“Totalmente consistentes”: Pompeo niega mensajes diversos de la administración sobre origen del virus

Por Cathy He
06 de Mayo de 2020
Actualizado: 06 de Mayo de 2020

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que las declaraciones de altos funcionarios sobre los orígenes del virus del PCCh eran “totalmente consistentes”, rechazando las acusaciones de que había opiniones contradictorias dentro de la administración sobre su origen.

“Cada una de esas declaraciones es totalmente consistente”, dijo en una conferencia de prensa el 6 de mayo. “Colóquenlos juntos, no hay separación. Todos estamos tratando de encontrar la respuesta correcta. Todos estamos tratando de obtener la claridad. Hay diferentes niveles de certeza evaluados en diferentes lugares. Eso es muy apropiado”.

Pompeo agregó que las recientes declaraciones del presidente del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, sobre la génesis del brote fueron “totalmente consistentes con lo que creo que todos en la administración han dicho, incluido el presidente Trump”.

Milley dijo el martes que el “peso de la evidencia” es que el virus es “natural y no hecho por el hombre”, que fue la misma conclusión a la que llegó la semana pasada la Oficina del Director de Inteligencia Nacional.

Sobre la segunda cuestión de si fue liberado accidental o intencionalmente de un laboratorio, Milley dijo: “No tenemos evidencia concluyente sobre nada de eso, pero el peso de la evidencia es que probablemente no fue intencional”.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., en una entrevista el lunes con National Geographic, dijo que había pruebas contundentes que indican que el virus no se hizo en un laboratorio y que “evolucionó en la naturaleza y luego saltó a otras especies”.

Cuando se le preguntó acerca de la posibilidad de que el virus se filtró de un laboratorio, Fauci respondió: “Pero eso significa que, en primer lugar, estaba en la naturaleza. Es por eso que no entiendo de qué están hablando [y] por qué no paso mucho tiempo en este argumento circular”.

Trump sugirió el jueves pasado que había visto evidencia que apuntaba a que el virus se había originado del Instituto de Virología Wuhan, un laboratorio de alto nivel donde los investigadores estudiaron cómo los coronavirus saltan de animales a humanos. Mientras tanto, el 3 de mayo Pompeo dijo que había “una cantidad significativa de evidencia” de que provenía de un laboratorio en Wuhan.

En la conferencia de prensa del 6 de mayo, Pompeo se defendió en repetidas ocasiones contra las afirmaciones de que tales declaraciones representaban una discrepancia en las posiciones oficiales, diciendo que “las personas miran los conjuntos de datos y llegan a diferentes niveles de confianza”, y agrega que “la comunidad de inteligencia todavía está averiguando de dónde exactamente comenzó el virus”.

“No tenemos certeza, y hay evidencia significativa de que esto vino del laboratorio”, agregó. “Esas declaraciones pueden ser ciertas”.

Demandas de transparencia

Pompeo repitió los llamamientos para que el régimen chino coopere y sea transparente sobre los orígenes del brote.

“Todavía no tenemos las muestras que necesitamos. Todavía no tenemos acceso”, dijo. “Siguen siendo opacos y siguen negando el acceso a esta importante información que necesitan nuestros investigadores, nuestros epidemiólogos”.

El secretario de estado dijo que Estados Unidos ha hecho “muchas solicitudes formales” para acceder a los datos del laboratorio de Wuhan. Cuando se le preguntó si Beijing había respondido formalmente, Pompeo respondió: “Debería preguntarle al Embajador Cui, quien tuvo un gran artículo de opinión esta mañana, y no puedo esperar a ver mi columna diaria en el China Daily”, refiriéndose al artículo de opinión escrito por el embajador chino en los Estados Unidos que se publicó en el Washington Post. China Daily es el periódico en inglés del portavoz del régimen chino.

Pompeo dijo que dependía de Beijing ayudar a proporcionar respuestas. “Cada uno de nosotros mira esta situación y dice: ‘¿Quién puede dar la respuesta precisa de dónde era exactamente el paciente cero? ¿De dónde vino esto realmente?’ Todos sabemos quién puede desbloquear las claves para eso”, dijo. “Cada uno de esos líderes, ya sea el Dr. Fauci o el general Milley o yo o el presidente, todos sabemos cómo llegar a esta respuesta. Ahí es donde debe estar el foco. Ahí es donde está nuestro enfoque”.

Pompeo hizo hincapié en que era importante que el régimen revelara lo que sabe sobre el brote, no solo para salvar vidas, sino para reducir el riesgo de otra pandemia.

“Solo les exigimos lo que exigimos de cada nación: ser transparentes, ser abiertos, ser un socio confiable–las mismas cosas que ellos dicen”, dijo.

“Los chinos dicen que quieren cooperar. Excelente. La cooperación significa acción. Significa apertura. Significa compartir esta información”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Wuhan teme brote recurrente del virus residual

TE RECOMENDAMOS