Tribunal ordena a Stormy Daniels pagar USD 293.000 al presidente Trump por honorarios legales

Por Mimi Nguyen Ly - La Gran Época
12 de Diciembre de 2018 Actualizado: 13 de Diciembre de 2018

La actriz de cine pornográfico Stormy Daniels deberá pagar al presidente Donald Trump casi USD 293.000 por honorarios legales y otros USD 1000 en multas luego que su demanda por difamación contra él fuera destituida por una orden de un juez federal de Los Ángeles el 11 de diciembre.

El 3 de diciembre el abogado Charles Harder, actuando en nombre de Trump, le dijo al juez S. James Otero que su firma de abogados había pasado más de 500 horas trabajando en el caso, obteniendo una factura legal de casi USD 390.000. El juez hizo un descuento de un 25 por ciento, lo que resultó en USD 293.000.

El magistrado señaló previamente que los elevados honorarios de la firma de Harder, de USD 840 por hora, eran razonables, pero las 580 horas en el caso parecían ser excesivas.

Harder por su parte argumentó que los honorarios y las sanciones estaban justificadas debido a la naturaleza extraordinaria del caso de difamación.

“Esta acción es virtualmente sin precedentes en la historia legal de Estados Unidos”, escribió Harder en los documentos judiciales. Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, “no solo presentó una demanda por difamación contra el presidente en ejercicio de Estados Unidos, sino que también participó, junto con su abogado, en una publicidad nacional masiva”.

Harder también le pidió a Otero que impusiera una cantidad casi igual en sanciones como elemento disuasorio contra un “declarante recurrente” o contra “casos de difamación frívolos”. Para esto, Otero decidió una multa de USD 1000 para Daniels.

Daniels había afirmado que tuvo un romance de una noche con Donald Trump en 2006 y que le pagaron USD 130.000 como parte de un acuerdo de no divulgación que firmó días antes de las elecciones de 2016, para evitar que hablara del supuesto asunto.

Ella escribió un libro sobre el presunto romance y participa activamente en el circuito de medios de comunicación que promociona su lado de la historia.

Demandó a Trump a principios de este año buscando romper el acuerdo de no divulgación. Ese caso sigue pendiente.

Trump niega que el asunto haya tenido lugar.

Daniels también afirmó que cinco años después de la supuesta aventura, fue amenazada de permanecer callada por un hombre no identificado en un estacionamiento de Las Vegas. Luego publicó un boceto del hombre misterioso, que dijo la había amenazado a ella y a su hijo.

Daniels demandó a Trump por difamación después que él publicara en Twitter: “Un boceto años después sobre un hombre inexistente. ¡Un trabajo de estafa total, reproduciendo Noticias Falsas para Tontos (pero ellos lo saben)!”.

En octubre Otero desechó el caso de difamación. Dictaminó que el tweet de Trump era una “hipérbole retórica” ​​contra un adversario político y estaba protegido por la Primera Enmienda, que garantiza el derecho a la libertad de expresión.

Otero dijo que la demanda era un caso “único en su clase” que exigía un poco de trabajo legal. Daniels apeló la decisión de Otero, dijo su abogado Michael Avenatti el 3 de diciembre, quien espera que pase a un tribunal superior.

Daniels dijo a fines de noviembre que Avenatti había presentado la demanda por difamación sin su permiso y había ocultado los esfuerzos de una recolección de fondos estilo ‘crowdfunding’ en su nombre.

“Ha hablado en mi nombre sin mi aprobación”, dijo en un comunicado a The Daily Beast.

“Presentó un caso de difamación contra Donald Trump contra mis deseos. Se negó repetidamente a decirme cómo se estaba gastando mi fondo de defensa legal”.

“Ahora él lanzó una nueva campaña de financiación colectiva con mi cara y mi nombre sin mi permiso y me atribuyó palabras que nunca escribí ni dije”.

Tom Ozimek de The Epoch Times y The Associated Press contribuyeron a este artículo.

De NTD.com

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS