Trabajadores federales con inmunidad natural demandan a Fauci y Walensky por orden de vacuna COVID-19

Por Zachary Stieber
09 de Noviembre de 2021 4:32 PM Actualizado: 09 de Noviembre de 2021 4:33 PM

Los trabajadores federales que se han recuperado del COVID-19 han presentado una demanda colectiva contra el Dr. Anthony Fauci y otros funcionarios del gobierno por la orden de la vacuna contra el COVID-19 que todavía los obliga a vacunarse.

El gobierno no solo no ofreció una exención para los trabajadores con inmunidad natural, o aquellos que se han recuperado, sino que ni la orden ejecutiva del presidente Joe Biden ni la guía que la explica describen por qué la inmunidad adquirida naturalmente no es una alternativa aceptable a la vacunación, dice la demanda.

“Como ya tienen inmunidad natural, no hay ningún propósito coherente para que el gobierno federal les exija someterse a un procedimiento médico para vacunarse si deciden no hacerlo, o ser despedidos de su empleo, de sus carreras”, dijo a The Epoch Times Robert Henneke, consejero general de la Fundación de Políticas Públicas de Texas y uno de los abogados que representan a los trabajadores del gobierno.

Los demandantes dicen que la orden viola la Ley de Procedimiento Administrativo, que permite a los tribunales anular las acciones del gobierno que se consideren “arbitrarias, caprichosas o un abuso de discreción”.

Citaron al Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos que ahora forma parte del consejo de administración de Pfizer. En recientes apariciones en televisión, Gottlieb describió la inmunidad natural como “duradera” y “robusta” y dijo que los funcionarios del gobierno deberían empezar a asimilarla en los debates políticos. También citaron al Dr. Hooman Noorchashm, un inmunólogo que ha dicho que es médicamente innecesario que los recuperados se vacunen.

Decenas de estudios han demostrado que las personas que sobrevivieron al COVID-19 tienen una fuerte inmunidad contra la reinfección del virus que lo causa, y algunos indican que la protección es similar o superior a la que proporcionan las vacunas.

Los trabajadores intentaron comunicar sus preocupaciones sobre la orden, pero éstas “han caído completamente en saco roto, por lo que hemos recurrido al litigio”, dijo Henneke.

“Creo que está claro que la Administración Biden, el gobierno federal, está afianzado en su posición sobre esto. Por lo tanto, no tiene sentido seguir negociando y, en su lugar, vamos a buscar la ayuda de los tribunales”, añadió.

La fecha límite para que los trabajadores federales se vacunen contra el COVID-19 era el 8 de noviembre, porque no se considera que las personas estén completamente vacunadas hasta dos semanas después de haber recibido la última inyección. Las agencias pudieron empezar a disciplinar a los trabajadores no vacunados el 9 de noviembre, según Kiran Ahuja, un funcionario de la administración.

La demanda pide al tribunal federal de Galveston, Texas, que declare que la orden viola los derechos de los demandantes y es arbitraria y caprichosa, y que exima a los trabajadores de cumplirla.

Entre los demandados citados se encuentran Fauci, director de larga data del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas; la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; y Jeffrey Zients, que coordina el equipo de respuesta para el COVID-19 de la Casa Blanca.

El instituto, los centros y la Casa Blanca no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Las autoridades sanitarias federales han reconocido recientemente que la inmunidad natural existe, pero siguen insistiendo en que es inferior a la protección que confieren las vacunas. También dicen que las personas que se han recuperado del COVID-19 pueden seguir beneficiándose de la vacunación.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.