Todavía no hay pruebas de una insurrección armada el 6 de enero

Por Julie Kelly
06 de Mayo de 2021 3:18 PM Actualizado: 06 de Mayo de 2021 3:18 PM

Opinión

Casi parece que el relato fue creado de antemano.

Cuando la capital de la nación se sumió en el caos en la tarde del 6 de enero —incluyendo airadas protestas tanto dentro como fuera del edificio del Capitolio para objetar la certificación final del Congreso de los resultados de las elecciones de 2020— los legisladores demócratas ya estaban dando vueltas. “Esto es una insurrección violenta”, escribió el representante Ted Deutsch (D-Fla.) en Twitter a las 3:40 p.m. mientras el caos se intensificaba. “Un intento de golpe de estado por parte de los partidarios de Trump alentados por él”.

“¿Así es como hacemos grande a Estados Unidos?”, escribió la representante Debbie Wasserman Schultz (D-Fla.), expresidenta del Comité Nacional Demócrata, a las 3:09 p.m. “¿Violencia, asalto al Capitolio, intento de bloquear a su sucesor debidamente elegido alentando una insurrección armada?” Legisladores de ambos partidos políticos se hicieron eco de esos sentimientos a lo largo del día.

Menos de 24 horas después, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), cimentó la historia emergente sobre los sucesos del 6 de enero: “Ayer, el presidente de Estados Unidos incitó una insurrección armada contra Estados Unidos, la alegre profanación del Capitolio, que es el templo de nuestra democracia estadounidense, y la violencia dirigida al Congreso son horrores que quedarán para siempre en la historia de nuestra nación, instigados por el presidente de Estados Unidos”, arremetió Pelosi durante una conferencia de prensa el 7 de enero. “Se hará justicia con los que llevaron a cabo estos actos, que fueron actos de sedición y actos de cobardía”.

El mantra de la “insurrección armada” fue citado como prueba clave en el segundo juicio político de los demócratas contra el expresidente Donald Trump.

¿Pero era cierto? En febrero, examiné las acusaciones federales presentadas contra casi 200 personas acusadas en la investigación del Departamento de Justicia sobre el incidente del Capitolio, que los altos funcionarios prometieron que sería “sin precedentes” en la historia de la agencia. En aquel momento, solo 14 personas se enfrentaban a infracciones relacionadas con las armas. Artículos como un casco, un escudo antidisturbios y un spray pimienta fueron descritos por los fiscales del gobierno como “armas peligrosas o mortales”.

Sin embargo, solo se encontró que dos manifestantes estaban en posesión de un arma de fuego, y ninguno de ellos estaba dentro del edificio el 6 de enero. Fueron detenidos más tarde esa noche y acusados de violar las estrictas leyes de control de armas de Washington D.C.

Entonces, cuatro meses después, ¿hay alguna prueba que respalde la afirmación generalizada de que el 6 de enero fue una “insurrección armada”? Después de todo, los investigadores disponen ahora de un enorme caudal de videos y publicaciones en las redes sociales que documentan lo que ocurrió ese día; a estas alturas, los clips de insurrectos de Trump portando armas o las declaraciones jactanciosas en Facebook deben probar sin lugar a dudas que una “insurrección armada” efectivamente estuvo a punto de derrocar al gobierno de Estados Unidos ese día.

Pero otra revisión de las más de 400 personas actualmente acusadas en la cacería nacional del Departamento de Justicia sigue sin apoyar la versión inicial de que cientos de partidarios de Trump armados tomaron el Capitolio con la intención de mutilar, matar o capturar a alguien en el edificio. Un total de 44 acusados, aproximadamente el 10 por ciento de los que se enfrentan a algún tipo de proceso relacionado con el 6 de enero, están acusados de poseer o utilizar un arma peligrosa. Este es el desglose a fecha del 1 de mayo:

  • Nueve personas con gas pimienta;
  • Nueve personas con un poste o asta de bandera;
  • Cuatro personas con un escudo antidisturbios o policial;
  • Cuatro personas con una porra pequeña;
  • Tres personas con un palo;
  • Tres personas con un bate de béisbol;
  • Dos personas con una pistola eléctrica;
  • Dos personas con un extintor;
  • Dos personas con una muleta;
  • Una persona con una pistola eléctrica/un bastón;
  • Una persona con un casco de policía;
  • Una persona con un cuchillo;
  • Una persona con un palo de hockey;
  • Una persona con un piolet.

Algunas de las armas, sin duda, pueden causar daños graves y los que utilizaron algún tipo de arma contra un agente de policía deben, y serán, castigados en consecuencia.

Pero en muchos casos, al acusado se le acusa simplemente de llevar el arma, no de usarla contra nadie (algunos manifestantes declararon que llevaban armas para defenderse en previsión de un enfrentamiento violento con agitadores de Antifa o Black Lives Matter). Richard Barnett, el hombre famosamente fotografiado en el interior del despacho de Pelosi, se enfrenta a dos cargos de posesión de un “arma peligrosa o mortal”, a saber, un bastón que puede utilizarse como pistola eléctrica. En una vista judicial celebrada la semana pasada, el abogado de Barnett argumentó que el objeto no tenía pilas y no estaba operativo; un juez federal liberó finalmente a Barnett de una cárcel de D.C. después de que hubiera cumplido casi cuatro meses a la espera de su juicio.

En el amplio caso de conspiración del Departamento de Justicia contra los Proud Boys, seis miembros se enfrentan a cargos por “entrar y permanecer en un edificio o recinto restringido y portar un arma mortal o peligrosa”. Pero según la acusación del gran jurado, solo un hombre, William Chrestman, tenía un arma, un mango de hacha de madera. No se le acusa de haberla utilizado.

Los fiscales se esfuerzan por salvar otro mito sobre el 6 de enero: que el agente Brian Sicknick fue asesinado en acto de servicio por partidarios de Trump. El New York Times acabó retractándose de su historia original en la que afirmaba que Sicknick fue asesinado por “insurrectos” utilizando un extintor, pero los medios de comunicación no perdieron tiempo en dar un nuevo giro: Sicknick, se dijo al público, murió como resultado de una reacción al repelente de osos que le rociaron los partidarios de Trump durante el caos.

Pero eso tampoco es cierto. El mes pasado, la oficina del médico forense de D.C. admitió finalmente que Sicknick, de 42 años, murió por causas naturales; sin embargo, el Departamento de Justicia de Joe Biden está desesperado por mantener viva la historia. En marzo, dos hombres fueron acusados de utilizar un spray químico contra el agente fallecido (los fiscales también tuvieron que admitir en el tribunal la semana pasada que el spray no era de oso sino una pequeña lata de spray de pimienta).

George Tanios y Julian Khater se encuentran ahora en la cárcel sin poder pagar la fianza, cada uno de ellos enfrentado a tres cargos de uso y posesión de un arma mortal, aunque no hay pruebas de que el aerosol utilizado por Khater alcanzara al agente Sicknick o a sus colegas: solo más bloqueo de la fiscalía para apoyar la puesta en escena de Nancy Pelosi,

Gran parte del 6 de enero es una ilusión fabricada, otro ejercicio de elaboración de giros políticos para obtener beneficios partidistas. Pero ninguna cantidad de ilusiones artificiales de los medios de comunicación, los demócratas y muchos republicanos sobre la existencia de una “insurrección armada” el 6 de enero puede convertir su imaginación en realidad.

Julie Kelly es comentarista política y colaboradora principal de American Greatness. Es autora de “Disloyal Opposition: How the NeverTrump Right Tried―and Failed―to Take Down the President” (Oposición desleal: cómo la derecha anti-Trump intentó ―y no pudo― derribar al presidente).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.