Trump construirá ciudades de tiendas de campaña para detener a los migrantes de la caravana

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
31 de Octubre de 2018 Actualizado: 31 de Octubre de 2018

El presidente Donald Trump dijo que hará construir ciudades de tiendas de campaña en la frontera sur para detener la entrada de las caravanas de migrantes que viajan hacia Estados Unidos desde América Central.

El Presidente antes advirtió a los migrantes que se dieran la vuelta, diciendo que Estados Unidos no aceptará el cruce ilegal de fronteras. Incluso envió unos 3000 soldados para ayudar a la Patrulla Fronteriza a detener a los entrantes ilegales y planea movilizar otros 4200 más.

El 29 de octubre, Laura Ingraham de Fox News le preguntó al Presidente qué haría si los migrantes se entregan a las autoridades y piden asilo, como ha sido común.

“Vamos a construir ciudades de tiendas de campaña”, dijo Trump. “Vamos a poner tiendas de campaña por todo el lugar; no vamos a construir estructuras y gastar todo estos, ya sabes, cientos de millones de dólares. Vamos a tener tiendas de campaña. Van a estar muy bien”.

La caravana de varios miles de personas fue organizada, al menos en parte, por activistas izquierdistas hondureños y estaría financiada por Venezuela, según el vicepresidente Mike Pence, quien citó una conversación con el presidente hondureño Juan Orlando Hernández. Es parte de una ola de más de un millón de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala que han intentado ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde 2013.

Camión que transporta principalmente migrantes hondureños que participan en una caravana que se dirige a EE. UU. desde Santiago Niltepec a Juchitán, cerca de la ciudad de La Blanca en el estado de Oaxaca, México, el 30 de octubre de 2018. (Guillermo Arias/AFP/Getty Images)

Mantener a los que cruzan la frontera en tiendas de campaña, de ser sostenible, podría ayudar a Trump a superar uno de los mayores obstáculos para la aplicación de la ley de inmigración.

Un lodazal de asilo

Las personas atrapadas cerca de la frontera generalmente se enfrentan a una “remoción acelerada”, y los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pueden enviarlas rápidamente de vuelta a su país de origen.

Pero si tal persona solicita asilo, tiene derecho a una audiencia ante un juez de inmigración. El gobierno tiene la opción de detener a esas personas, pero el espacio es limitado y la mayoría son liberadas con audiencias judiciales programadas para años después, debido a un atraso masivo. Muchos no se presentan, mientras que casi la mitad ni siquiera llenan ni presentan la solicitud de asilo, según el Fiscal General Jeff Sessions.

Si realmente lo solicitan, a 4 de cada 5 centroamericanos se les niega el asilo, según un análisis de los datos federales de la Universidad de Syracuse.

Con los tribunales de inmigración inundados con más de 760.000 casos pendientes, los solicitantes no parecen ser disuadidos por el riesgo de una orden de deportación que puede o no llegar muchos años después.

“Este es un país compasivo y legalmente admite más inmigrantes que cualquier otro país del mundo”, dijo Sessions el año pasado. “Pero debemos reconocer que nuestro sistema generoso está siendo abusado terriblemente”.

Poner a los solicitantes fronterizos en tiendas de campaña actuará como un elemento disuasivo, dijo Trump.

“Van a esperar y si no consiguen asilo, se van. […] Cuando descubran que eso es lo que sucede, van a venir muchas menos personas”, dijo el Presidente.

Caravana electoral

La caravana puso la inmigración ilegal al frente del debate antes de las elecciones de la mitad del período del 6 de noviembre, a pesar de que el tema ya ha sido el más apremiante para los votantes de derecha, según una encuesta reciente del Pew Research Center.

La caravana partió de la ciudad hondureña de San Pedro Sula el 13 de octubre y, en un momento dado, se estimó que estaba compuesta por alrededor de 14.000 personas. Pero muchos se han dado por vencidos en los últimos días.

Migrantes hondureños que se dirigen en una caravana a los EE. UU., descansan en una cancha de baloncesto en San Pedro Tapanatepec, estado de Oaxaca, sur de México, el 28 de octubre de 2018. (Guillermo Arias/AFP/Getty Images)

Kevin McAleenan, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, dijo que un grupo de aproximadamente 3500 inmigrantes viajaba por el sur de México con la intención de llegar a la frontera de Estados Unidos. Una segunda caravana de unas 3000 personas se abrió paso a través de la frontera de Guatemala y México hiriendo a oficiales de policía y causando la muerte de un inmigrante. Una tercera caravana de aproximadamente 1500 personas habría cruzado a Guatemala desde El Salvador el 28 de octubre.

Convocando a las tropas

La decisión de Trump de convocar al Ejército parece apartarse de la práctica anterior, al menos en los últimos años, en la que tales operaciones fueron llevadas a cabo por las fuerzas de la Guardia Nacional –en su mayoría militares a tiempo parcial que suelen ser llamados a prestar servicio en respuesta a emergencias nacionales.

Ya hay 2100 fuerzas de la Guardia Nacional en la frontera enviadas después de una solicitud previa de Trump en abril.

El general Terrence O’Shaughnessy, el jefe del Comando Norte de Estados Unidos, dijo que 800 tropas en servicio activo se dirigían a la frontera de Texas el 30 de octubre y que más se dirigían a las fronteras de California y Arizona. Se espera que el despliegue total de servicio activo llegue a los 5200.

“El Presidente dejó en claro que la seguridad fronteriza es seguridad nacional”, dijo O’Shaughnessy.

En un Twitter del 29 de octubre, Trump dijo que el ejército estaría esperando la caravana.

“Muchos miembros de pandillas y algunas personas muy malas están mezcladas en la Caravana que se dirige a nuestra frontera sur”, escribió el mandatario.

“Por favor, vuelve, no serás admitido en Estados Unidos a menos que pases por el proceso legal. ¡Esta es una invasión de nuestro país y nuestro Ejército te está esperando!”, agregó.

Migrantes llegan a México después de cruzar el río Suchiate desde Tecun Uman en Guatemala hasta Ciudad Hidalgo en México el 29 de octubre de 2018, un día después de que se reforzara una cerca de seguridad en el puente internacional para evitar que pasen. (Carlos Alonzo/AFP/Getty Images)

Los funcionarios de la administración Trump han estado discutiendo otras opciones para abordar la caravana y una ola de cruces en la frontera, incluido el hecho de que Trump use su autoridad en virtud de la Ley de Inmigración y Nacionalidad para declarar que ciertos inmigrantes no son admisibles para el asilo por razones de seguridad nacional.

Los funcionarios dijeron que no se han tomado tales decisiones.

Con información de Reuters.

***

Descubre la razón

Louise Morrison nació enferma y ahora a los 60 se siente mejor que cuando era adolescente

TE RECOMENDAMOS