibetanos, como el Dalai Lama”, dijo el senador Marco Rubio (R-Fla.) en una declaración del 2 de diciembre.

Rubio estaba entre un grupo de senadores bipartidistas que introdujeron en septiembre de 2019 la versión del Senado del proyecto de ley (S.3529). En el mismo mes, el representante Jim McGovern (D-Mass.) introdujo la legislación en la Cámara (H.R.4331). El proyecto de ley de la Cámara se aprobó en la Cámara de Representantes en enero de este año.

McGovern declaró que “la legislación reafirma el compromiso de Estados Unidos con la idea de que los derechos humanos importan, que nos preocupamos por los oprimidos y estamos con los que luchan por la libertad”.

Estudiantes por un Tíbet Libre (SFT), una red global de base con sede en Nueva York, dijo que estaba agradecida de que el proyecto de ley se incluyera en el proyecto de ley de gastos.

“Aunque queda mucho trabajo por hacer para liberar al Tíbet, es una excelente victoria y un paso en la dirección correcta”, dijo Pema Doma, director de campaña del SFT, en una declaración.

“Espero que otros líderes mundiales puedan usar la Ley de Política y Apoyo al Tíbet como ejemplo de cómo incorporar los principios de derechos humanos y libertad religiosa en la política exterior”, añadió Doma.

La organización sin fines de lucro Campaña Internacional para el Tíbet, con sede en Washington, en una declaración aplaudió al Congreso por “su audaz liderazgo y espera que otros países adopten sus propias versiones de esta legislación”.

El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de China, Wang Wenbin, en su sesión informativa diaria del martes pidió a Estados Unidos que deje de “inmiscuirse” en sus “asuntos internos”, cuando se le preguntó sobre el proyecto de ley del Tíbet.

Pema Jungney, portavoz del gobierno tibetano en el exilio, formalmente conocido como la Administración Central Tibetana, dijo que la legislación era un “logro histórico y trascendental para los tibetanos de todo el mundo”, en una declaración del 23 de diciembre.

“Los tibetanos estamos profundamente en deuda con el gobierno y el pueblo de Estados Unidos de América por su inquebrantable apoyo y la amabilidad que han demostrado hasta ahora”, añadió Jungney.

Jungney dijo que al gobierno en el exilio le gustaría “apelar a otros países para que adopten este tipo de legislación en sus respectivos parlamentos”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS