Trump desaconseja los cierres permanentes e insta a la reapertura de las escuelas

El presidente cita a la Academia Americana de Pediatría, que destaca la importancia de la escuela para los niños
Por Isabel van Brugen
24 de Julio de 2020
Actualizado: 24 de Julio de 2020

El presidente Donald Trump advirtió el jueves sobre la “mayor mortalidad” de los cierres permanentes en Estados Unidos y citó una guía de la Academia Americana de Pediatría (AAP) que a principios de este mes instó a un retorno seguro a las escuelas en otoño.

Sus últimos comentarios en una conferencia de prensa sobre el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), también conocido como el nuevo coronavirus, se produjeron al tiempo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaban con atraso el jueves su propia guía para la reapertura de las escuelas.

El presidente citó la siguiente declaración publicada a finales de junio por la AAP:

“El tiempo prolongado fuera de la escuela y la interrupción asociada de los servicios de apoyo a menudo resulta en [un] aislamiento social, lo que dificulta que las escuelas identifiquen y aborden importantes déficits de aprendizaje, así como el abuso físico [y] sexual, el uso de sustancias, la depresión y la ideación suicida de niños y adolescentes”, decía la declaración. “Esto, a su vez, coloca a los niños y adolescentes en un riesgo considerable de morbilidad y, en algunos casos, de mortalidad. Más allá de las repercusiones educativas y sociales del cierre de escuelas, se ha producido [un] impacto sustancial en la seguridad alimentaria y en la actividad física de los niños y [de] las familias”.

El presidente reconoció que algunas escuelas en las zonas más afectadas por el virus podrían tener que retrasar su reapertura este otoño “durante unas semanas”, ya que los casos del virus del PCCh siguen aumentando en ciertas partes de los Estados Unidos. Dijo que la decisión dependerá de los gobernadores.

El presidente Donald Trump mira un mapa mientras habla durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 23 de julio de 2020. (Drew Angerer/Getty Images)

No obstante, todas las escuelas deberían “prepararse activamente para la apertura”, dijo.

Trump dijo que un “cierre permanente” nunca fue la estrategia a seguir, algo que en última instancia conduciría a “una mayor mortalidad y daños irreversibles”.

“Nuestra estrategia para reabrir las escuelas de forma segura refleja nuestro enfoque a nivel nacional. A medida que avanzamos hacia la finalización de la vacuna y la terapia, el camino responsable es albergar a los que están en mayor riesgo, mientras que se permite a los que están en menor riesgo —mucho más bajo, en el caso de los niños pequeños— reanudar el trabajo y la escuela, siempre que todos practiquen una higiene vigilante y un distanciamiento social. Queremos eso”, dijo el presidente.

“No podemos impedir indefinidamente que 50 millones de niños estadounidenses vayan a la escuela, lo cual perjudicaría su desarrollo mental, físico y emocional”, añadió. Trump citó cifras del Consejo de Asesores Económicos, diciendo que si los niños no vuelven a la escuela este otoño, 5.6 millones de padres no podrán volver a trabajar.

“Reabrir nuestras escuelas es también crítico para asegurar que los padres puedan ir a trabajar y puedan mantener a sus familias”, dijo el presidente.

Señaló que unos 30 millones de estudiantes estadounidenses dependen de las escuelas para recibir comidas gratuitas y reducidas, y que más del 70 por ciento de los estudiantes reciben servicios de salud mental a través de sus escuelas.

Directrices de los CDC

Los CDC publicaron sus directrices actualizadas solo minutos después de la conferencia de prensa del presidente, reconociendo que se sabe “relativamente poco” sobre cómo se propaga el virus del PCCh entre los niños.

“Aunque es poco común, pueden ocurrir muertes y enfermedades raras”, dijo la agencia.

Las directrices incluyen listas de verificación para los padres y cuidadores para ayudarles a determinar si deben enviar a sus hijos de vuelta a la escuela en otoño.

La guía actualizada de los CDC sobre la reapertura de las escuelas también instó a los líderes escolares a trabajar con los funcionarios locales para tomar decisiones sobre el próximo curso escolar, teniendo en cuenta la tasa de transmisión del virus en la zona. Se establecieron una serie de medidas en función del nivel de propagación. Si la propagación es mínima o moderada, se recomienda el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el aumento de la higiene.

Pero en áreas con una propagación importante y no controlada, dice, el cierre de las escuelas es una “consideración importante”.

“Los planes para el aprendizaje virtual deberían estar en marcha en caso de cierre de una escuela”, dijeron los CDC.

Algunos de los distritos más grandes de la nación ya han rechazado la idea de una reapertura total. Los distritos de Los Ángeles y San Diego planean realizar las clases por internet este otoño, mientras que las escuelas de la ciudad de Nueva York planean ofrecer una mezcla de enseñanza a distancia y presencial.

La financiación de las escuelas

Trump dijo el jueves que la Casa Blanca ha pedido al Congreso que asegure 105,000 millones de dólares a las escuelas como parte del próximo paquete de estímulo para proporcionar alivio durante la pandemia de COVID-19. Está destinado a ayudar a las escuelas a reducir el tamaño de las clases, contratar profesores, reorganizar los espacios y proporcionar mascarillas, dijo.

El presidente agregó que si un distrito local no reabre sus escuelas, los fondos deben ser dirigidos a los padres y tutores para que puedan buscar otras opciones de educación y “tomar la decisión que sea mejor para ellos”.

“Si las escuelas no se reabren, los fondos deben ir a los padres para que envíen a sus hijos a la escuela pública, privada, charter, religiosa o a la escuela en casa”, dijo. “Todas las familias deberían estar facultadas para tomar la decisión que sea adecuada a sus circunstancias”.

La AAP insta a un “regreso seguro a la escuela”

En una declaración del 10 de julio, la AAP dijo que estar físicamente presente en el aula beneficia a los niños no solo académicamente, sino que también permite el aprendizaje de otras habilidades clave cruciales para su “desarrollo saludable y bienestar”.

“Los educadores y pediatras comparten el objetivo de que los niños regresen sanos y salvos a la escuela este otoño”, dijo la AAP en una declaración conjunta con la Federación Americana de Maestros (AFT), la Asociación Nacional de Educación (NEA), la AASA y la Asociación de Superintendentes Escolares.

“Los niños obtienen mucho más que lo académico en la escuela”, dijo la AAP. “También aprenden habilidades sociales y emocionales en la escuela, reciben comidas saludables y ejercicio, apoyo para la salud mental y otros servicios que no pueden ser fácilmente replicados en internet”.

“Los organismos de salud pública deben hacer recomendaciones basadas en la evidencia, no en la política”, continuó la organización, señalando que “las circunstancias de la ciencia y de la comunidad deben guiar la toma de decisiones”.

The Associated Press contribuyó a la elaboración de este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

TORMENTA TROPICAL GONZALO PUEDE CONVERTIRSE EN HURACÁN | La Gran Época

TE RECOMENDAMOS