Trump firma orden ejecutiva para proteger seguridad nacional por amenazas de drones extranjeros

Por Frank Fang
19 de Enero de 2021
Actualizado: 19 de Enero de 2021

El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 18 de enero, para evitar que el gobierno federal de Estados Unidos utilice drones fabricados por adversarios extranjeros, incluido China.

Los drones, también conocidos como sistemas de aviones no tripulados (UAS), se están utilizando cada vez más en todos los niveles del gobierno de Estados Unidos para tareas que incluyen la asistencia a la policía y apoyo a los planes de ayuda en caso de desastres naturales, según explica la orden ejecutiva.

“Sin embargo, la dependencia a UAS y componentes fabricados por nuestros adversarios amenaza nuestra seguridad nacional y económica”, dijo el presidente en la orden, advirtiendo que la información recogida por los drones podría ser “accedida por o transferida hacia los adversarios extranjeros”.

Estos componentes incluyen sensores, cámaras, software y tecnologías de inteligencia artificial.

Por lo tanto, Trump dijo que el dinero de los contribuyentes estadounidenses no debe utilizarse para financiar la adquisición federal de aviones no tripulados que “presentan riesgos inaceptables y son fabricados por, o contienen software o componentes electrónicos críticos de adversarios extranjeros”.

Según el decreto ejecutivo, todos los jefes de los organismos del gobierno de Estados Unidos deben presentar un informe —incluyendo información del fabricante de los drones que poseen o que operan— al Director de Inteligencia Nacional (DNI) en un plazo de 60 días.

El DNI, después de revisar estos informes, tendrá 180 días para presentar un informe al presidente de Estados Unidos. El informe incluirá las medidas que deben adoptarse para hacer frente a los riesgos de seguridad que plantean estos drones extranjeros, incluida su retirada del uso federal.

El Director de la Oficina de Administración y Presupuesto trabajará entonces con diferentes agencias para identificar posibles fondos para reemplazar los drones existentes.

Aparte de China, la orden ejecutiva también nombró a Irán, Corea del Norte y Rusia.

DJI

Un dron vuela durante un evento de lanzamiento de productos en el Astillero Naval de Brooklyn en la ciudad de Nueva York, el 23 de agosto de 2018. (Drew Angerer/Getty Images)

Los drones fabricados por DJI, una empresa privada con sede en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, el mayor fabricante de drones comerciales del mundo, están siendo sometidos a un minucioso escrutinio.

Según datos del investigador de mercado, Drone Industry Insights, la cuota de mercado de DJI en Estados Unidos era de casi el 77 por ciento en octubre de 2019, seguido por el gigante tecnológico estadounidense Intel, con un 3.7 por ciento.

En agosto del año pasado, el grupo de expertos de Estados Unidos, Heritage Foundation, destacó las fallas de seguridad de los drones DJI en un informe, explicando cómo los datos recogidos por los drones podrían caer en manos del Partido Comunista Chino (PCCh).

DJI fue una de las entidades chinas golpeadas por las sanciones estadounidenses en diciembre del año pasado, cuando el Departamento de Estado de EE.UU. dijo que la empresa proporcionó “equipos de vigilancia de alta tecnología” al régimen chino en violación de los derechos humanos.

Un área en la que los drones DJI son utilizados en Estados Unidos es la lucha contra la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

El pasado mes de abril, DJI escribió en su sitio web que distribuyó 100 drones a 45 organizaciones de policía, bomberos y seguridad pública en 22 estados como parte de su programa de ayuda en caso de desastre contra COVID-19. Uno de los departamentos de policía identificados fue el Departamento de Policía de Daytona Beach, en Florida.

En un posteo del 7 de abril del año pasado, el Departamento de Policía de Daytona Beach declaró que DJI prestó dos drones a la fuerza policial como parte del programa. La policía dijo que había llevado el drone a parques públicos locales, usando el altavoz del drone para decirle a la gente que se fuera porque los parques estaban cerrados debido al COVID-19.

Días después, el 18 de abril de 2020, el senador Rick Scott (R-Fla.) tomó su cuenta de Twitter para expresar su desaprobación de cómo los drones DJI estaban siendo utilizados para luchar contra la pandemia en Estados Unidos.

“Este virus se originó en la China comunista y las mentiras del Partido Comunista Chino ayudaron a que se extendiera por todo el mundo”, escribió el senador.

“Ahora estamos usando drones fabricados por una compañía china y respaldados por el PCCh para imponer el distanciamiento social. ¡Esto es una locura!”.

Después de que DJI fue objeto de sanciones en Estados Unidos, el 18 de diciembre, Scott emitió una declaración acogiendo con beneplácito la decisión del gobierno de Trump.

“Ya no podemos más hacer oídos sordos ante la China comunista y permitir que su tecnología se convierta en una de las operaciones más críticas del gobierno de EE.UU.”, declaró Scott.

El Ejército, el Pentágono y el Departamento del Interior de Estados Unidos proscribieron y dejaron en tierra los drones chinos por los riesgos de espionaje.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS