Transformar el mundo en un lugar mejor: el gran impulso escondido en el viejo ático

Los sueños nos impulsan por la vida y no están limitados por la edad

Por Jeff Minick
03 de Abril de 2024 12:25 PM Actualizado: 03 de Abril de 2024 2:53 PM

Aférrate a los sueños
porque si los sueños mueren
la vida es un pájaro de alas rotas
que no puede volar.

Aférrate a los sueños
porque cuando los sueños se van
la vida es un campo estéril
congelado por la nieve.

Este poema de Langston Hughes se aplica a todas las edades. El niño de 6 años que quiere convertirse en John Wayne y cabalgar por el Oeste persiguiendo a los malos pronto pierde esa ambición, pero aprendió a soñar. A medida que crece y sus sueños maduran, su visión y su imaginación lo llevan adelante como parte del equipo necesario para la hombría y la vida.

Al igual que aquel niño que aprendió a soñar en los patios de la imaginación, nuestros sueños de adultos cambian de tamaño y alcance, crecen y se transforman a medida que crecemos y cambiamos, y nos ayudan a seguir avanzando. Estas visiones del futuro nos dan un propósito, y el propósito conduce a la acción.

No importa la edad que tengamos.

Muchos abuelos desempeñan un papel insustituible en la vida de sus nietos. (Biba Kayewich)

Con los sueños empiezan los hechos

En 2023, cuatro octogenarios completaron los campeonatos de 100 millas de atletismo de EE.UU. en Henderson, Nevada. El tiempo total para ganar esta prueba fue de unas 14 horas, pero el ganador de su grupo de edad, David Blaylock, de 80 años, tardó casi 16 horas más en cruzar la línea de meta. El Sr. Blaylock, padre de siete hijos, empezó a correr a los 50 años. Una vez le dijo a un periodista local: “No tengo ningún talento para correr. Nadie me quería en su equipo de atletismo, nunca”.

Helen Hooven Santmyer (1895-1986) fue una educadora y bibliotecaria que escribió algunos libros que recibieron poca atención. Tras jubilarse, pasó años escribiendo una novela, “And Ladies of the Club”, que encontró un pequeño editor cuando Santmyer tenía 87 años y sufría un enfisema y una ceguera incipiente. Esta obra magna de 1300 páginas, una historia de familias, matrimonios, crianza de niños y comunidad ambientada en un pueblo ficticio de Ohio, llamó la atención de otro editor y se convirtió en un éxito de ventas.

Aunque muchos consideran su presidencia un fracaso, la vida de Jimmy Carter tras dejar la Casa Blanca es un ejemplo estelar de generosidad desinteresada. Él y su esposa, Rosalynn, llevaban mucho tiempo soñando con ayudar a los demás, y pusieron esa visión en práctica a través de Hábitat para la Humanidad. Los Carter ayudaron personalmente a reformar o construir varios miles de casas a lo largo de 35 años.

El Sr. Blaylock se inspiró para empezar a correr después de observar a otros hombres mayores, y él, a su vez, inspiró a otros como su compañero corredor Craig Lloyd. La novela de la Sra. Santmyer sobre la vida en un pueblo pequeño, las familias y América aportó esperanza y placer a muchos lectores. La dedicación y la alegría con que los Carter construyeron sus casas animaron a muchos otros a coger un martillo y clavos a través de Hábitat para la Humanidad.

Los sueños y las obras que merecen la pena son contagiosos, independientemente de la edad del soñador.

Un ejército de soñadores y hacedores

El voluntariado, ya sea en la biblioteca pública, en un albergue para personas sin hogar o en una organización cercana a tu corazón, es una gran manera de tocar la vida de los demás. (Biba Kayewich)

Y por cada David Blaylock, Helen Santmyer y Jimmy y Rosalynn Carter, hay decenas de miles de estadounidenses mayores que sueñan y actúan, aportando sus propios dones a quienes les rodean. Ofrecen voluntariamente su tiempo y energía, por ejemplo, colocando libros en la biblioteca pública o sirviendo comidas en un albergue para personas sin hogar. Algunos de los que he conocido han trabajado como guías en museos, también como observadores electorales y ayudantes de profesores.

Stan Polonsky, coronel retirado del ejército, fue voluntario durante años en el Museo Casemate de Fort Monroe, en Virginia, y enseñó ajedrez en un programa extraescolar. Otro jubilado, el locutor de radio Don Matney, de Carolina del Norte, tocó el piano en residencias de ancianos y hospitales dos veces por semana durante casi dos décadas.

Y luego están las multitudes de abuelos. Pídales que redacten un currículum en el que enumeren sus experiencias en ese papel, y muchos de ellos podrían llenar varias páginas: niñera, entrenador, cocinero, ama de llaves, chófer, árbitro, cuentacuentos, cómico y mucho más. Entre mis hermanos y conocidos hay una docena de abuelos que ocupan su lugar cuando los padres tienen que trabajar, enferman o simplemente necesitan ayuda.

Pregúnteles por qué dedican tanto tiempo a los más pequeños, y la mayoría dirá: “Quiero a mis hijos y nietos, y quiero ayudar”. Pregunte a los mayores que son voluntarios y obtendrá respuestas muy variadas, pero todas tienen el amor como parte de la ecuación. “Me encantan los libros”, le dirá el voluntario de la biblioteca. “Me da la oportunidad de preparar unas sopas que la gente aprecia de verdad”, explica la mujer al otro lado del mostrador en la cocina del refugio del Ejército de Salvación.

Buenas razones todas ellas, y los mayores implicados ciertamente dan y ganan.

Y, sin embargo, esa voluntaria de la biblioteca podría pasarse el día leyendo en vez de trabajando, y satisfacer así su afición por los libros. Ese cocinero voluntario del albergue podría estar ganando un buen dinero en un restaurante. Incluso esos abuelos podrían replegar sus esfuerzos, ocupándose de un jardín en lugar de atender a sus nietos.

Algo más está pasando aquí; algún otro impulso, a menudo tácito, está actuando. Y creo que sé lo que es.

El sueño que impulsa el deseo

Durante las tres primeras décadas de nuestras vidas —a veces más, a veces menos— la mayoría de nosotros dedicamos grandes cantidades de energía a educarnos, perfeccionar nuestras habilidades y encontrar nuestro lugar en el mundo. Si luego nos casamos y tenemos hijos, pasamos muchos años más manteniéndolos, colmándolos de amor y atención y, en el caso de los niños, guiándolos hasta la edad adulta.

Con el tiempo, los hijos se van de casa y pasan más años. Algunos nos jubilamos, otros reducimos el trabajo y, poco a poco, llega la vejez. La mayoría de nosotros carecemos de las rodillas o el deseo de participar en un ultramaratón como el Sr. Blaylock, pero seguimos corriendo la carrera que comienza con el nacimiento y termina con la muerte. Sin embargo, en este otoño de nuestras vidas, quizá por primera vez desde que éramos niños, tenemos tiempo y ojos para observar el mundo con otras gafas.

Y nos demos cuenta o no —y sospecho que muchos mayores no lo hacen—, los ancianos experimentamos a menudo un profundo e intenso deseo de dejar este mundo como un lugar mejor para las generaciones futuras. Somos como esos entusiastas de las actividades al aire libre que, tras haber disfrutado de una agradable estancia en un bosque, se dan cuenta de que pronto llegará el momento de levantar el campamento y se ponen manos a la obra para mejorar el lugar, dejándolo más limpio y bonito de lo que lo encontraron, fresco y reluciente para el siguiente grupo de campistas.

Dejar atrás una parte de nosotros mismos, ayudar a los que queremos, untar un poco de pegamento en el mundo fracturado—ése es el sueño que impulsa el deseo y conduce a los hechos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


 

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.