Tribunal chino rechaza demanda de compensación por virus del PCCh

Por Frank Fang
02 de Agosto de 2020
Actualizado: 02 de Agosto de 2020

Una mujer china de apellido Xu presentó una demanda contra el gobierno municipal de Wuhan, donde alega que la mala gestión del brote del virus del PCCh provocó la muerte de su padre. Sin embargo, un tribunal de la ciudad rechazó su caso sin dar una explicación.

“Fue la negligencia del gobierno la que directamente condujo a la muerte de mi padre”, dijo Xu, un residente de Wuhan, en una entrevista telefónica con el periódico chino Epoch Times el 29 de julio. Xu presentó una queja ante el tribunal local el 20 de julio.

Ella explicó que si el gobierno municipal hubiera informado con precisión al público sobre el brote en su momento, ella y otros residentes habrían tomado medidas para protegerse.

Xu está solicitando una indemnización de 1.8 millones de yuan (unos 258,000 dólares) del gobierno municipal por su pérdida financiera, el trauma mental y los gastos médicos de su padre.

Tres días después de la entrevista, la mañana del 1 de agosto, Xu envió un mensaje de texto a The Epoch Times diciendo que había recibido una llamada del Tribunal Popular Intermedio de Wuhan informándole que su demanda había sido rechazada y que la queja le sería devuelta.

Xu no es la primera ciudadana china en presentar una demanda para pedir una compensación de las autoridades, ni tampoco es la primera en ver su queja rechazada.

El Partido Comunista Chino (PCCh) considera a las quejas públicas como posibles amenazas a su gobierno. En 2008, por ejemplo, los funcionarios chinos acosaron y silenciaron a los padres que buscaban una compensación para sus hijos, los que consumieron la fórmula infantil contaminada con melamina, un producto químico tóxico.

El padre de Xu

El padre de Xu, de 69 años, empezó a mostrar síntomas parecidos a los de la gripe el 16 de enero.

“En ese momento, no sabíamos que el virus podía ser transmitido entre personas. Nos enteramos por los medios de comunicación locales que había una enfermedad infecciosa que se estaba propagando a nivel local. No sabíamos exactamente cuál era la enfermedad”, dijo Xu.

“Nosotros oímos que la enfermedad era una forma de neumonía, pero unos días más tarde el gobierno de la ciudad negó que fuera neumonía”, agregó.

Considerando lo que el gobierno de la ciudad les informó, ella y su familia no tomaron la enfermedad de su padre en serio, dijo Xu.

Durante las primeras etapas del brote, las autoridades hicieron todo lo posible por ocultar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. La policía local silenció a fines de diciembre a ocho médicos denunciantes, entre ellos el oftalmólogo Li Wenliang, por publicar en las redes sociales chinas una nueva forma de neumonía.

El 11 de enero, la Comisión de Salud de Wuhan informó en su sitio web de que “no había encontrado pruebas claras de transmisión de persona a persona” en el nuevo virus.

No fue hasta el 20 de enero que Beijing reconoció públicamente que el virus del PCCh era contagioso.

Xu dijo que la condición de su padre empeoró después de que pasó una semana en un hospital local recibiendo terapia intravenosa. El 25 de enero, su padre comenzó a tener fiebre y una tomografía computarizada reveló que ambos pulmones estaban seriamente infectados. El 27 de enero dio positivo en una prueba para el virus.

La hija explicó que llamó en repetidas ocasiones al número de emergencia de China, pero que ningún hospital acogería a su padre. Finalmente fue admitido el 29 de enero en la sede de Guanggu del Tercer Hospital de Wuhan, donde fue de inmediato hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos.

El 31 de enero recibió una llamada del hospital diciendo que su padre estaba en estado crítico, dijo a continuación. La siguiente llamada que recibió fue el 2 de febrero, alrededor de las 3 a.m., hora local, cuando el hospital le dijo que su padre había fallecido debido a una falla orgánica múltiple.

Ella se lamentó de no haber estado al lado de su padre cuando murió y dijo que estaba sano antes de que se infectara con el virus. Los dos estaban muy unidos, añadió.

Xu dijo que sospechaba que su padre contrajo el virus en el primer hospital donde fue tratado por síntomas similares a los de una gripe. Ella recordó que el padre no llevaba una mascarilla en ese momento.

The Epoch Times no pudo contactarla después de recibir su mensaje de texto.

Desafío legal en China

Xu obtuvo asistencia jurídica del Grupo Asesor Jurídico de Compensación COVID-19, un equipo de consultoría formado en marzo por dos docenas de abogados y defensores de los derechos humanos en China y disidentes chinos en Estados Unidos. El grupo ofrece asesoramiento jurídico a las víctimas de China que solicitan a las autoridades de su país una indemnización y reparación en relación con el brote.

Yang Zhanqing, un defensor de los derechos humanos con sede en Nueva York, quien forma parte del grupo, confirmó a The Epoch Times el revés jurídico de Xu.

“Xu recibió una llamada ayer [31 de julio] del tribunal, diciendo que los materiales de su queja le serían devueltos. El tribunal dijo que su caso no cumplía con el requisito legal y no dio más explicaciones”, dijo Yang.

El hecho de que el tribunal no emitiera un documento formal que anunciara su decisión era completamente contrario a la ley, añadió.

Cuando se le preguntó por qué Xu no estaba ilocalizable, Yang explicó que “ella debe estar sujeta a algún tipo de amenaza. Antes me dijo que los funcionarios de la comunidad local se presentaron en su casa”.

Zhang Hai fue el primer ciudadano chino conocido que presentó una demanda por COVID-19 pidiendo una compensación a las autoridades chinas. Alegó que el gobierno causó la muerte de su padre, que falleció el 1 de febrero.

El 17 de enero, Zhang llevó a su padre de regreso a Wuhan para recibir tratamiento hospitalario, después de que éste sufriera una fractura ósea en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China. El padre de Zhang fue admitido en el Hospital General del Comando Central de Teatros en Wuhan y fue operado.

Aunque la operación fue exitosa, Zhang dijo que su padre desarrolló fiebre, dio positivo para el virus el 30 de enero y falleció el 1 de febrero.

Zhang añadió que no habría llevado a su padre de vuelta a Wuhan si hubiera sabido que el brote en Wuhan era tan severo.

Luego demandó al gobierno de la ciudad de Wuhan, al gobierno provincial de Hubei y al hospital por una compensación de 2 millones de yuanes (unos 286,730 dólares).

Zhang envió su queja al Tribunal Popular Intermedio de Wuhan el 10 de junio, pero el tribunal rechazó su caso una semana después, también sin dar una explicación o sin emitir un documento formal sobre la decisión del tribunal.

Hablando con The Epoch Times, cuestionó la decisión del tribunal de rechazar su caso ya que había documentado la evidencia de la negligencia del gobierno, dijo.

Su caso parece haber presionado al gobierno, añadió. Esto se evidenció cuando las autoridades decidieron bloquear sus cuentas en Weibo, el equivalente chino de Twitter.

Zhang planea presentar su caso en un Tribunal Superior.”Como sea que [las autoridades chinas] traten de silenciarme, estoy decidido a hacerlos responsables”, concluyó.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS