Trump: EE.UU. responderá con fuerza si Beijing avanza con ley de seguridad nacional en Hong Kong

Por Eva Fu
21 de Mayo de 2020
Actualizado: 21 de Mayo de 2020

El presidente Donald Trump dijo el 21 de mayo que Estados Unidos reaccionará fuertemente si China sigue adelante con los planes de imponer una nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong. Los críticos dicen que la medida socavaría aún más la autonomía de la ciudad y permitiría al régimen reprimir las voces disidentes con el pretexto de salvaguardar la seguridad.

Zhang Yesui, portavoz del Congreso Nacional Popular (NPC), la legislatura del régimen establecida por mera formalidad, anunció el 21 de mayo por la tarde que el organismo propondrá un proyecto de ley para “establecer y mejorar el sistema jurídico y el mecanismo de cumplimiento para salvaguardar la seguridad nacional en la Región Administrativa Especial de Hong Kong”.

“Si sucede, abordaremos ese tema con mucha fuerza”, dijo Trump a los periodistas el jueves, antes de dejar la Casa Blanca.

Más detalles de la ley se darán a conocer el viernes, agregó Zhang. Los medios de comunicación de Hong Kong, citando fuentes internas, informaron que la legislación prohibiría la secesión, el terrorismo, la interferencia extranjera y otras interferencias externas que pudieran representar amenazas para el poder del régimen. La medida podría ser llevada a votación formal el próximo jueves y entrar en vigor a partir de agosto, según informaron los medios locales.

El proyecto de ley, que permitiría al régimen eludir la legislatura de Hong Kong, está casi garantizado que se apruebe, dado el papel del NPC como mero avalista que aprueba las directivas promulgadas por el Partido Comunista Chino.

Los legisladores y activistas prodemocracia de Hong Kong condenaron la reciente movida de Beijing y prometieron acciones de protesta.

“Este es el fin de Hong Kong”, dijo el legislador local Dennis Kwok, en una conferencia de prensa el jueves por la noche. “Este es el fin de ‘Un País, Dos Sistemas'”, dijo refiriéndose al marco en el que Beijing prometió gobernar Hong Kong tras la transferencia de soberanía de la ciudad, de los británicos al régimen chino en 1997.

“No se equivoquen sobre esto, preveo que el estatus internacional de Hong Kong como ciudad, una ciudad internacional, desaparecerá muy pronto”, continuó Kwok. “Eso tiene todo que ver con el regreso de Beijing y el incumplimiento de su promesa al pueblo de Hong Kong”.

Manifestantes prodemocracia encienden velas durante una vigilia fuera del centro comercial Pacific Place en la zona del Almirantazgo de Hong Kong el 15 de mayo de 2020. (Anthony Wallace/AFP vía Getty Images)

Hong Kong había descartado previamente las propuestas de promulgar el Artículo 23, un proyecto de ley contra la subversión, luego de que los hongkoneses reclamaran que permitiría a Beijing socavar aún más la autonomía de la ciudad y amenazar las libertades civiles de la gente.

Propuesto por primera vez en 2003, el Artículo 23 fue archivado en julio de ese año, luego de que cientos de miles salieran a protestar. De vez en cuando, los legisladores a favor de Beijing en la legislatura de Hong Kong han sugerido reintroducir el proyecto de ley.

La ciudad todavía se está recuperando de las protestas masivas del año pasado contra un proyecto de ley de extradición que ahora se ha descartado y que habría permitido que el régimen chino transfiera a personas de Hong Kong para ser juzgadas en tribunales controlados por el Partido Comunista Chino.

En las últimas semanas, la policía de Hong Kong detuvo a más de 200 manifestantes prodemocracia, mientras que las disputas entre los legisladores pro-Beijing y prodemocracia han estallado en la legislatura, en medio de profundos temores de que el régimen esté reforzando el control sobre la ciudad.

La policía (derecha) participa en una operación de despeje durante una manifestación prodemocracia pidiendo la independencia de la ciudad en un centro comercial de Hong Kong el 16 de mayo de 2020. (Isaac Lawrence/AFP vía Getty Images)

El destacado residente activista, Joshua Wong, escribió en Twitter: “Aunque la ley es muy polémica en Hong Kong, y estalló una amplia reacción violenta cuando [el gobierno de Hong Kong] introdujo la ley en 2003, esta vez Beijing elige deliberadamente imponer esta impopular ley ignorando completamente la voluntad de los hongkoneses”.

Él dijo que el movimiento tiene implicaciones “mortales” y lo vio como una represalia directa al movimiento de protesta del año pasado.

“Beijing está intentando silenciar las voces críticas de los hongkoneses con fuerza y miedo”, dijo.

La policía (der.) participa en una operación de autorización durante una manifestación prodemocrática que pide la independencia de la ciudad en un centro comercial en Hong Kong el 16 de mayo de 2020. (Isaac Lawrence/AFP a través de Getty Images)

Johnny Patterson, director del grupo de defensa con sede en el Reino Unido Hong Kong Watch, estuvo de acuerdo, citando preocupaciones de que unas acusaciones imprecisas de seguridad nacional podrían permitir que las autoridades chinas menoscaben los derechos humanos y repriman a los disidentes a voluntad.

“¿Se volverán ilegales las ONG y las organizaciones benéficas como Amnistía Internacional y Hong Kong Watch?”, preguntó. “¿Se acusará a la oposición política de subversión? Una interpretación generalizada de esta ley señalaría el fin de Hong Kong tal como lo conocemos”.

Los legisladores estadounidenses también se apresuraron en denunciar el plan.

“China llegó a un acuerdo para permitir que Hong Kong permanezca autónomo hasta 2047. Ahora está tratando de tomar el control de la gente de [Hong Kong]”, escribió la senadora Marsha Blackburn (R-Tenn.) en Twitter.

El año pasado, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, por abrumadora mayoría. Firmada como ley a fines de noviembre, exige que el Departamento de Estado certifique anualmente si Hong Kong es “suficientemente autónomo”, para garantizar los privilegios comerciales especiales de Estados Unidos que lo distinguen de China continental. Refiriéndose a la ley, Blackburn dijo que “cualquier erosión de la autonomía de Hong Kong resultará en una acción decisiva”.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo el 6 de mayo que estaba retrasando la publicación de su informe para tener en cuenta cualquier acción en el NPC.

El senador Josh Hawley (R-Mo.), en respuesta al anuncio de Beijing, dijo que presentará una resolución al Senado hoy por la tarde para detener “este intento de represión [y] pedir a todas las naciones libres que se pongan de pie con Hong Kong”.

“China dice que quiere ‘mejorar’ Hong Kong quitándole a su pueblo todos sus derechos y libertades”, escribió en un tweet “Así es exactamente cómo China quiere ‘mejorar’ el mundo. Estados Unidos debe decir NO”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS