Estudio encuentra trastornos de audición y equilibrio entre los vacunados contra el COVID-19

"Somos los primeros en confirmar este aumento de la incidencia relativa de tinnitus y vértigo después de las vacunas COVID-19", escribieron los autores

Por Naveen Athrappully
25 de Febrero de 2024 8:00 PM Actualizado: 25 de Febrero de 2024 8:01 PM

Se han observado más casos de trastornos de la audición y del equilibrio luego de que las personas recibieran la vacuna contra el COVID-19, según un estudio reciente, que pidió a las personas vacunadas que permanecieran alerta ante tales complicaciones.

El estudio australiano revisado por pares, publicado en la revista Vaccine el 22 de febrero, tenía como objetivo determinar si hubo un aumento en los “eventos audiovestibulares” tras la vacunación contra el COVID-19 en el sureste de Australia. Audiovestibular se refiere a afecciones relacionadas con los trastornos de la audición y el equilibrio.

“Los proveedores de atención médica y los vacunados deben estar alerta ante posibles molestias audiovestibulares después de la vacunación contra la COVID-19”, dijeron los autores.

Aumento de la incidencia de vértigo y tinnitus

Los investigadores hallaron un aumento en los casos de vértigo y tinnitus después de la vacunación. El tinnitus es una afección que hace que un individuo escuche sonidos como zumbidos, timbres o pitidos, en ausencia de estímulos externos. El vértigo hace que las personas sientan que están dando vueltas y puede provocar mareos.

“Nuestro estudio encontró una mayor incidencia relativa de vértigo en los 42 días posteriores a las vacunas de ARNm, y una mayor incidencia relativa de tinnitus en los 42 días posteriores a las vacunas de vector de adenovirus Vaxzevria y de ARNm”, escribieron los investigadores.

“Somos los primeros en confirmar este aumento de la incidencia relativa de tinnitus y vértigo post vacunas COVID-19”, afirmaron. Especularon que los eventos audiovestibulares pueden ser una “lesión mediada por el sistema inmunológico” desencadenada por las vacunas contra el COVID-19.

No hay aumento en los casos de pérdida auditiva

En el mismo estudio, los investigadores informaron que “no hubo un aumento en la incidencia relativa de pérdida auditiva” en los 42 días posteriores a cualquier vacuna contra COVID-19.

Señalaron que los datos del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas de EE. UU. (VAERS) y los estudios realizados en el registro de atención médica finlandés y danés no han encontrado “ninguna relación entre la pérdida auditiva neurosensorial repentina (SSNHL) y la vacunación contra COVID-19”.

Por ello, los autores concluyeron que su análisis “apoya la opinión de que no hay una mayor incidencia de pérdida de audición tras las vacunas contra COVID-19”.

Los autores señalaron una limitación: que su estudio no podía explicar ninguna infección concurrente por COVID-19, que otros estudios han indicado que podría estar asociada con eventos audiovestibulares.

“La infección por COVID-19 es un posible factor de confusión importante en la asociación entre la vacunación contra el COVID-19 y los eventos audiovestibulares”, escribieron.

Cifras

Los investigadores recopilaron datos relacionados con la vacuna de dos bases de datos en Australia, seleccionando 45,350 registros a través de SAEFVIC, y 4.94 millones de registros a través de POLAR, para el período de tiempo comprendido entre enero de 2021 y marzo de 2023.

SAEFVIC es el servicio central de notificación espontánea de acontecimientos adversos tras la vacunación en el estado australiano de Victoria. La plataforma POLAR recopila y procesa datos de práctica general en nombre de las redes de salud primaria en Australia. Varios investigadores del estudio declararon haber recibido financiación del Departamento de Salud de Victoria. SAEFVIC está financiado por el departamento.

De los 45,350 registros del SAEFVIC, los investigadores identificaron 415 casos de vértigo, 226 incidencias de tinnitus y 76 pérdidas auditivas. Desde la plataforma POLAR se identificaron 13,924 reportes de vértigo, 4000 incidencias de tinnitus y 3214 pérdidas auditivas.

Los investigadores registraron el impacto de dos tipos de vacunas—la vacuna vectorial de adenovirus de AstraZeneca y las vacunas basadas en ARNm de Pfizer y Moderna.

Los investigadores descubrieron un aumento en la incidencia de vértigo tras las vacunas de ARNm y un aumento en la incidencia de tinnitus después de las vacunas de AstraZeneca y de ARNm.

Se descubrió que la tasa de notificación de eventos audiovestibulares era mayor con las inyecciones de AstraZeneca en comparación con las vacunas de ARNm. Además, se identificaron más eventos audiovestibulares después de la primera dosis de AstraZeneca que de su segunda dosis, mientras que no se observó tal diferencia para las vacunas de ARNm.

Sordera súbita

SSNHL, comúnmente conocida como sordera súbita, se refiere a una pérdida rápida e inexplicable de la audición, ya sea una sola vez o durante unos pocos días, causada por un daño al oído interno o al nervio que va del oído al cerebro. Suele afectar a un solo oído.

Los investigadores señalaron que algunos estudios encontraron una asociación entre la vacuna COVID-19 de Pfizer y SSNHL, pero que la población o el tamaño del efecto en esos estudios “fue muy pequeño”.

Uno de esos estudios se publicó en febrero de 2022: un estudio de grupo de más de 2.6 millones de pacientes en Israel. De los 2,602,557 pacientes que recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer contra COVID-19, se reportaron 91 casos de SSNHL. De las 2,441,719 personas que recibieron la segunda dosis, se identificaron 79 casos de SSNHL.

Si bien el “tamaño del efecto es muy pequeño”, los investigadores de ese estudio dijeron que sus hallazgos sugieren que la vacuna Pfizer contra COVID-19 “podría estar asociada con un mayor riesgo de SSNHL”.

El tinnitus afecta la calidad de vida

En 2021, Gregory Poland, director del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, desarrolló tinnitus después de recibir su segunda inyección de la vacuna contra el COVID-19. Si bien experimentó zumbidos en ambos oídos, la situación empeoró en el oído izquierdo.

“Fue como si de repente alguien me hubiera hecho sonar un silbato en el oído… Ha sido prácticamente implacable”, dijo en una entrevista con MedPage Today en marzo de 2022. El medio no especificó qué vacuna recibió, sin embargo, señaló que “dada su situación personal, [el Sr. Poland] buscará vacunas de subunidades proteicas que estén en desarrollo pero que aún no estén autorizadas por la [Administración de Alimentos y Medicamentos], como las de Novavax, Medicago y Sanofi”.

En ese momento, Poland dijo que podría haber decenas de miles de personas afectadas en Estados Unidos y posiblemente millones en todo el mundo.

“Lo más desgarrador de todo esto, como médico experimentado, son los correos electrónicos que recibo de personas a las que esto les ha afectado tanto a su vida que me han dicho que se van a quitar la vida”, dijo al medio.

La Organización Mundial de la Salud dijo en 2022 (pdf) que, hasta febrero de 2021, había recibido 367 reportes de tinnitus después de la vacunación contra la COVID-19, incluidos 56 que se agrupaban con pérdidas auditivas. La mayoría (293 casos, o el 80 por ciento) recibió la vacuna Pfizer. Más del 70 por ciento del total de casos de tinnitus ocurrieron entre mujeres. Más de un tercio de los informes procedían de profesionales sanitarios.

De los 367 casos, 97 incidentes (26 por ciento) se consideraron graves. Esto incluyó 59 casos clasificados como “otra condición médicamente importante”, 33 como “discapacitante/incapacitante” y ocho reportes como “causó/prolongó la hospitalización”. Dos incidentes fueron reportados como “peligrosos para la vida”.

La organización también reportó por separado 164 casos de pérdida de audición, de los cuales 104 casos (63 por ciento) se encontraron entre mujeres.

En una entrevista con The Epoch Times, Mary, que se negó a revelar su apellido, dijo que comenzó a experimentar tinnitus una hora después de la primera vacuna de Pfizer en 2021. Cuando se puso en contacto con la farmacia donde la vacunaron, le dijeron a Mary que el tinnitus no era un efecto secundario.

Incluso después de tomar la terapia con esteroides recomendada por un médico, su condición no mejoró. “Me quejé mucho al principio… especialmente en las primeras semanas”, dijo. “Lloré. Me derrumbé”.

A pesar de enfrentar dificultades, Mary no podía hablar abiertamente de sus preocupaciones con su familia, amigos o proveedores de atención médica. “Me sentí cómoda diciendo que tenía tinnitus, pero tenía miedo de decirle a la gente que comenzó una hora después de la vacuna… No quería que la gente pensara que soy una antivacunas”, afirmó.

“Pero es mi propia experiencia, y el hecho de que tuviera miedo de decirlo es realmente triste”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.