Trump autoriza venta de respiradores a España después de hablar con el Rey Felipe

Por Debora Alatriste
03 de Abril de 2020
Actualizado: 03 de Abril de 2020

Donald Trump dijo en conferencia de prensa que autorizó que un pedido de ventiladores para España siguiera en marcha a pesar de haber restringido la venta de insumos médicos a otros países.

“Y por cierto, también los hemos eliminado, para ser honesto, hemos dejado de recibir pedidos de ciertos lugares y en un par de lugares”, dijo el mandatario en la rueda de prensa diaria el 2 de abril.

“Como un gran pedido de equipo de protección y algunos respiradores que teníamos para Italia (…) Hicieron el pedido hace mucho tiempo y yo dije que había que cumplir con eso y que podría haberlo cortado según la Ley. Podría haberlo retenido. Dije que no se puede hacer eso, que hay que llevarlo a cabo, ya sabes que hay grandes problemas. Teníamos una orden para España y dije que se cumpliera con eso. Podría haberlo parado. Dije que se llevara a cabo. Vamos a estar bien”, añadió.

De acuerdo con el diario ABC, la autorización se debió a que el Rey Felipe VI habló con Trump el martes. “Ambos hablaron sobre los últimos esfuerzos para combatir el coronavirus y acordaron trabajar juntos en los próximos días y semanas”, señaló la Casa Blanca.

El 29 de marzo Trump señaló que estaba trabajando junto con Italia, Francia y España, y que había hablado con la mayoría de los líderes de estos países. “Están haciendo un gran trabajo, pero tienen un tremendo problema”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Asimismo este miércoles expresó que planeaba enviar respiradores a otros países, ya que Estados Unidos recientemente ha podido aumentar su capacidad de construirlos gracias a la Ley de Producción de Defensa.

“Estamos construyendo miles de ventiladores ahora mismo (…) Muy pronto estaremos en un punto en el que tendremos mucho más de lo que podemos usar, incluso después de que almacenemos para alguna catástrofe futura, que esperamos no suceda”.

“Vamos a distribuirlos —los extras— por todo el mundo. Iremos a Italia, iremos a Francia. Irá a España, que está, ya saben, muy afectada”.

La ley, que fue puesta en marcha para hacer frente a la pandemia del virus del PCCh, permite al presidente obligar a empresas privadas a fabricar suministros y equipos médicos y hacer de los contratos gubernamentales la máxima prioridad.

España es el segundo país, sin tomar en cuenta a China, con el mayor número de contagios por el nuevo coronavirus y el segundo con más muertes registradas, después de Italia, de acuerdo con el mapa de la Universidad de Medicina Johns Hopkins.

Por otra parte, el país además ha tenido en dos ocasiones problemas con los test de diagnóstico importados de China.

En la primera tanda, los test rápidos adquiridos por el gobierno español que se pretendían distribuir ampliamente para conocer la dimensión real de contagio mostraron resultados decepcionantes porque no detectaban los casos positivos, informó El País.

El gobierno español compró 340,000 pruebas a la compañía china Bioesy, con sede en Shenzhen. Mientras que el total de test encargados a China fue de 5.5 millones, pero se desconoce si todos fueron ordenados al mismo fabricante.

En la segunda entrega, que fue adquirida de otro proveedor del cual no se dio el nombre, los test solo detectan la infección por el virus del PCCh desde el quinto o sexto día de infección, por lo que no pueden ser usados para diagnosticar la enfermedad.

Julio García, portavoz de la sociedad médica, dijo a El Español que este segundo fracaso en la efectividad de los test no es culpa de los gobiernos, sino de la compra desenfrenada que se está viviendo a raíz de la pandemia del virus del PCCh.

“Se compran rápido para no quedarse sin ellos y, una vez adquiridos y antes de ponerlos en el mercado, se validan”.

*****

Descubra:

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS