Trump demora el aumento de aranceles sobre productos chinos mientras avanzan las negociaciones

Por La Gran Época
25 de Febrero de 2019 Actualizado: 25 de Febrero de 2019

WASHINGTON – El presidente Donald Trump dijo el 24 de febrero que retrasaría un aumento de los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos programado para finales de esta semana gracias a los avances en las conversaciones comerciales y dijo que si el progreso continuaba, él y el líder chino Xi Jinping sellarían un acuerdo.

Trump ha planeado aumentar los aranceles del 10 por ciento al 25 por ciento sobre las importaciones chinas a Estados Unidos por valor de 200.000 millones de dólares si no se llegaba a un acuerdo para el viernes 1 de marzo entre las dos economías más grandes del mundo.

El Presidente dijo en un tweet que se han hecho progresos en una serie de áreas divisorias que incluyen la protección de la propiedad intelectual, las transferencias de tecnología, la agricultura, los servicios y las divisas.

Como resultado de las conversaciones, dijo: “Demoraré el aumento de las tarifas de EE.UU. programado para el 1 de marzo. Suponiendo que ambas partes hagan progresos adicionales, estaremos planeando una Cumbre para que el presidente Xi y yo mismo, en Mar-a-Lago, concluyamos un acuerdo. ¡Un muy buen fin de semana para EE.UU. y China!”

Mar-a-Lago es una propiedad presidencial en Florida, donde los dos hombres se han reunido anteriormente.

El retraso en los aranceles fue la señal más clara hasta ahora de un gran avance que ambas partes han buscado desde que declararon una tregua de 90 días en una guerra comercial el año pasado.

El presidente Donald Trump (der.) y el líder chino Xi Jinping (izq.a) se dan la mano durante la cena en la finca Mar-a-Lago en West Palm Beach, Florida, el 6 de abril de 2017. (Jim Watson/AFP/Getty Images)

Durante las conversaciones que se extendieron hasta el fin de semana, los negociadores de Estados Unidos y China discutieron el 24 de febrero el espinoso tema de cómo hacer cumplir un posible acuerdo comercial después de avanzar en otros temas estructurales, según una fuente familiarizada con las conversaciones.

El 24 de febrero las dos partes estaban discutiendo los aranceles así como los productos básicos, dijo la fuente.

El 22 de febrero, funcionarios estadounidenses dijeron que las conversaciones se extenderían hasta el fin de semana después de que los negociadores llegaran a un acuerdo sobre la divisa durante las conversaciones de la semana pasada.

Los negociadores estaban tratando de resolver las diferencias sobre los cambios en el trato de China a las empresas estatales, los subsidios, las transferencias forzadas de tecnología y el robo cibernético.

Las dos partes han estado negociando un mecanismo de cumplimiento.  Washington quiere un mecanismo fuerte para asegurar que los compromisos de la reforma china se cumplan hasta su finalización, mientras que Beijing insistió en lo que llamó un proceso “justo y objetivo”. Otra fuente informada sobre las conversaciones dijo que la aplicación de la ley seguía siendo un punto de desacuerdo importante hasta el 23 de febrero.

Trump dijo el 22 de febrero que había una “buena posibilidad” de que surgiera un acuerdo y predijo que podría extender la fecha límite del 1 de marzo y seguir adelante con una reunión con Xi.

China podría usar a Corea del Norte como moneda en las negociaciones comerciales, dice un experto

Si las conversaciones no dan un resultado satisfactorio, un aumento de los aranceles y las tensiones resultantes también podrían perjudicar el compromiso entre Estados Unidos y Corea del Norte, dijo un experto.

Justo antes de la “fecha límite”, el presidente Donald Trump celebrará una segunda cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un, el 27 y 28 de febrero en Vietnam.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, durante una pausa en las conversaciones en su histórica cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte en Singapur el 12 de junio de 2018. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

El momento de estas reuniones es crítico, ya que la relación entre Estados Unidos y China es una parte significativa de los recientes acontecimientos en la península coreana, según Harry Kazianis, director de Estudios Coreanos en el Centro de Interés Nacional, un grupo de expertos en política exterior.

“Es muy difícil para Estados Unidos porque, desafortunadamente, hemos cometido un error táctico cuando se trata de China y Corea del Norte”, dijo Kazianis a NTD, parte de The Epoch Media Group.

“Esencialmente, nuestra política de máxima presión de sanciones económicas es aplicada casi en su totalidad por Beijing porque el 90 por ciento de las exportaciones de Corea del Norte pasan por China”, explicó.

La administración Trump lanzó una campaña de máxima presión contra Corea del Norte en 2017 para tratar de poner fin a su actividad ilícita de misiles y armas nucleares, mediante sanciones y alianzas regionales.

Los comunistas antirreformistas de China pueden utilizar a Corea del Norte como moneda de cambio en algún momento de las conversaciones comerciales, argumentó Kazianis.

“Desafortunadamente, podrían hacerlo abriendo la frontera”, argumentó, diciendo que China podría poner fin a la campaña de máxima presión sobre Corea del Norte. “Así que hay un acto de equilibrio que creo que la administración Trump está tratando realizar aquí.”

Sin embargo, ambas partes tienen razones para llegar a un acuerdo, según Kazianis, ya que los problemas económicos de China siguen ejerciendo presión sobre la economía del país asiático.

La economía china se ha visto sometida a una mayor presión a la baja debido principalmente a la fricción comercial con Estados Unidos. El crecimiento económico de China se desaceleró a su ritmo más débil en casi tres décadas en el cuarto trimestre. Si ambas partes no logran llegar a un acuerdo y se reanudan las tensiones comerciales, los problemas de China se agravarán, según los expertos.

*****************

Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS