Trump evalúa ‘multa’ por el robo de propiedad intelectual en China

19 de Enero de 2018 Actualizado: 19 de Enero de 2018

WASHINGTON – El presidente Donald Trump, señaló el miércoles que Estados Unidos estaba considerando ‘multar’ como parte de una investigación sobre el presunto robo de propiedad intelectual en China, hasta ahora la señal más clara de que la administración tomará represalias comerciales contra China.

En una entrevista con Reuters, Trump y su asesor económico Gary Cohn afirmaron que China había obligado a las empresas estadounidenses a transferir su propiedad intelectual a China como un costo de hacer negocios allí.

Estados Unidos inició una investigación comercial sobre el tema, y Cohn comentó que el Representante Comercial de Estados Unidos hará recomendaciones al respecto en breve.

“Tenemos una multa potencialmente muy grande de propiedad intelectual, que pronto saldrá a la luz”, declaró Trump en la entrevista.

Mientras que el Presidente estadounidense no especificó lo que él quiso decir con una “multa” contra China, la ley comercial de 1974 que autorizó una investigación sobre el presunto robo de la propiedad intelectual estadounidense en China le permite imponer aranceles de represalia sobre los productos chinos u otras sanciones comerciales hasta que China modifique sus políticas.

Trump agregó que los daños podrían ser altos, sin explicar cómo llegaron a esas cifras o cómo se impondrían los costos.

“Estamos hablando de grandes daños. Estamos hablando de cifras en los que ni siquiera has pensado”, enfatizó el presidente.

Las empresas estadounidenses dicen que pierden cientos de miles de millones de dólares en tecnología y millones de empleos por empresas chinas que robaron ideas y software o los obligaron a entregar propiedad intelectual como parte del precio de hacer negocios en China.

El presidente Trump mencionó que quería que Estados Unidos tuviera una buena relación con China, pero Beijing necesitaba tratar a Estados Unidos de manera justa.

Trump manifestó que anunciaría algún tipo de acción contra China por el comercio y añadió que discutiría el tema durante su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso de Estados Unidos el próximo 30 de enero.

Cuando se le preguntó sobre el potencial de una guerra comercial sobre el acero, el aluminio y los paneles solares dependiendo de la acción estadounidense que tomara, Trump sostuvo que esperaba que no se produjera una guerra comercial.

“No lo creo, espero que no. Pero si la hay, la hay”, remarcó.

En Beijing, el portavoz del ministerio de relaciones exteriores Lu Kang señaló que no había leyes en China que obligaran a los inversionistas extranjeros a transferir tecnología, pero reconoció que tales cosas pueden ocurrir como parte del “comportamiento de mercado” entre las compañías que trabajan entre sí.

Jeffrey Schott, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional, mencionó que las sanciones bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, que había autorizado la investigación sobre las prácticas de propiedad intelectual de China, probablemente incluiría un paquete de aranceles y restricciones a la inversión china en Estados Unidos.

“Sospecho que las medidas de Estados Unidos implicarán restricciones en áreas donde no tenemos obligaciones de la OMC (Organización Mundial del Comercio)”, expresó Schott. “A Trump le gusta hablar de aranceles, así que eso también puede ser parte del paquete. Los chinos tendrían el derecho legal de tomar represalias contra los aumentos arancelarios”.

A lo largo de su campaña electoral en 2016,  el Presidente estadounidense habitualmente amenazaba con imponer un arancel de 45 por ciento generalizado a las mercancías chinas como una forma de nivelar el campo de juego para los trabajadores estadounidenses. En aquel momento, también acusaba a China de manipular su moneda para obtener una ventaja en las exportaciones, una afirmación que desde entonces la administración abandonó.

Trump declaró el miércoles que China dejó de cumplir con los criterios para la manipulación de la moneda después de su elección, y recalcó que hacer esa designación mientras intentaba trabajar con Beijing para frenar a Corea del Norte sería complicado.

“¿Cómo dices: ‘Oye, por cierto, ayúdame con Corea del Norte y voy a llamarte manipulador de divisas’? Realmente no funciona”, apuntó Trump.

El presidente también se refirió a que él y el líder chino Xi Jinping no habían discutido los planes de China con respecto a las compras de bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Bloomberg informó a principios de este mes que los funcionarios chinos que habían revisado las tenencias de divisas del país  recomendaron desacelerar o detener las compras de bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El Presidente estadounidense afirmó que no le preocupaba que tal medida pueda perjudicar la economía estadounidense.

“Nunca hablamos de eso. Tienen que hacer lo que hacen”, agregó.

 

Por favor compartí este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS