Trump firma proyectos de ley sobre Hong Kong en apoyo a los manifestantes

Por Eva Fu
27 de Noviembre de 2019
Actualizado: 27 de Noviembre de 2019

El presidente Donald Trump firmó el 27 de noviembre dos proyectos de ley de derechos humanos en apoyo a los manifestantes en Hong Kong, dijo la Casa Blanca en una declaración.

La semana pasada, tanto el Senado como la Cámara de Representantes aprobaron la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong (S.1838), que requieren que Estados Unidos revise anualmente la relación comercial especial de Hong Kong y allane el camino para imponer sanciones a los funcionarios chinos y de Hong Kong responsables de violaciones de derechos humanos en la ciudad.

El Congreso también aprobó la ley S.2710, que prohibe la exportación de equipos de control a la policía de Hong Kong, que ha sido acusada de utilizar la violencia y tácticas de mano dura para sofocar las manifestaciones.

“Firmé estos proyectos de ley por respeto al presidente Xi, a China y al pueblo de Hong Kong”, dijo Trump en una declaración. “Se están promulgando con la esperanza de que los líderes y representantes de China y Hong Kong puedan resolver amistosamente sus diferencias, lo que conducirá a una paz y prosperidad a largo plazo para todos”, añadió.

Según la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, el Secretario de Estado de Estados Unidos debe certificar anualmente si Hong Kong es “suficientemente autónomo” para justificar sus status económico especial concedido en virtud de la Ley de Política de Estados Unidos-Hong Kong de 1992.

Esta última ley ha permitido a los Estados Unidos tratar con Hong Kong por separado de China continental en asuntos de comercio, inversión e inmigración desde que la ciudad volvió al dominio chino en 1997. Por ejemplo, la ciudad no está sujeta a los actuales aranceles estadounidenses sobre las importaciones chinas.

“La Ley reafirma y enmienda la Ley de Política de Estados Unidos-Hong Kong de 1992, especifica la política de Estados Unidos hacia Hong Kong y la evaluación directa de los desarrollos políticos en Hong Kong”, dijo Trump en otra declaración.

Trump dijo que “ciertas disposiciones de la Ley interferirían con el ejercicio de la autoridad constitucional del Presidente para establecer la política exterior de Estados Unidos”, y que la administración de Estados Unidos “tratará cada una de las disposiciones de la Ley de manera coherente con las autoridades constitucionales del Presidente con respecto a las relaciones exteriores”.

Hong Kong ha visto renovadas protestas después de un domingo pacífico, cuando el campo prodemocracia de la ciudad obtuvo una aplastante victoria contra los candidatos pro-Beijing en las elecciones locales.

El representante Chris Smith (R-N.J.), que presentó en la Cámara la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, aplaudió al Presidente por firmar el proyecto de ley, diciendo que la promulgación de la ley “deja muy claro que la Administración Trump, el Congreso de Estados Unidos y el pueblo estadounidense se solidarizan con el pueblo de Hong Kong”.

Criticó el deterioro de la situación de los derechos humanos en China bajo el régimen, incluyendo el “uso generalizado de la tortura”, la persecución religiosa y el “genocidio” contra los uigures en la región musulmana de Xinjiang.

“Siempre hemos creído que toda persona en China merece algo mejor que la brutalidad que sufren tantas personas y las violaciones sistemáticas de sus derechos humanos universalmente reconocidos”, dijo en una declaración. Dijo que la nueva ley allanaría el camino para “fuertes sanciones (…) ante la represión y el abuso de poder”.

Beijing había tratado de evitar que el proyecto se convirtiera en ley.

El 20 de noviembre, justo después de la aprobación de la ley en el Congreso, siete agencias del régimen chino salieron a criticar a los legisladores estadounidenses por estar del lado de los manifestantes.

Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo el 20 de noviembre que Estados Unidos debe “tomar inmediatamente medidas para evitar que se convierta en ley” o se enfrentaría a “fuertes contramedidas”.

Un representante de la oficina de Hong Kong del Ministerio de Relaciones Exteriores de China también emitió una advertencia similar.

“No digan que no se los advertí”, decía la declaración, usando una frase interpretada históricamente como una amenaza de guerra.

Smith dijo que la aprobación de la Ley podría ser un golpe para la economía china impulsada por las exportaciones.

“Si pierden los beneficios comerciales debido a su deterioro en el respeto de la autonomía y los derechos humanos básicos, será un golpe catastrófico para la economía de China”, dijo.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast

***

A continuación

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

TE RECOMENDAMOS