Trump anuncia sanciones a Turquía por la detención de un pastor estadounidense

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
27 de Julio de 2018 Actualizado: 28 de Julio de 2018

El presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos impondrá sanciones a Turquía por su prolongada detención de un pastor estadounidense.

“Estados Unidos impondrá grandes sanciones a Turquía por su larga detención del pastor Andrew Brunson, un gran cristiano, un hombre de familia y un ser humano maravilloso. Él está sufriendo mucho. ¡Este inocente hombre de fe debería ser liberado de inmediato!”, escribió Trump en Twitter el 26 de julio.

Poco antes del anuncio de Trump, el vicepresidente Mike Pence amenazó con imponer sanciones a Turquía si el país continúa deteniendo a Brunson, un pastor estadounidense de Carolina del Norte que se encuentra en el epicentro de las tensiones entre Washington y Ankara.

Hablando en una reunión ministerial de tres días sobre Libertad Religiosa, Pence dijo que Estados Unidos “impondrá sanciones significativas a Turquía”, si Brunson no es liberado.

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, indicó en Twitter que Ankara no cederá ante la amenaza de Washington.

“Nadie ordena a Turquía”, escribió Cavusoglu. “Nunca toleraremos las amenazas de nadie. El estado de derecho es para todos; sin excepción”.

El portavoz del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo en un comunicado que la detención de Brunson “cae dentro de la jurisdicción del poder judicial independiente de Turquía”. El vocero llamó a Estados Unidos a “reconsiderar su enfoque y adoptar una posición constructiva antes de infligir daños adicionales a sus propios intereses y su alianza con Turquía”.

Estados Unidos y Turquía son miembros de la OTAN.

Brunson fue trasladado de la cárcel al arresto domiciliario el 26 de julio debido a problemas de salud, según la agencia oficial de noticias turca. El hombre de 50 años pasó un año y medio en la cárcel esperando la conclusión de un juicio.

Trump previamente llamó la detención de Brunson “una desgracia total” y emitió repetidos llamados para la liberación del pastor.

“Brunson es un hombre inocente, no hay evidencia creíble contra él”, dijo Pence.

Los funcionarios estadounidenses tenían la impresión que se había llegado a un acuerdo para liberar a Brunson, dijo una fuente en los Estados Unidos familiarizada con los acontecimientos. Cuando Brunson no fue liberado, Pence habló con Trump y los dos acordaron que se necesitaban nuevas medidas de política para forzar la situación.

En abril, un grupo de 66 senadores del gobieno y oposición, envió una carta (pdf) a Erdogan pidiendo la liberación de Brunson.

Debido al encarcelamiento de Brunsonn en junio, el Senado de EE. UU. aprobó un proyecto de ley que prohíbe a Turquía comprar aviones de combate F-35, así como el sistema de defensa aérea S-400 de Rusia.

En julio, un grupo de senadores presentó una legislación para restringir los préstamos de las instituciones financieras a Turquía hasta que deje de detener a ciudadanos estadounidenses.

“La permanente detención del pastor Andrew Brunson, otros ciudadanos estadounidenses y del personal de la embajada es inhumana y a la vez injustificada, y causa un dolor tremendo a sus familias y seres queridos. Los funcionarios turcos pueden poner fin a esto ahora liberando a los estadounidenses detenidos”, dijo en un comunicado la senadora demócrata Jeanne Shaheen, de Nueva York, uno de los patrocinadores del proyecto de ley.

“Estados Unidos y Turquía son aliados de la OTAN, y deberíamos trabajar juntos como aliados. Pero el encarcelamiento injustificado de ciudadanos estadounidenses no puede mantenerse, por lo que es imperativo que el Congreso tome medidas para exigir su libertad, que es precisamente lo que hará este proyecto de ley”.

Turquía acusa a Brunson de ayudar a un fallido intento de golpe, “cometer crímenes en nombre de grupos terroristas sin ser miembro” y de espionaje. Enfrenta 35 años de prisión si es declarado culpable. Brunson niega los cargos.

Erdogan le pidió previamente a Estados Unidos que extradite a su rival político, Fethullah Gulen, a cambio de la liberación de Brunson. Turquía acusa a Gulen de orquestar un golpe militar en 2016. Gulen niega los cargos.

Gulen es un clérigo musulmán que vive en Pensilvania. Estados Unidos no ha otorgado las solicitudes de extradición de Turquía.

El juicio de Brunson es uno de varios casos legales que han aumentado las tensiones entre Washington y Ankara. Un juez estadounidense sentenció a un ejecutivo bancario turco en mayo, a 32 meses de prisión por ayudar a Irán a evadir sanciones estadounidenses, mientras que dos empleados locales del consulado de Estados Unidos en Turquía también fueron detenidos.

Los aliados de la OTAN también están en desacuerdo con la política estadounidense en Siria, donde la alianza de Washington en la lucha contra el Estado Islámico es una milicia kurda que Turquía considera una extensión del PKK, que ha librado una insurgencia rebelde de tres décadas en el sudeste de Turquía.

Una corte turca rechazó la oferta del abogado de Brunson en una audiencia reciente para liberar al pastor hasta que concluya el juicio.

Brunson fue pastor de la Iglesia de Resurrección de Izmir, sirviendo a una pequeña congregación protestante en la tercera ciudad más grande de Turquía, al sur de la localidad egea de Aliaga, donde ahora está siendo juzgado.

Su abogado Ismail Cem Halavurt dijo el 18 de julio, que la fiscalía había agregado los testimonios de dos nuevos testigos anónimos al caso, y que el tribunal celebrará su próxima audiencia el 12 de octubre para escucharlos y ver las nuevas pruebas.

Brunson vivió en Turquía durante más de dos décadas antes de ser detenido.

“Mi servicio, en el que he pasado toda mi vida, ahora se ha puesto patas arriba. Nunca me avergoncé de ser un servidor de Jesús, pero estos reclamos son vergonzosos y repugnantes”, dijo Brunson a la corte en la ciudad de Aliaga.

TE RECOMENDAMOS