Trabajadores de la salud hablan sobre por qué preferirían perder sus empleos antes que vacunarse

Por Enrico Trigoso
25 de Octubre de 2021
Actualizado: 25 de Octubre de 2021

A pesar de que las vacunas son promocionadas como seguras y efectivas por los medios masivos, muchos trabajadores sanitarios se niegan a vacunarse contra la COVID-19, y aquellos que hablan abiertamente sobre sus preocupaciones son censurados por las grandes empresas tecnológicas o expulsados ​​de sus plataformas.

Algunas enfermeras y médicos están rechazando la vacunación obligatoria incluso si eso significa que pierdan sus trabajos.

The Epoch Times se contactó con algunos de estos profesionales de la salud para averiguar por qué.

“Es imposible dar un consentimiento totalmente informado”

Emily Nixon es una enfermera titulada que ha trabajado en la industria de la salud durante 18 años. Cuando su empleador, MaineHealth, anunció que haría obligatoria la vacuna, rápidamente organizó un grupo llamado The Coalition for Healthcare Workers Against Medical Mandates y presentó una demanda.

“Miles de trabajadores de la salud han perdido y perderán sus trabajos. La ya débil infraestructura de atención médica de Maine no resistirá esta devastadora pérdida de personal. Se perderán vidas. La atención ya está racionada. Hemos estado experimentando un bloqueo de los medios en este estado”, dijo Nixon.

“Hablando desde mi punto de vista, una profesional de la salud inteligente, saludable y empoderada que se cuida excelentemente, es un insulto tener que aceptar una vacuna de sustancia y eficacia desconocidas, y dar un ejemplo a las grandes personas a las que sirvo para que también ellos sometan su poder a las compañías farmacéuticas–criminales convictos–en un esfuerzo por poner una curita en la herida abierta de la realidad.

“Es inconcebible ordenar vacunación sin exenciones, especialmente cuando la vacuna es un producto médico completamente nuevo que aún se encuentra en su primer año de estudio. Los casos de rebrotes no se informan adecuadamente. Sabemos que esta vacuna tiene ‘fugas’. No se ha probado la seguridad y eficacia de esta vacuna. Existen otros tratamientos alternativos y seguros. Es imposible dar un consentimiento totalmente informado sin datos imparciales a largo plazo. Amenazar con nuestros trabajos es una coerción flagrante. Nuestro derecho otorgado por Dios a la integridad corporal y la autonomía personal ha sido despojado con estos mandatos y no lo aceptaremos”, dijo Nixon.

“Los efectos secundarios son reales”

Jaclyn Zubiate, quien trabajaba para Southern Maine Health Care, amaba su trabajo como enfermera.

“No me vacuné, aunque me dieran de baja… Ahora, con los datos que tenemos, sabemos que la tasa de supervivencia es bastante alta. Durante los últimos 18 meses, solo envié a un paciente a la sala de emergencias con dificultad respiratoria. La COVID no tiene características distintivas entre otros virus como otras enfermedades para las que tenemos vacunas. ¿Por qué necesitaría una vacuna para algo con una tasa de supervivencia del 99 por ciento que no tiene características distinguibles?”, dijo Zubiate.

“Los trabajadores de la salud no se vacunan porque saben que los efectos secundarios son reales. En atención médica urgente, he visto miocarditis, celulitis y síntomas neurológicos inusuales, entre una variedad de otros efectos secundarios. He visto a personas muy enfermas después de haberse vacunado y luego dan positivo al virus. La tasa de positividad de COVID en personas vacunadas es muy alta según los estudios recientes y lo que estoy viendo en mi clínica. Una vacuna debería funcionar, y no está funcionando. Debería probarse durante años en algo que no sea humano antes de que lo llamemos ‘seguro y eficaz’… Nunca tomaré ese riesgo para mí misma”, dijo Zubiate.

“Los datos hablan por sí mismos”

Jessica Mosher ha sido enfermera titulada durante más de una década. Es madre de 4 hijos y veterana de la Marina de los Estados Unidos que perdió su trabajo por negarse a recibir las dosis.

Fue supervisora ​​de enfermería, directora de observadores de pacientes, y directora del programa de enfermería en el Hospital General Redington-Fairview.

“Proteger mi salud y mantenerme fiel a mis convicciones religiosas siempre será mi elección antes de que un trabajo. Las escrituras prometen que ‘mientras la tierra permanezca, habrá tiempo de siembra y cosecha’; de este lado del cielo, tenemos una gran cantidad de opciones de empleo, pero solo una vida”, dijo Mosher.

“Tengo una maestría en enfermería y trabajo como profesora de investigación en enfermería y práctica basada en evidencia. Soy experta en recopilar y analizar datos y sacar conclusiones. No confié en los medios de comunicación, el gobierno, o las grandes tecnologías para ninguna de mis decisiones de atención médica antes de la COVID-19 y no tengo planes de cambiar de opinión. Los datos hablan por sí solos relacionados con el daño que han causado estas vacunas experimentales y la falta de estudios que se hayan realizado. Lo que he visto como enfermera y lo que otros han compartido luego de la vacunación sella el trato. El virus, como el resfriado y la gripe, no tiene cura. Sin embargo, tiene una tasa de supervivencia de casi el 100 por ciento. Aquellos que impulsan la vacuna están yendo por el dinero. Yo estoy siguiendo la ciencia. Los trabajadores de la salud no abandonan su pasión o su salario estable por ser difíciles. La cantidad de personas dispuestas a ser despedidas debería ser motivo de alarma”, agregó.

“Los trabajadores de la salud tienen inmunidad natural”

John Lewis trabajaba para un gran hospital en el sur de Maine.

Él está a favor de la vida y cree que toda la vida es preciosa.

“Al saber que las tres vacunas disponibles fueron probadas, desarrolladas o producidas usando líneas de células fetales de abortos electivos, no podría por conciencia violar mis creencias profundamente arraigadas. Previendo que podría presentar una exención religiosa, es difícil aceptar que no se me otorgue una exención basada en mis deberes tras considerar que soy un trabajador remoto y no interactúo con los pacientes”, dijo Lewis.

“Fuera de las exenciones médicas o religiosas, muchos trabajadores de la salud consideran los riesgos-beneficios de recibir la vacuna. Es el mismo enfoque para brindar atención al paciente, donde al paciente se le permite el consentimiento informado. Muchos de los trabajadores de la salud tienen inmunidad natural. Otros creen que no hay suficiente investigación a largo plazo sobre los efectos adversos. Además, estos trabajadores de la salud ven con sus propios ojos lo que está sucediendo en los hospitales, lo que no está necesariamente en línea con la narrativa”, dijo Lewis.

“Ninguno de nosotros está viendo” oleadas

A Heather Sadler, una enfermera titulada, también le encanta ser enfermera, pero dijo que la salud de ella y de su familia es mucho más importante que su sueldo.

“Esta es una nueva tecnología de vacunas (si se quiere llamar así), que NUNCA se ha implementado con éxito y no tiene datos sobre los efectos a largo plazo, que no debe confundirse con ‘efectos secundarios’, ya que el público en general parece estar obsesionado con eso. Siempre he sido alguien que analiza mis opciones de atención médica a través del lente de la relación riesgo-beneficio. Sabiendo lo que sé sobre la COVID (y he hecho muchas investigaciones), no entro en ninguna de las categorías de alto riesgo de enfermedad grave/muerte: edad> 65 años, obesidad, enfermedad cardíaca, diabetes, enfermedad crónica enfermedades pulmonares e inmunodeprimidos. Para mí y mi familia inmediata, existe un mayor riesgo de tener un efecto secundario o un efecto a largo plazo por inyectarnos una sustancia prácticamente desconocida”, dijo Sadler.

“Soy enfermera en Oncología/Hematología y estoy viendo que estamos experimentando un aumento en las hospitalizaciones/derivaciones por trastornos de coagulación y hemorragia. Por ejemplo, en una semana, tuvimos dos pacientes en el hospital a los que se les diagnosticó un trastorno de la coagulación poco común que normalmente solo se observa en el 4 por ciento de la población general. ¡Y esto sucedió dos veces, en una semana, en el centro rural de Maine! El único factor común, una inyección de COVID 3 días antes en cada caso. ¿Se informó esto a los CDC? No lo sé”.

“Solo cuatro de las aproximadamente 20 a 25 personas que he conocido personalmente que han dado positivo por la COVID recientemente no han sido vacunadas. Sí, no fueron vacunadas. La mayoría de las personas que me rodean que han dado positivo en los últimos 3 meses se vacunaron por completo. ¿Por qué querría arriesgarme a sufrir efectos secundarios o efectos a largo plazo de la inyección si aún puedo contraer y propagar este virus? Simplemente no es lógico. ¡Esos dos ejemplos claramente destruyen su teoría de que ‘es seguro y efectivo’!”, continuó Sadler.

“Estoy en constante comunicación con otros trabajadores de la salud en el estado de Maine y, ninguno de nosotros está viendo los ‘aumentos repentinos’ que le dicen al público en general que está sucediendo”.

“¡Esto es Estados Unidos! Tengo todo el derecho a tomar una decisión informada con respecto a mi atención médica. No importa lo que le digan, lo que haga no tiene un efecto directo en usted”, concluyó Sadler.

“La libertad es lo más importante”

Sherri Thornton fue miembro y presidente de la Junta Asesora de SAFE de Maine y ha sido enfermera durante 45 años.

Planeaba jubilarse pero quería trabajar hasta fin de año, sin embargo, cuando vio venir el mandato decidió jubilarse antes.

“Creo que la libertad es lo más importante en la vida fuera de la salvación. Nadie tiene derecho a decirme lo que puedo o no puedo hacer con mi cuerpo excepto el Señor. Las vacunas se han producido con tejido fetal y me opongo firmemente al aborto”, dijo Thornton.

“Los componentes de las vacunas no son seguros, hay muchos efectos secundarios que causan más daño que el coronavirus. No protege contra las variantes (…) Vacunar a todos no hará que haya inmunidad colectiva y solo causará más variantes a las que sucumbirán aquellos que no tengan inmunidad natural”, dijo Thornton.

Otros tres trabajadores de la salud que están en contra de los mandatos de la vacuna se comunicaron con The Epoch Times, pero no quisieron que se divulgaran sus nombres o empleadores.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS