Tribunal independiente determina que China cometió genocidio contra uigures en Xinjiang

Por Michael Washburn
09 de Diciembre de 2021 5:51 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2021 5:51 PM

Un tribunal popular independiente con sede en Londres dictaminó el 9 de diciembre que el régimen chino ha cometido un genocidio contra los uigures y otras minorías musulmanas en la región occidental de Xinjiang.

El Tribunal Uigur concluyó que el Partido Comunista Chino (PCCh), a través de una serie de actos represivos que incluyen internamiento masivo, separación familiar, esterilizaciones y trabajo forzado, ha implementado una “política deliberada, sistemática y concertada” para reducir la población uigur en la región.

Los hallazgos se producen en medio de una mayor condena por los abusos de derechos humanos del PCCh en Xinjiang y en otros lugares en el período previo a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing. En los últimos días, Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Australia y Lituania han anunciado boicots diplomáticos a los Juegos por este tema. Estados Unidos y los parlamentos de varios países occidentales ya han calificado de genocidio la represión de Beijing en Xinjiang.

Leyendo un documento de sesenta páginas, Geoffrey Nice, el presidente del tribunal, enumeró las muchas formas en que el PCCh y sus funcionarios en el oeste de China han privado a los uigures de sus derechos y los han sometido a abusos que se elevan acumulativamente al nivel de genocidio. Nice se detuvo particularmente en los abusos cometidos contra los prisioneros uigures en Xinjiang.

La base jurídica de esta clasificación se encuentra en gran medida en el precedente que sentó la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, tratado internacional adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948.

Los miembros del panel en el primer día de audiencias en el “Tribunal Uyghur”, un panel de abogados y expertos en derechos con sede en el Reino Unido que investiga presuntos abusos contra uigures en China, en Londres el 4 de junio de 2021. (Tolga Akmen/AFP a través de Getty Images)

Trato indescriptible

Es la detención masiva de uigures la que prepara el escenario para innumerables formas de abuso, humillación, tortura y ejecución extrajudicial. Nice citó el testimonio de testigos en las audiencias del tribunal en junio y septiembre en apoyo de esta determinación.

“Cientos de miles de uigures, con algunas estimaciones de más de un millón, han sido detenidos por las autoridades de la República Popular China [República Popular China] sin ninguna razón ni remotamente suficiente, y sometidos a actos de crueldad, depravación e inhumanidad inconcebibles”, dijo.

Hasta cincuenta detenidos a la vez han sido hacinados en celdas de veintidós metros cuadrados, sin espacio suficiente para tumbarse en el suelo, obligados a hacer sus necesidades en cubos a la vista de otros presos y circuito cerrado de televisión, sometidos a torturas tales como arrancar sus uñas y golpearlos con palos. Los funcionarios los han detenido en sillas donde les mantienen los pies o las manos en su lugar durante horas o días, y los han confinado en recipientes hasta el cuello con agua fría. Algunos han estado encadenados por pesos de metales pesados ​​durante meses, dijo Nice.

La violación y la violencia sexual son comunes. Una joven, dijo Nice, fue violada en grupo por policías a la vista de otros cien prisioneros, como una forma de enviar un mensaje de lo que les sucedería a ellos o a otros si se salían de la línea. La inserción de varillas de descarga eléctrica en los orificios de las prisioneras también es común, dijo Nice. La retención de alimentos para castigar o humillar es otro método común de tortura y humillación.

El efecto acumulativo de estas diferentes formas de maltrato y tortura equivale a genocidio, sostuvo Nice. Algunos podrían intentar descartar la acusación de genocidio y sostener que lo que realmente está sucediendo en el oeste de China es un intento a largo plazo de lograr que los uigures se asimilen a la corriente principal de la sociedad china, dijo Nice. Pero Nice y sus colegas no dan crédito a tales argumentos en absoluto.

La Convención sobre el Genocidio de 1948 tomó como propósito la supervivencia de grupos nacionales, étnicos y religiosos, en contraposición a los individuos, y la adopción de medidas en países extranjeros para prevenir el exterminio de esos grupos, señaló Nice. Ese objetivo es tan importante en 2021 como lo era en el momento del lanzamiento de la convención, agregó.

“Algunos podrían decir que lo que está sucediendo en Xinjiang es simplemente el estímulo a la asimilación de grupos, la asimilación es algo que ha sucedido naturalmente a lo largo de la historia registrada, y que la República Popular China podría simplemente estar trayendo mayor seguridad y fronteras a un país de un solo carácter”, dijo Nice.

Tal pensamiento está profundamente equivocado, sostuvo. Ya sea que se intente mediante el estímulo o la fuerza, la asimilación masiva anula el valor de la diversidad que se manifiesta en todas las innumerables formas en que los humanos viven y se comportan, dijo.

“Se puede decir que el método de genocidio involucrado en esta sentencia, un genocidio cuya intención se evidencia en los otros crímenes de lesa humanidad y el uso de la tortura, es ciertamente grave”, continuó Nice.

Llamando al genocidio por su nombre

Los políticos y ciudadanos privados que se han pronunciado en apoyo de los uigures podrían haberlo hecho por uno de varios motivos, incluida la envidia del éxito de China o el miedo a China, pero cualquiera que sea la razón, está claro que ese apoyo ha sido más que justificado, dijo Nice. Es la defensa y el activismo continuos de esas personas y organizaciones interesadas lo que, en última instancia, puede resultar eficaz para abordar la crisis de derechos humanos. Aunque el propio tribunal no oficial puede hacer recomendaciones, sus poderes son limitados.

“El tribunal no tiene poder de ningún tipo para sancionar a la República Popular China o a personas en la República Popular China. Asume que los políticos, la sociedad civil, las ONG y las personas poderosas que tienen poderes de sanción y que pueden hacer oír su voz sobre los temas a los que se refiere este juicio, lo harán”, dijo Nice.

Gran parte de la información presentada en la audiencia ha estado disponible públicamente durante algún tiempo, dijo. Si bien Estados Unidos, la UE y otras potencias han tomado algunas medidas sobre el tema uigur, lo que ha faltado en sus acciones y declaraciones hasta la fecha es un llamado explícito a la misión y al propósito de la Convención sobre el Genocidio.

Ahora que el tribunal ha aireado públicamente su sentencia, es de esperar que todas las partes que exigen acciones sobre la crisis a partir de este momento llamen a la persecución de los uigures por su nombre propio y exijan el fin del genocidio, dijo Nice.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.